Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Habían pasado cerca de 10 o 12 años. Elisa y Mateo fueron amantes casuales durante un mes. El mes de una luna inmensa que desbordo las mareas. Todo ese romance transcurrió en una casa que un amigo de Mateo le había prestado para una estadía corta. La casa, de viejas maderas, en pleno centro de Bogotá, era helada. Tenía un árbol gigante en el patio y sus ramas se metían en las habitaciones. Eso le daba un aspecto lúgubre al lugar, que Elisa disfrutaba, cada vez que entraba a hurtadillas, como si algún habitante inesperado la fuera a descubrir.

Elisa había crecido en uno de los barrios más lujosos de la ciudad: Rosales. Ese bloque residencial que mira desde los cerros a la ciudad inclemente. Todo en su casa era blanco, pulcro, aseado. Es por eso que decidió escaparse por un tiempo, refugiarse en un lugar oscuro, frío, con una ducha tan pequeña, que apenas le permitía bañarse a medias.

De esta forma pasaron 30 días de una luna intensa que los develaba. Hubo amaneceres, madrugadas y confesiones, hasta que se separaron, sabiendo que volverían a verse no en días, ni meses, sino en años. Años que transcurrieron plenamente, al lado de nuevos amantes, parejas y casas. Casas grandes, bonitas, elegantes, húmedas, gordas y añejas.

Hoy que se volvían a ver, ya sin luna, y con pocas anhelos, Mateo la miraba bordeando su figura. La vio más flaca y pálida. La recordaba como a una niña extraviada que había utilizado la casa de refugio contra su vida en los cerros. Por eso no entendió cómo fue que de su boca brotaron aquellas palabras.

—Entiendo que te desaparecieras, pero jamás terminamos y acá llegas con anillo de casada y cara de inocente— dijo mateo con ese tono vil e infantil que nunca superó.

—Pero, ¿qué dices Mateo? —Elisa no quería perder el control—. Pasaron quién sabe cuántos años y cuando nos dejamos era porque tú te ibas de la ciudad. No tenías ni siquiera dónde vivir. Déjate de payasadas y cuéntame qué ha sido de ti.

—Payasadas no. Ahora que la veo me acuerdo de promesas hechas, de palabras, palabras muertas.

—¿Qué sería de aquel árbol en la casa de tu amigo? —dijo ella para cambiar el tema y pronto se sintió triste, melancólica, por ese hombre oscuro que alguna vez quiso.

—Lo talaron. No sé, ni me importa un carajo. ¿No deberías irte? — y cerró sus ojos como si una mirada lúgubre fuera a invadir el lugar.

—¿Te animarías a ir a ver qué fue de aquella casa?

Desde la Avenida Caracas con calle 45 se veían dos sombras intentar saltar las rejas de esa casa despedazada, habitada únicamente por un árbol de ramas inmensas, que se escapaban por las ventanas.

—No mires hacia esa casa— le decía un padre a su hijo de 13 años e imaginación febril— Son los fantasmas de esos dos jóvenes que murieron en el temblor, cuando la gran mansión de los Navas se derrumbó.

(Visited 1.635 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy comunicadora social y periodista de la Pontificia Universidad Javeriana y magíster en Escritura Creativa y en Estudios Literarios de la Universidad Complutense de Madrid. Fui jefe de redacción de la revista digital Bacánika y editora de tendencias en el portal Kienyke. Mi último proyecto literario fue la novela 'Elisa'. Mamá de Martina, amante de los gatos, y escritora de cuentos para poder respirar, a veces pienso que Cher pronosticó mi vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

[caption id="attachment_27" align="aligncenter" width="1259"] Presentación resultados de la encuesta del partido(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar