Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
@JulianMontana
El medio musical no ha entendido que la pomposidad y la rigidez son casi un suicidio para el quehacer artístico. A pesar de este desconocimiento, las nuevas generaciones han venido, a manera de contracultura, desvirtuando algunos de los códigos asociados con la participación y asistencia a un concierto como es el caso del vestuario -el cual, en el caso del público, no afecta realmente el resultado artístico-, siendo solo un referente -en unos casos de individualización y en otros de homogeneización (pero esto hace parte de otra discusión-. Aún así, el aplauso, una representación de agrado y disfrute, sigue condenado; a este solo se le permite abrirse camino en determinados momentos.
El acto manifiesto del público cuando agradece a los artistas sus interpretaciones ya no fluye, se condena. Pobre aplauso. El placer no lo impulsa más.  Luego de muchos años asistiendo a espectáculos de música clásica, aún no me acostumbro al gesto grosero que acalla los aplausos espontáneos. Es muy probable que la condena surja de alguien que está esperando el final de la composición, ya sea porque entiende el significado de la obra completa y, no necesariamente, porque no haya sentido en algún momento el impulso de agradecer un pasaje o un momento especial en la interpretación. Es cierto que las obras de este género musical en su mayoría se componen de secciones o movimientos y que el resultado de la unión de éstos  otorga un sentido y una lógica pensada por el compositor. Pero no hay que olvidar que el porcentaje de personas que es consciente de este hecho y conocedora de las circunstancias internas de las obras es muy poco. Entonces, ¿por qué insistimos en violentar y condicionar las muestras de agradecimiento en vez de preocuparnos por formar a un público intrigado por un espectáculo tan particular y complejo?. Al final todo se reduce a  la creación de cultura.
Sé que muchos no estarán de acuerdo con mi planteamiento y valoro las reflexiones que el mismo pueda generar, pero insistiré en el tema y en las contradicciones que dentro del género existen en cuanto a las muestras o retribuciones del publico en el momento del espectáculo. No iré lejos y plantearé una pregunta: ¿por qué en el caso de la ópera sí es permitido, o por lo menos no es condenado, el aplauso espontáneo luego de un magistral recitativo o aria?. Una contradicción más surge al desconocer la importancia del aplauso; es como si hubiéramos dejado de ver el aplauso como el bien que todo artista persigue -aclaro que el artista ofrece un arte y como retribución a este recibe el aplauso-, una de las maneras de certificar la actuación. Vemos entonces que el veto al aplauso espontaneo es en esencia un fenómeno de público contra público. Un púbico conocedor -entre los que incluyo a asistentes y artistas – poco interesado en compartir el arte y los conocimientos, y en cambio, ansioso de seguir construyendo barreras, limitar accesos y consolidar guetos.
Si lo que buscamos es un disfrute frío y postizo, vayamos pensando y haciéndonos a la idea de que el sector seguirá en camino a la crisis y el desencanto, porque entonces, el público no conocedor se verá no solo expuesto a una propuesta artística vista como compleja sino a enfrentarse a unos códigos que van en contravía con el placer y el agrado -elementos que le son propios y experimentan- y, entonces, sentirse coartado de mostrar cuando le gusta lo que escucha así no entienda.
(Visited 125 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mientras se prepara o se encuentra en el intermedio de un concierto, hablemos de música. Enterémonos de la agenda y compartamos historias. Julián Montaña (1985) pianista y musicólogo. Actualmente participa en diferentes proyectos de divulgación musical, entre ellos: www.lectormusical.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Sabes qué famosos han pasado alguna que otra vez por un(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar