Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por estos días ando en una tusa extraña. De esas inesperadas o que se experimentan por primera vez: un cambio de casa. Al parecer, un año en ese apartamento fue suficiente para que me haya quedado un recuerdo entrañable del sitio, las personas, los árboles, los pájaros.

Por eso, aquí estoy recordándolo. Recordando el ambiente y sus personajes. Como si fuera una parte importante de la película de mi vida.

Lea aquí El señor de la cobija

No podría decir adiós sin hablarles de Tico, ese hombre que al comienzo me pareció todo un misterio y que poco a poco fui desvelando: Tico se convirtió en alguien de mi rutina habitual. Cuando cocinaba en casa y tenía tiempo le bajaba un plato de comida al almuerzo. Él esperaba sentado en el parque de al frente. Cuando paseaba a mi hija por el barrio ahí estaba, saludándome, diciéndome que se sentía mal o bien (si llovía decía que su asma aumentaba), advirtiéndome sobre el tiempo si hacía frío o calor para mi bebé, preguntándome si yo creía en Dios. Con el tiempo, y como en cualquier relación, también se fueron develando los defectos, de ambos lados. Mi esposo me contaba que cuando veía a Tico él le pedía para un café. Él le daba algo de dinero, pero dudaba si era para vicio. A mí, sin embargo, casi nunca me pidió: máximo dos veces y en otra ocasión lo invité a arepa donde la señora de la esquina. Muchas veces desaparecía del parque y a veces cuando lo veía ya no había almuerzo. Otras le preparaba algo rápidamente y se lo bajaba. En una ocasión le dimos para comer en el corrientazo de al lado, pero me dijo que no le caía bien la dueña, así que tuve que pedírselo para llevar. Tico tenía su temperamento. También fue el primero en darse cuenta que se vendía el apartamento donde vivíamos. Cada vez que me veía me preguntaba si ya se había vendido. Me gustaba hablar con él, pero cuando hablaba del tiempo, de lecturas, de su vida (me enteré que tenía un nieto, con el que lo vi un par de veces). Me di cuenta que tenía varios amigos en el barrio y que siempre estaba en una tienda, al lado de la señora de las arepas. Eso sí, siempre estaba pendiente de que mi niña no fuera desabrigada por la calle o que le diera el sol en la cara. Era un buen tipo. Y lo vamos a extrañar.

Lea aquí El señor de la cobija (parte II)

También, en medio de tantas caras cariñosas y conocidas que dejamos atrás, había otra que me llamaba la atención, pero con la que nunca me atreví a hablar. La primera vez que la vi desde el balcón de mi casa, no sabía si era un hombre o mujer, pero vi que estaba haciendo un ritual raro con un cigarrillo en el parque. Cuando descubrí, tras su figura alta, delgada y los pantalones anchos, que siempre usaba, que era mujer, pensé que era una especie de bruja, pues barría todo el parque metódicamente con las hojas más grandes de los árboles. Luego, me fui dando cuenta que era una protectora del parque. La que lo mantenía bonito. Cuidando a los nidos de pájaros de niños traviesos cuando querían tumbarlos y protegiendo la tierra. Le fui perdiendo el miedo. A veces pasaba por mi lado rápido en la calle. Nunca hablaba con nadie, aparecía y desaparecía de la nada, no alcancé a hablarle, pero sé que mirarla allí cuidando el parque me hacía sentir protegida. Alguna vez también logre ver sus ojos de cerca: eran profundos, extraños, a la vez lejanos y a la vez centrados, como si ella lograra ver una realidad que estaba ahí, cercana, tangible, invisible para nosotros, los otros.

Ella, como muchos tantos, nos recuerda que en cada esquina hay personajes entrañables, hermosos, curiosos, por los que vale la pena observar y quitarse el miedo al otro. Ahora a buscar nuevos aires en mi nuevo sitio, aquí en un lugar más caliente de la ciudad, a mirar otros ojos y otros personajes. Adiós Tico, espero verte pronto.

Bueno y aquí estoy recordándolos a todos. Recordando ese espacio, que como máximo otros dos en mi vida, llamé hogar. Esos árboles inmensos de Ocobos que me acompañaron ese año y ese olor a bosque y montaña que me llegaba desde el balcón.

@JuanaRestrepo87

(Visited 398 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy comunicadora social y periodista de la Pontificia Universidad Javeriana y magíster en Escritura Creativa y en Estudios Literarios de la Universidad Complutense de Madrid. Fui jefe de redacción de la revista digital Bacánika y editora de tendencias en el portal Kienyke. Mi último proyecto literario fue la novela 'Elisa'. Mamá de Martina, amante de los gatos, y escritora de cuentos para poder respirar, a veces pienso que Cher pronosticó mi vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ya casi viene fin de año y es donde el presupuesto más(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Muchas compañías de tecnología de talla mundial como Google, Facebook, Twitter, Microsoft, IBM(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar