Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
*El nombre y algunos detalles han sido cambiados para proteger la identidad de las personas
Cuando vi a Juanita atravesar el umbral de la puerta por primera vez, pensé que era un caso grave de anorexia o de adicción a las drogas. Su piel parecía un pergamino amarillo, transparente y arrugado que apenas forraba sus huesos; parecía una mujer de unos cincuenta y cinco años mal vividos; tenía unas profundas ojeras y una mirada triste. Su voz y la inocencia al hablar eran lo único que reflejaba su edad de diecinueve años detrás de esa apariencia deteriorada y decadente.
Me pidió ayuda para salir de la adicción a la religión. Finalmente había llegado a la conclusión de que ese camino que había escogido, jamás podría acercarla a Dios, y que nunca iba a lograr la aprobación de su líder. Se rindió.
Juanita venía de un hogar profundamente católico y disfuncional. Su padre, exitoso propietario de una empresa de consultorías empresariales con veinticuatro empleados, pasaba en la oficina de doce a catorce horas al día. Los viernes en la noche siempre tenía cocteles o reuniones de trabajo a las que “no podía faltar” y que lo llevaban a trasnocharse. Los fines de semana, que era cuando compartía con la familia, era un ogro neurótico con resaca que solo quería ver deportes en televisión y no quería que lo molestaran, ni hicieran ruido.
Su madre, una mujer criada en un hogar muy conservador y tradicional, participaba en todas las actividades de la iglesia todo el tiempo y rezaba el rosario en la mañana, en la tarde y en la noche, todos los días. Pertenecía al grupo de padres, al grupo de mujeres, al coro, y siempre estaba dispuesta a ayudar al cura como organizadora en los eventos para recaudar fondos.
A Juanita le parecía que todo era falso en su casa. La religiosidad de su madre, la jovialidad de su padre en el trabajo y con la demás gente, la alegría y la unidad que aparentaban en las reuniones sociales que organizaban y el concepto de Dios que le inculcaba su madre, que al parecer nunca escuchaba sus súplicas.
Un día se enteró de que todas las reuniones laborales inevitables de su padre los fines de semana, eran una excusa para salir con su secretaria, con quien tenía una relación desde hacía varios años. Su madre lo sabía y desde hacía más de un año y en gran parte de su actividad en la iglesia era para pedirle a Dios que volviera a poner a su esposo por el buen camino.
Juanita no quería más esa vida que llevaba; quería un cambio. No sabía qué quería, pero no quería seguir formando parte de esa farsa de familia en la que todos decían que estaban bien, mientras se estaban muriendo por dentro; en la que nadie se preocupaba por lo que los demás sentían; en donde a pesar de vivir juntos, eran unos completos desconocidos; en donde se sentía el ser más solitario e incomprendido del mundo.
Ese día, mientras caminaba cabizbaja por el campus de la universidad, otra chica se le acercó por detrás y le dijo: “Dios te ama”. Ella volteó y encontró a una chica alegre, con un brillo especial en los ojos que la saludó con amabilidad. Juanita pudo aguantar y comenzó a llorar.
La otra chica la abrazó y le dijo que la entendía; que sabía lo que estaba sintiendo; que ella había pasado por lo mismo. Juanita no podía dejar de llorar al sentir, proveniente de esta desconocida, el abrazo más amoroso y cálido de su vida.
La chica, que dijo llamarse Ana, le sugirió que dejara entrar a Dios en su corazón. Juanita accedió a escuchar, pues sentía una confianza infinita hacia aquella desconocida.
Ese día comenzó una capacitación exhaustiva en la que Juanita ponía todo de su parte. Conoció al pastor y quedó convencida de la naturaleza santa de este hombre bondadoso. Comenzó a formar parte de un grupo llevaría la alegría de Dios al mundo entero; una labor nada fácil, pero que con la ayuda de Dios iban a lograr. Recibirían críticas y rechazos, de pronto hasta castigos y privaciones, tal como los primeros cristianos, pero era un precio que bien valía la pena pagar por llevar a cabo esta misión tan importante en la historia de la humanidad.
Juanita comenzó a faltar a clases, para dedicarse con esmero a su nueva misión. En ese nuevo grupo se sentía comprendida y amada. Comenzó a practicar el ayuno durante un día completo a la semana para fortalecer su carácter. También a aportar todo lo que podía en dinero y trabajo, a esta valiosa causa. Entregaba a la causa todo lo que recibía de mesada para la universidad, y también comenzó a vender cosas que no necesitaba. Comenzó vendiendo ropas que no usaba y otras cosas que consideraba ostentosas y superfluas, opuestas a la nueva felicidad basada en el amor y la comprensión que estaba conociendo.
Un par de meses después le dijeron que estaba lista para “hacer alianzas”. La llevaban a una esquina de bastante tráfico peatonal en un sector universitario. Allí, ella buscaba personas, preferiblemente chicas, para entablar una conversación parecida a la que tuvo con ella Ana el día en que la conoció. Rápidamente aprendió a conocer la cara, la postura corporal y la forma de caminar de las muchachas que podrían ser buenos prospectos. En ese momento ya había comenzado a vender sus posesiones más preciadas. Vendió su teléfono celular, su computador portátil, los libros de la universidad, y todo el producto de la venta, lo donaba a la iglesia. El pastor la felicitaba enfrente de todos los otros “hermanos” por su compromiso con la misión.
A los cuatro meses su madre descubrió que se había retirado de la universidad. Al revisar la habitación de Juanita para ver si tenía problemas de drogas, descubrió que habían desaparecido prácticamente todo su vestuario, y la mayoría de sus pertenencias. Ese día, la mamá tomó la determinación de recluirla en una institución para la rehabilitación de las drogas.
Cuando Juanita se enteró de las intenciones de su madre, salió de su casa y se refugió en el apartamento de una “hermana” que vivía sola. En la iglesia había la posibilidad de ofrecerse como misioneros, y Juanita inmediatamente se ofreció para comenzar una célula en Medellín.
Recibió un poco de dinero para los viáticos, e inmediatamente viajó. Perdió contacto con sus padres. Su autoexigencia comenzó a ser cada vez mayor. Ayunaba varios días a la semana, trataba de ser “perfectamente honesta”, “perfectamente honrada” y de alcanzar la santidad en todos los aspectos de su vida. Vale la pena aclarar que en esta iglesia, la mayoría de sus compañeros no eran así. Ella sola se autoinfligía castigos cada vez que “pecaba”. El ayuno se convirtió en la constante de su vida. Mediante el ayuno se purificaba, fortalecía su carácter, y ahorraba dinero al mismo tiempo. Todo el dinero que ahorraba, lo enviaba a la iglesia.
Un día decidió escribir un mensaje de correo electrónico para su madre diciéndole que estaba muy bien, que no se preocupara por ella, que algún día se encontrarían en el reino de los cielos. Luego se sintió culpable por haber gastado quinientos pesos en un café internet para sus intereses egoístas y se privó de comer durante tres días. El pastor comenzó a presionarla porque según él, era más lo que costaba sostenerla como misionera, que lo que estaba aportando a la iglesia.
Por la desnutrición se le comenzaron a caer el pelo y las uñas, pero no comenzó a tomar conciencia de su autodestrucción hasta un día en que sintió una molestia en una muela; le dolía y estaba un poco floja. La comenzó a mover con su lengua y con sus dedos, hasta que la arrancó.
No sentía la necesidad de muchas cosas desde que había conocido la sensación de plenitud que producía el “amor de Dios”, hasta que perdió esa muela. En realidad le dolió y la llevó a comenzar a cuestionarse ese camino. Se preguntó por qué el Pastor la presionaba y la hacía sentir como una carga, cuando ella hacía un gran esfuerzo por reducir los costos al máximo y todas las semanas enviaba dinero a la iglesia, sin pedir nunca que le enviaran nada para su sostenimiento. Sus compañeros de misión la veían como una líder y temía dañar la imagen que tenían de ella, así que no les comentó nada. Se volvió a sentir sola e incomprendida. Comenzaron los conflictos con sus “hermanos”. De repente, una mañana, mientras estaba en una calle céntrica intentando “hacer alianzas”, sintió el impulso de llamar a su madre a saludarla.
Habló con ella, quien entre llanto y risas le rogó que le dijera en dónde estaba. Al darle una dirección de Medellín, su madre le pidió que no se moviera, y a los cuarenta minutos llegó una tía de Juanita que vivía en dicha ciudad. Pocas horas después llegó su madre, quien viajó desde Bogotá. Se vieron por primera vez después de un año y se abrazaron después de muchos años sabiendo que este era el principio de un largo camino; el de la recuperación.
Hoy Juanita lleva una vida normal; terminó su carrera universitaria hace más de cinco años, está comprometida; es un poco obsesiva con su trabajo; no puede comenzar a leer un libro hasta que ha terminado completamente otro; a pesar de que casi no pasa tiempo en su apartamento, lava el piso del baño con hipoclorito cuatro veces por semana; sigue trabajando en sí misma y siente que ha tenido grandes progresos, pues antes no podía relacionarse, se sentía infinitamente triste y sola… y tanto esos sentimientos, como su adicción a la religión forman parte del pasado. Un pasado que no le gusta recordar.
En esta primera fase, compartiremos con el público experiencias de personas con algún patrón o conducta adictiva en sus vidas (no solo las conductas, sino algo sobre el origen o naturaleza de dichas conductas), y por qué decidieron buscar ayuda. Después compartiremos testimonios en cada una de las diferentes etapas de la recuperación.

_______________________________

Si deseas compartir tu opinión, experiencia, fortaleza y esperanza acerca del manejo de alguna adicción, siéntete libre de hacer un comentario al final de este blog, o escribiéndome a calderon.ramiro@gmail.com

Sigueme en este blog o en las Redes Sociales.

Ramiro Calderón

Consejero en Adicciones


Ayuda a un ser querido. Al comprar un libro, puedes pedir otro completamente gratis para regalar.

Si quieres que se lo hagamos llegar anónimamente, simplemente puedes comprar uno para ti y luego envías a calderon.ramiro@gmail.com su dirección de correo electrónico y nosotros se lo enviaremos con copia oculta para ti, para que te puedas cerciorar de que le llegó.

TÍTULOS (Click en el Link)

CUESTIONARIOS DE AUTODIAGNÓSTICO

DIRECTORIO

Grupos de apoyo gratuitos o económicos para tratamiento de adicciones convencionales o adicciones del nuevo milenio (Click aquí)

TESTIMONIOS

HERRAMIENTAS DE RECUPERACIÓN

REFLEXIONES

(Visited 1.264 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ramiro Calderón (Adicciones del Nuevo Milenio): Después de haber obtenido una de los mayores puntajes del país en las pruebas de estado ICFES y recibir los premios Andrés Bello y Bachilleres por Colombia, lo perdió todo por el alcoholismo. Hace más de diecinueve años dejó el alcohol; en el año 2003 recibió, gracias a uno de sus libros, el Premio al Pensamiento Caribeño otorgado por la UNESCO, ha sido catedrático universitario, asesor de importantes empresas en Colombia, Ecuador, y Perú; ahora es escritor, conferencista y coach (presencial y online) con énfasis en manejo de todo tipo de adicciones. Autor de la novela “Un Favor Antes de Morir”, la primera novela que aborda con profundidad el tema de las adicciones del nuevo milenio (Pornografía, sexo, chat, redes sociales, etc.), y otros libros sobre adicciones (http://unfavorantesdemorir.wordpress.com) disponibles en formato electrónico a nivel global. Email: calderon.ramiro@gmail.com - Twitter: @ramiro_calderon

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Por comer la clara y botar la yema muchos sufren de mala(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

49 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. LAS RELIGIONES SON LA PRINCIPAL CAUSA DE GUERRAS QUE HAN HABIDO EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD, Y HOY DÍA SIGUEN SIENDO MOTIVO DE DISEMINACIÓN SOCIAL, LO QUE PARADOJICAMENTE DICEN QUE EVITAN, SE JACTAN DE LUCHAR POR UN MUNDO MEJOR Y LO QUE ESTAN ES BOMBARDEANDOLO

  2. En mi concepto, es claro que el problema de Juanita como el de muchas personas mas, no fué la religión, sino su personalidad psicorígida y obsesiva… y otro factor que puede desencadenar estos comportamientos adictivos y compulsivos es la debilidad de carácter, en donde facilmente una persona se puede ver envuelta en una trampa agrediendo su integridad física y psicosocial(autodestrucción). Con respecto a la espiritualidad, de acuerdo con aureliobg, la Fé Cristiana no tiene la culpa…todo con moderación es sano!!! Muy buen artículo!!!

  3. vivalavidabella

    Este ha sido un tema muy interesante y en mi opinion, bien abordado, acerca de las adicciones. No veo que el tema principal en este articulo sea la addiccion a la religion, sino mas bien como un ser humano vulnerable y predispuesto (social, emocional, ambiental y hasta geneticamente), puede caer en esta situacion extremista y dolorosa. La religion en este articulo es un ejemplo de los cientos de adicciones que pueden existir: abuso de drogas, cigarrillo, sexo, apuestas,robo,trabajo, internet,etc. etc. para mencionar algunos.
    Por otro lado,si bien no creo que el titulo del articulo sea el mas adecuado, el contenido es muy interesante y relevante. Nuestra sociedad (y me refiero a nuestro planeta) incrementa cada dia mas las oportunidades para que sus habitantes y las generaciones del futuro sean mas predispuestos a cualquier tipo de adiccion. Y no va a ser extrano en las decadas venideras que el numero de “adictos” sea incontable. Finalmente, es muy interesante ver que los valores, guia, ejemplo, educacion y union familiar, pueden contribuir en el fortalecimiento del caracter, autoestima y futuras buenas decisiones en la vida de nuestros hijos. Buen trabajo Sr Calderon!

  4. yo asisto a una iglesia cristiana, y puedo dar fè que el amor de Dios no se enseña de esa manera, por esa parranda de falsos maestros y pastores la gente se vuelve renuente para buscar a Dios, por que no ventilan la iglesia y el nombre de ese pastorete 1

  5. La fe en Dios es una cosa personal que no se intermedia, ni menos que se cobra, las iglesias y últimamente las denominadas “cristianas” son invenciones de hombres que usan la palabra para someter a los débiles de espíritu, se aprovechan para explotarlos y pedirles el famoso diezmo, lo más triste es que muchos seres humanos no son capaces de entender su papel en el mundo y buscan afanosamente que un intermediario los acerque a Dios, DIOS NO TIENE INTERMEDIARIOS, desde el papa hasta los pastores de barrio son unos farsantes.

  6. Es primera vez que visito este blog y entré porque me llamó la atención el titular… creo que esta bien redactado y en general es respetuoso como ratifica el autor en comentarios a los comentarios… en lo personal creo que el espíritu es aportar con referencias basadas en testimonios lo cual me parece válido y genuino… no estoy muy seguro acerca de que tan afortunado haya sido precisamente el titular como anota otro comentarista pero me parece interesante explorar el concepto de adicción como complemento o alternativa a alienación o fanatismo, sin dejar de tratar el caso en contexto pues de hecho no podríamos tildar de fanáticos, ni alienados, ni adictos a quienes por sentida vocación y libre elección han optado por vida consagrada -hombres y mujeres- y a quienes tenemos tanto que agradecer por su entrega desinteresada y amorosa…

  7. davidprieto

    El problema de *Juanita es que dio con alguna secta que en realidad no era Cristiana, así como han caido muchos y por eso son los malos testimonios, para congregarse en una iglesia Cristiana se debe revisar que únicamente se hable de la Palabra de Dios, que no se mezcle con ningunos otros libros, y lo más importante no seguir a personas como pastores, “lideres” o “hermanos”, se debe seguir a Jesús que es el único perfecto, el resto de humanos siempre vamos a pecar, por algo la Biblia dice “maldito el hombre que confía en el Hombre y no en Dios”
    Es importante congregarse pero en sitios de sana doctrina, donde se hable únicamente lo que dice la Biblia.

  8. leorodriguez1977

    vale la pena Aclarar que es una persona creyente y una persona con religiosidad que es lo que le paso a la chica de la historia, aclaro que no todas las iglesias sean así ya se han católicas , cristianas etc.. es un punto que vale la pena aclarar

  9. Parece muy ficticia la historia, llevo 17 años participando de una congregación no católica y no he visto algo parecido, no he dejado de estudiar, ni de comer y he encontrado apoyo para salir adelante, en este tiempo he hecho una carrera univesiatria, estoy terminando una especialización, conseguí un buen empleo, compré casa y carro y he viajado por muchas partes, he visto mas gente rara aquí entre los profesionales y ejecutivos que en la iglesia

  10. La verdad, este es un Blog que va a hablar de adicciones. Lamento mucho la controversia acerca de la religión; esa no era mi intención. Yo quería resaltar algunos rasgos de la personalidad y la historia familiar de Juanita, que como alguien dice, son rasgos de un TOC, y pueden llevar a la persona a desarrollar “apegos” hacia cualquier tipo de sustancia, actividad, rutina, objeto o relación.

  11. Esta no es la primera vez que leo historias acerca de las “iglesias” o “hermandades” que reclutan adeptos o seguidores desesperados, y so pretexto de contribuir “a la Gloria del Señor”, les quitan todo para servir “a la gloria” y mucho peor, a los bolsillos de los “pastores”, unos avivatos que se los comen a cuentos y de paso les quitan todo: ropa, dinero, haberes. Las hermandades cristianas, como Los Mormones, una vez que alguien se une a ellos, lo aprisionan de por vida, no lo dejan salirse si no le gusta, y le cobran el diezmo, tenga o no tenga de dónde. Y cuando no, le cobran con intereses. Son peores que los mercaderes del Templo de Jerusalén, del que Jesús los echó a patadas. La única iglesia en la que profeso es la católica. Abajo las hermandades. Es mi opinión, y que cada quien lo tome como quiera.

  12. vivalavidabella

    La verdad no creo que existan personalidades adictivas; son muchos los factores que inciden en este tipo de adicciones y han sido descritos en el articulo; cuando un adolescente vive en el desamor o la indiferencia paterna, en medio de roles que le generan conflictos y donde su autoestima y dignidad se encuentran disminuidas y ademas sin una guia firme pero amiga a la vez, es facil que caigan en cualquier tipo de adiccion. Lo que si creo ver es secuelas de una experiencia traumatica y/o personalidad obsesivo-compulsiva, que pueden requerir tratamiento. Puede ocurrir a muchos en la misma situacion? es posible, pero no significa que se generalice o estigmatice. Humanos somos…

  13. vivalavidabella

    La verdad no creo que existan personalidades adictivas; son muchos los factores que inciden en este tipo de adicciones y han sido descritos en el articulo; cuando un adolescente vive en el desamor o la indiferencia paterna, en medio de roles que le generan conflictos y donde su autoestima y dignidad se encuentran disminuidas y ademas sin una guia firme pero amiga a la vez, es facil que caigan en cualquier tipo de adiccion. Lo que si creo ver es secuelas de una experiencia traumatica y/o personalidad obsesivo-compulsiva, que pueden requerir tratamiento. Puede ocurrir a muchos en la misma situacion? es posible, pero no significa que se generalice o estigmatice. Humanos somos…

  14. Muchas gracias por sus comentarios,
    Una de las clasificaciones que se hacen de las adicciones, las divide en químicas (Alcohol, tabaco, cafeína, etc.), conductuales (Ludopatía, vigorexia, compras compulsivas, etc.) y relacionales (Codependencia, adicción al amor, etc.)
    Hay una gran controversia, sobre todo en cuanto a las adicciones conductuales, y las relacionales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) acepta a unas como enfermedades y a otras no, el DSM IV o MANUAL DIAGNÓSTICO Y ESTADÍSTICO DE LOS TRASTORNOS MENTALES de la American Psychiatric Association, otro de los referentes mundiales, reconoce a unas y a otras no, lo cual no quiere decir que no sean enfermedades o que no las vayan a reconocer en el futuro. Por ejemplo, ambos han anunciado que en los próximos años incluirán a la adicción al sexo dentro de su listado de enfermedades.
    A título personal, yo considero que todas son adicciones químicas. Sobre las químicas, nadie tiene ninguna duda, pero sobre las otras, mi hipótesis es que los seres humanos se vuelven adictos a ciertos neurotransmisores que generan cuando desarrollan cierta actividad. Se vuelven adictos a la droga que genera su propio cuerpo. Ha habido experimentos conductistas con ratas de laboratorio que prefieren oprimir el botón que estimula el centro del placer en su cerebro, y no vuelven a oprimir el botón que les da comida o agua.
    Pero volviendo al tema, cuando nació Alcohólicos Anónimos en 1935, nadie consideraba el alcoholismo una enfermedad. Ni se hablaba del alcoholismo o la adicción como una obsesión mental unida a una compulsión física. En esa época la adicción era considerada un problema de personas pusilánimes… y casi nadie podía salir de ella.
    Yo, sin querer entrar en esas controversias, ni esperar a que la OMS la llame adicción, decidí llamarla así en este artículo, porque muchos autores la llaman así y la persona en cuestión se recuperó abordándola como una adicción, utilizando el modelo terapéutico de los Doce Pasos tomado de Alcohólicos Anónimos, que ha mostrado hasta el momento la mayor eficacia para el manejo de las adicciones.

  15. El problema no estuvo ni está en la religión. El problema está en ella y necesita de ayuda profesional.Desafortunadamente existen grupos sectarios que aprovechan de personas en necesidad. Si hubiera llegado a una iglesia Cristiana de verdad, lo primero que le hubieran enseñado es que la única forma de limpiar el pecado es por medio de la Sangre de Cristo jesús. Ni el ayuno, ni los azotes, ni el hacer bien a otros ayuda en asuntos de pecado. La Biblia es clara en mostrarnos que solo Cristo puede perdonar y limpiar el pecado.De todas maneras, si este caso es cierto, esta joven necesita de ayuda profesional.

  16. elperipatetico

    ahi están pintadas muchas de estas sectas de cristianos fanáticos que cada mes les dan el diezmo de sus ingresos para que el pastor viva como un rey. Estos son los mercadores del templo de los que hablaba Jesis. Entre estos cristianos y los católicos me quedo con los católicos por lo menos sus vicios son conocidos.

  17. Saludos, en especial para Ramiro Calderon.

    Muy interesante la historia. Me hace pensar que Juanita tiene, en algun grado, un problema denominado “desorden compulsivo-obsesivo”. Si lo tiene, eso explicaria, en parte, su comportamiento durante el tiempo que estuvo en las garras de la secta religiosa… Es posible que lo de Juanita fuera una adiccion (segun la definicion de adiccion), pero creo que lo mejor para Juanita seria consultar con un profesional (psiquiatra), para descartar DCO.

  18. Danytravieso

    Venimos a este mundo a vivir 70 años y el resto en la eternidad, para que preocuparnos ahora, vive el momento es posible que el Dios que todos se imaginan esté solo en nuestras mentes.

  19. Aqui lo que se ve es que esta persona tiene una personalidad adictiva, cayo en la religion como podia haber caido en la droga o el trago, salio de la reluigion pero su personalidad adictiva sigue latente por la descripcion que da el autor de la notra, esta mujer es una bomba de tiempo…

  20. El dedicar tiempo y esfuerzo a una creencia o fe no es malo. Lo que pasa es que hay que hacerlo en su justa medida. Desafortunadamente fue a dar con un líder cristiano que no la supo guiar (o no le interesaba guiarla) ya que la Biblia claramente dice que los sacrificios deben ser espirituales, no físicos ni materiales. Nadie es perdonado de sus pecados por castigarse, basta con creer y aceptar a Jesucristo como salvador. El tema de los ayunos solo debe practicarse en casos o momentos específicos, no hay que tomarlo como costumbre permanente. En estos casos la fe cristiana no tiene la culpa, la tiene el no saberla aplicar debido a la falta de guía y doctrina por parte del líder de la iglesia o quien haga sus veces.

  21. Si, realmente hay muchas clases de adicciones y muchas de ellas desconocidas, y es complicado saber si es alienación religiosa (como dice jgomezecheverry) o realmente es adicción. ¿Cómo podemos reconocer la diferencia? Gracias por su respuesta.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar