Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La Boca del Pozo

Mi visita al Ecuador, y más concretamente a la ciudad portuaria de Guayaquil, coincidió con la disputa de otro partido de máxima rivalidad: el conocido popularmente como derbi del Astillero que disputan los dos equipos de la ciudad: Emelec y Barcelona de Guayaquil. Un par de días antes del partido, acudí de buena mañana hasta el estadio de Emelec, para intentar averiguar algo más de un equipo, del que a decir verdad conocía poco, y también para ver si podía acreditarme y acceder a la tribuna de prensa para cubrir el encuentro. En los alrededores del estadio me encontré con algunos miembros de la Boca del Pozo, la Barra Brava de Emelec. Parecían estar haciendo guardia, e incluso me dio la impresión de que alguno de ellos había pasado la noche allí. El nombre de la Barra responde al de un barrio de la ciudad de Guayaquil por donde me habían recomendando que era preferible no transitar. También había oído que los hinchas más fogosos del club tienen cierta reputación, no sólo en Ecuador, sino también en otro países de Suramérica cuyos aficionados han visitado Guayaquil en la Copa Libertadores, y  no se puede decir que hayan sido recibidos con una alfombra roja.

Los muchachos de la Boca del Pozo me contaron que hacen turnos a las puertas del estadio prácticamente de manera permanente. Lo hacen para disuadir a la Barra del Barcelona que en ocasiones se ha acercado hasta allí para destrozarles los murales o robarles banderas, trapos como dicen ellos. La rivalidad entre estos grupos es bastante fuerte y en los últimos años se ha llevado por delante la vida de varios hinchas.

Nebulosa es uno de los guardianes del estadio. Es negro, alto, y muy delgado; y lo encontré fumando para desayunar una sustancia que aspiraba de una pipa de madera y que me imagino que era cualquier cosa menos tabaco de liar. Al preguntarle por el origen del mote me contó que le llaman así porque fue astronauta y ya se quedó por ahí arriba. Con rictus serio me informó de que su padre trabajó también para la NASA. Junto a Nebulosa estaba Huevo Frito, un barra menudo, moreno y muy simpático, que lleva siguiendo al equipo desde los nueve años y que, por la forma en que lo tratan los demás, me pareció uno de sus líderes. Para mi sorpresa, le apodaban así no porque le cortara los huevos a un hincha del Barcelona y se los comiera fritos para cenar, sino sencillamente porque su plato preferido es el arroz con huevo frito. Así de fácil. Otro de los muchachos que hacía guardia con ellos tenía una manzana en la mano. «Menos mal, alguien con hábitos de vida saludables» – pensé justo en el instante en que se llevó la pieza de fruta a la boca y aspiró profundamente por un agujero que había abierto en la piel. Después comenzó a toser de forma espasmódica y a moverse en círculos con los ojos algo vidriosos. Para que luego digan los médicos que hay que tomar fruta…

Huevo Frito me confesó que cuando Nebulosa deje ciertas vicios va a ser pastor; que él tiene ese don. Me debí quedar con cara de pasmado porque me aclaró por las dudas que se refería a pastor de almas y no de ovejas. Por lo visto se le da muy bien hablar, y si no tuviera algunos problemas que resolver podría haber sido locutor de radio porque, siempre según Huevo Frito, como Nebulosa no canta nadie los goles de Emelec. Para demostrármelo, le pidió que se pusiera a radiar una presentación de los hinchas del equipo en la que me incluyera a mí, locución que improvisó y ejecutó durante prácticamente un minuto, sin trabarse ni una sola vez y pese al colocón que llevaba encima. De ahí a que lo fichen en el carrusel deportivo va a mediar un mundo, porque la verdad es que su voz es de todo menos dulce y aterciopelada, pero en honor a la verdad diré que Nebuloso me sorprendió y pensé que quizá Huevo Frito tenía algo de razón respecto a su talento oculto…

Dos días después, y pese a que no había conseguido acreditación como reportero gráfico, me hallaba, no me pregunten cómo, sobre el terreno de juego del estadio de Emelec. No estaba sólo. Instantes antes del comienzo del partido reparé en la presencia de Huevo Frito sobre el rectángulo de juego y no precisamente porque fuera a jugar. Aquel hecho confirmó que mi ojo clínico no me había engañado y que se trataba de uno de los líderes de la Boca del Pozo. Estaba coordinando la coreografía con que la hinchada recibiría a los jugadores y también alentando a los suyos y posando con Juárez, un ex-jugador argentino de Emelec al que estaban rindiendo un homenaje. En cuanto Huevo Frito me vio me dio un sentido abrazo y me invitó a que presenciara el partido junto a ellos, parado en el para-avalanchas. No estaba con él su inseparable Nebulosa. Desconozco si ya estaba ocupando su localidad en la grada, si estaba de misión especial con la NASA o si una ligera indisposición le había impedido venir al partido. Quien sí estaba era Cuchillos, otro lugarteniente de Giusseppe, el capo de la Barra a quién finalmente no pude conocer porque imagino que los días de partido tiene tanto lío que no está para nadie. Nadie me explicó si a Cuchillos le llaman así porque es afilador o por cualquier otro motivo. Y tampoco me pareció el momento ni el lugar como para preguntarlo. Él estuvo muy atento conmigo y me convidó a un asado con los muchachos al día siguiente y a quedarme en su casa unos días. Yo le agradecí el gesto, pero como ya me estaba yendo para Quito, le dije que ya si eso lo dejábamos para la próxima….

Huevo frito

El derbi fue vibrante y al final se llevó la victoria Emelec, el equipo local, por dos goles a cero, lo que le acercaba a la consecución del Campeonato, el cuál se interrumpía tras aquella fecha por la disputa del Mundial. Pese a la derrota, los hinchas del Barcelona de Guayaquil se comportaron bastante bien y sólo provocaron, antes de marcharse, un pequeño incendio en la tribuna que ocupaban. Los hinchas de Emelec, estuvieron los noventa minutos cantando y atronando los bombos sin parar. Cuando escribo esto aún me resuenan en la cabeza. Sobre el césped experimenté, cuando todos los hinchas saltaban al unísono, una sensación parecida a la de un temblor sísmico. El piso se movía.

Barca

A la salida no hubo incidentes dignos de mención. Los hinchas de Barcelona, resignados, se fueron por donde habían venido, y mientras abandonaba el estadio pensé en la juerga que se iban a correr aquella noche los Huevo Frito, Nebulosa, Cuchillos y compañía, juerga por otra parte, más que merecida por aquellos fieles miembros una de las mejores hinchadas de Suramérica…

(Visited 813 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Tras diez años ocupándome de otros menesteres, decidí dar un giro a mi vida y dedicar mi tiempo a viajar y escribir, las dos cosas que más disfruto. Que pueda hacer de esto un modo de vida está por ver, pero en el trayecto, que me quiten lo bailao, que decimos en España. Tras recorrer el Camino de Santiago a pie desde mi tierra, Aragón, me embarqué en una aventura que me llevó a descubrir Asia durante medio año, y ahora estoy haciendo lo propio en Suramérica. Con la excusa de la pelota como hilo argumental, intento hablar de personas y realidades en los países que visito. Confío en que quienes lean estas crónicas disfruten tanto como yo estoy haciendo protagonizándolas. Se me puede contactar a través de correo electrónico: letamendiontour@googlemail.com o, aquellos que lo usen, seguirme a través de Twitter: @letamendiontour

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La primera temporada de su segunda etapa deja un título de(...)

2

Los grandes éxitos siempre vuelven a la pantalla con la misma(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar