Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Retomar, comenzar, volver a nacer, escribir para no olvidar quién se es (o quién se fue) y poder seguir destacando lo que nos extraña o interesa de la existencia propia o ajena: todas estas fueron mis razones para reinaugurar mi blog ¿A quién le importa? que nació, justamente, hace tres años.

Bueno, ya después de una corta introducción y un saludo muy cariñoso a quienes aman leer, escribir o imaginar, vuelvo al tema que me atañe en esta entrada: nuestro mundo actual, caótico y lleno de cambios, perdidas y, por ende, oportunidades.

Mundo que me ha tocado vivir por un año lejos de Colombia (y que ahora se alargará a dos) en Madrid, España, donde también se sienten las turbulencias. Por eso hoy dedico mi primer post a los gritos, esa forma de expresión humana que algunos utilizamos para desahogarnos, pero que otros han tomado como forma habitual de habla.

Aquí va precisamente mi punto, mi manía, mi fobia: no soporto escuchar más gritos, no es una exageración, pero si son cuidadosos a su alrededor verán que la persona que grita puede llegar a dañarles el más zen de los estados. Mis amigos españoles —que tanto se han burlado de esta fobia mía a las personas que hablan a los gritos —creerán que solo hablo de ellos, pero no es así. A mi alrededor veo a todo tipo de personas con esta especie de locura ensordecedora: asiáticos, europeos, africanos, latinoamericanos, DE TODAS LAS NACIONALIDADES vociferan por las calles —ya no solo en bares— y dejan a los maniáticos antigritos como yo cansados, agotados, con ganas largarse a buscar un refugio en las montañas.

Sin embargo, debo exponer la otra cara de la verdad (aunque por supuesto que no defiendo el hecho de hablar a los gritos en los espacios comunes) y es que un grito en el momento adecuado puede llegar a ser tranquilizante. Sí, tranquilizante y crear una paz profunda. Lo admito hace poco tuve que hacerlo como catarsis en un mal día. El grito, como podría pensarse al ver el cuadro del  noruego Edvard Munch, representa la angustia de una época en crisis. Y eso es lo a que a mi modo de ver expresan tantos gritos en la calle (y de tantas nacionalidades). Estamos hablando a los gritos a ver si nos entendemos, con la falsa ilusión de que alguien nos va a escuchar en medio de un tumulto alterado. Solo por esa razón trato de controlar mi fobia hacia los gritones, de comprenderlos un poquito más e invitarlos a tratar de pegar un solo grito en unísono a ver si nos regalamos un poquito más de paz, al menos en las calles.

@JuanaRestrepo87

Juana Restrepo blog

(Visited 580 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy comunicadora social y periodista de la Pontificia Universidad Javeriana y magíster en Escritura Creativa y en Estudios Literarios de la Universidad Complutense de Madrid. Fui jefe de redacción de la revista digital Bacánika y editora de tendencias en el portal Kienyke. Mi último proyecto literario fue la novela 'Elisa'. Mamá de Martina, amante de los gatos, y escritora de cuentos para poder respirar, a veces pienso que Cher pronosticó mi vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Algunos quizás vieron hace unos años (más exactamente en 2009) aquella película llamada "He's(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar