Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Adicción al sexo

¿En qué consiste la adicción al sexo? ¿Cómo saber si alguien
cercano a nosotros la padece? ¿Cómo podemos evitarla? ¿Se puede superar?

Esperamos que el testimonio de Lucía pueda satisfacer estas
y otras inquietudes de un tema considerado tabú. Por esa razón, es muy poco lo
que se escribe o dice, y quienes padecen esta adicción hacen lo posible por
mantenerla en la oscuridad.

Ramiro Calderón

Autor de “Un Favor Antes de Morir”

calderon.ramiro@gmail.com

http://ramirocalderon.wordpress.com/coaching/

___________________________________

Vengo de una familia Antioqueña en la que no se expresaba mucho afecto.
No había casi contacto físico. No recuerdo haber recibido abrazos de mi padre;
mi madre también era bastante fría y seca.

Yo era la de la mitad entre siete hermanos. Creo que mis padres siempre
estaban pendientes de los mayores y los menores, mientras los del medio
quedábamos en el olvido.

Cuando tenía ocho años, un primo de dieciséis me tocaba. Me decía que
no le dijera a nadie. Yo estaba tan carente de cariño y caricias que lo
disfrutaba; pero después me sentía culpable y cómplice. Pero me hacía falta
recibir alguna expresión de afecto y terminaba buscando situaciones en las que
mi primo abusaba nuevamente de mí.

Creo que desde ese momento comencé a confundir el sexo con amor. Lo que
siempre he buscado es amor, pero lo busco a través del sexo.

Siempre me odié a mí misma. Así me enseñaron a verme, a punta de
críticas, invalidaciones constantes y hacerme sentir que no era digna de ser
amada.

Ese es el vacío que no puedo llenar con sexo. El de mi amor propio. He
tenido que aprender a amarme y aceptarme. Reconocer que no soy perfecta, pero
que como ser humano imperfecto, soy infinitamente digna de amor, afecto y
aceptación.

Antes buscaba todo eso fuera de mí. Quería que me amaran. Quería que me
dijeran que era bella… y me lo decían todo el tiempo… y tuve muchos
pretendientes que me pedían una relación formal, pero mi vacío era tan grande
que necesitaba que muchos hombres me lo dijeran… pero yo no me lo decía a mí
misma… y terminaba sintiéndome fea, sola, indigna de ser amada y llorando
sumergida en mi vacío… y sintiendo que mi vida era una farsa… que yo era una
puta… y que todo el mundo se terminaba dando cuenta.

En la universidad me acosté con un compañero, luego con otro y otro
más, y al final todos los muchachos me buscaban solo para sexo. Me irrespetaban
y no me ofrecían protección, ni amor que era lo que yo tanto buscaba. Tuve que
cambiarme de universidad, pues la vida se me volvió invivible.

Pasé un período en el que estuve “juiciosa” y terminé la carrera en
otra universidad sin meterme en demasiados problemas. En esa época busqué un
terapeuta, pero terminé acostándome con él.

Luego comenzó mi vida laboral. Recuerdo que en mi primer trabajo, un
día mi jefe me invitó a un café y terminamos acostándonos. Luego me acosté con
un compañero y luego con otro. Ninguno sabía que me acostaba con los otros dos.
Yo vivía en un estado de ansiedad permanente, pensando que en cualquier momento
me podían descubrir. Todos eran casados, así que no me preocupaba que fueran a
hacer un escándalo, pero sí me preocupaba lo que cada uno de ellos podía pensar
de mí, que a la larga era lo que yo misma pensaba de mí.

Un día se supo la verdad y me fui de aquella empresa con mucha
vergüenza, jurándome a mí misma que no iba a ponerme en esa situación nunca
más.

Recuerdo que duré unos dos meses sin tener relaciones sexuales con
nadie ni conmigo misma. En esa época tuve mi primer síndrome de abstinencia.
Estuve deprimida, llena de miedo, ansiosa, sudorosa, y con ganas de asesinar
cuando me encontraba con tipos groseros en las calles.

Jamás había oído hablar de adicciones, pero ahora, viéndolo en
retrospectiva, yo era una adicta. Era adicta a la droga que producía mi propio
cuerpo. La droga estaba dentro de mí. Cuando tenía un orgasmo, una sensación de
calma y plenitud llenaba mi cuerpo. Me dopaba. Los orgasmos eran el analgésico
que me quitaba el dolor que me producía vivir; vivir como yo lo hacía, en medio
del desamor y del odio hacia mí misma.

Cuando alguien me rechazaba, tenía que masturbarme. Cuando me iba mal
en el trabajo, buscaba a un hombre.

Todo el tiempo estaba tratando de calmar mi dolor a punta de orgasmos.

Conseguí otro trabajo, y luego otro y otro más, y siempre terminaba
teniendo sexo con algún compañero y salía huyendo por la vergüenza.

Un día conocí un sitio de contactos por Internet. Éste podría
garantizarme que mi reputación en el trabajo podía seguir incólume, mientras yo
daba rienda suelta a mi compulsión.

En cinco años no tuve sexo con ningún compañero de trabajo, pero viví
el fondo más negro y vacío de mi vida. Mis compañeras me decían que no
entendían cómo alguien tan bonita e inteligente como yo, no tenía novio. Me
daban consejos para vencer la timidez. Yo me sentía fea y falsa. Todas las
semanas tenía sexo con al menos dos hombres diferentes, generalmente
desconocidos.

Y cuando algún hombre me gustaba mucho físicamente, terminaba repitiendo,
pero nunca estuve con un hombre más de cuatro veces. Necesitaba conocer más y
más. Quería estar con más y más desconocidos. Experimentar lo desconocido, lo
prohibido. Cada vez buscaba experiencias más extrañas y aberrantes. Era un
llamado de mi vacío al que no me podía negar. En el día era la tímida
trabajadora. Por la noche me transformaba en la más descarada ramera.

En los moteles me conocían. No me decían nada por entrar con hombres
diferentes, pero yo sé que me reconocían. Debían pensar que era una de las
prostitutas del sector, con la diferencia de que me vestía como una mujer de
oficina.

En el fondo, seguía buscando el amor y la protección de un hombre.
Quería que me abrazara y me dijera que me amaba, pero no sabía cómo pedir eso.
Lo más cerca que estaba de eso era revolcándome en la cama.

Algunas veces terminé recibiendo cachetadas y nalgadas… y cuando
llegaba a mi casa me encerraba en la ducha a llorar. Siempre me bañaba después
de tener sexo. Me sentía sucia. Quería quitarme el olor a hombre, quería lavar
más allá de mi piel. Quería lavar mis entrañas y mi alma. Quería quitarme el
ataque repentino de odio a mí misma que me daba.

Pero no sabía que lo que tenía que hacer era parar y buscar el amor…
mejor dicho sí lo intuía, pero no me sentía capaz de hacerlo. Si no tenía sexo
me sentía peor que una heroinómana sin heroína yo era esclava del sexo. El sexo
se volvió la razón de ser de mi vida.

Un día, un hombre con quien me acosté unas cuantas veces, creo que se
llamaba Carlos, me propuso que fuéramos a un encuentro Swinger.

Fuimos un par de veces juntos y me encantó. Estuve con hombres y
mujeres. Sentía que había finalmente encontrado un espacio en el que me sentía
cómoda, en el que podía ser yo.

Comencé a ir sola a estos encuentros de pareja. En ese espacio no es
bien recibido un hombre solo, pero una mujer sola sí. Allí daba rienda suelta a
mi sexualidad. Podía estar por horas, con uno y otro, con parejas o con grupos.
Varias veces tuve sexo con todos los hombres que asistieron. Entre doce y
veinte. Las mujeres comenzaron a mirarme con recelo. Comenzó a correr el rumor
de que yo era una prostituta contratada por los organizadores para que nadie
fuera a quedar aburrido.

Ahí comencé a sentirme excluida en ese, el único espacio en donde me
sentía verdaderamente libre y donde creí que ninguna mujer podía juzgarme.

De todas maneras, siempre, cuando volvía a mi apartamento, sentía la
soledad y el vacío infinitos. El eco de mi propia voz diciéndome: “¡Eres una
decepción para los demás”.

Pensaba en las parejas que habían ido, en lo felices que serían yendo
juntos a sus respectivas casas, comentando todo lo que había pasado en esa
noche, en quién sería esa muchacha loca que se había acostado con todos…
mientras yo me consumía en mi soledad. Sentía que mi pequeño y acogedor
apartamento era un castillo inmenso, frío e inhóspito. Me sentía como una niña
abandonada en la oscuridad.

Cuando no pude entrar más a los encuentros de parejas, volví a las
redes sociales y el chat. Corrí muchos riesgos saliendo a encontrarme con
desconocidos en la oscuridad de la noche. Tuve relaciones en sitios públicos,
escaleras, ascensores, parques y todo lo que alguien se pueda imaginar.

Una noche me puse una ropa provocativa y me fui a una cita que tenía
con un hombre. Después de tener sexo, él me dio dinero. Me sentí horrible.
Llegué a mi casa a llorar. Muchas veces me acosté sobre el teclado a llorar
sintiendo mi impotencia. Sintiendo que toda mi vida era una farsa.  

Otra vez un hombre con quien ya me había acostado, me citó frente a uno
de los prostíbulos elegantes de Bogotá. Me pareció que podría ser interesante,
ya fuera ver el show, o hacer trío con una prostituta. No sabía qué quería él,
pero me pareció creativo y accedí a entrar.

No habíamos terminado de atravesar un largo túnel que había a la
entrada, cuando otro hombre me abordó y comenzó a irrespetarme. Era repugnante
y estaba borracho. Yo odio a los borrachos, detesto el olor a licor en un
hombre. Este tipo olía a tufo, cigarrillo y apenas se podía tener. Era amigo
del que me había citado.  Comenzó a
irrespetarme y tocarme sin siquiera conocerme. Yo lo rechacé y él, sin decir
otra palabra, me dio un puño y cuando estaba tirada en el piso trataba de
patearme. Su amigo lo detuvo, pero me sirvió de lección.

Me devolví a mi apartamento sola, con un ojo morado, el tacón roto, el
maquillaje corrido por haber llorado. Cuando llegué al edificio, vi que el
portero me miraba con una sonrisa cómplice. Subí a mi apartamento a llorar.
Hacía cortas pausas durante mi llanto para masturbarme y en ese momento pensé
que así no se podía vivir una vida.

Pensé en el suicidio, pero estaba cansada y adolorida, y no quería que
mi familia me encontrara muerta y con un ojo morado.

Decidí que iba a esperar un tiempo para suicidarme. Debía cambiarme de
apartamento, pues no podía exponerme a que el portero le contara a la gente que
la loquita del 402, había llegado llorando y golpeada un tiempo antes del
suicidio.

Me dio pereza todo lo que tenía que hacer. Mi vida no valía tanta
planeación y desgaste. Mientras pensaba en cómo suicidarme proyectando la
imagen de mujer responsable, tímida y seria que había proyectado durante mi
vida, me senté frente al computador. No quería fallar y comencé a buscar
historias de suicidios.

Gracias a Dios no encontré la forma de suicidarme, sino la forma de
salvarme. En ese zapping de sitios que hacía, terminé encontrando un grupo de
apoyo para personas con mi problemática. Yo era atea, pero ahora digo gracias a
Dios, porque creo que lo mío fue un milagro.

Lo primero que hice fue parar. Lo siguiente, que he venido haciendo
poco a poco, es encontrar a Lucía, esa Lucía que estaba abandonada desde que
era una niña, esa Lucía que durante toda la vida ha clamado por amor, que pedía
amor y protección a gritos.

Ahora yo la estoy protegiendo y amando. He ganado seguridad. En la
oficina me dicen que ya no soy la niña introvertida y tímida que han conocido
toda la vida. El otro día me vi al espejo, y por primera vez en mucho tiempo,
me gusté. Me dije a mí misma que me veía bonita. También he comenzado a abrazar
a las personas. Antes ni determinaba a la niña de la señora del aseo. Ahora le
traigo chocolatinas. Veo el brillo en sus ojos y entiendo que ese es un espejo
de la alegría genuina que estoy buscando. Mi mirada ha comenzado a brillar.
Antes era inerte. Como la de un muerto.

Cuando la niña me abrazó la primera vez, sentí un corrientazo que
recorría todo mi cuerpo y me paralizaba. Ahora le devuelvo el abrazo y cada vez
soy más fluida en expresiones de afecto. Eso es algo que nunca antes había
experimentado. No sabía lo rico que es no solo recibir, sino dar abrazos… y
dando amor es como creo que me estoy abriendo para permitir que el amor entre a
mi vida. Todavía no me siento lista, pero poco a poco voy haciendo ejercicios.

El otro día un amigo del grupo de apoyo me agarró la mano y yo
instintivamente la traté de retirar. Él me dijo: “No te preocupes. No te voy a
hacer nada”. Solo quédate quieta un minuto y siente el contacto físico sin
sexo.

Lo hice y fue un buen ejercicio. Ese día me di cuenta de que todavía no
estoy lista para agarrar la mano de un hombre que me guste, pero estoy segura
de que si sigo por este camino, llegará mi momento.

Cada día me siento más contenta conmigo misma y a pesar del dolor y el
tabú de este tema, creo que si mi testimonio sirve para ayudar a una sola mujer
que no vea salida en su situación, todo ese dolor que pasé habrá tenido una
razón de ser.

A las mujeres que han sufrido abuso en la niñez, que ven que éste está
afectando su vida, su capacidad de confiar en los hombres o en las personas en
general, su capacidad de intimar, su propia imagen haciéndolas sentir una
porquería, busquen ayuda. Todas esas heridas se pueden sanar y no es justo que
después del daño que les hicieron, ustedes continúen haciéndose daño a sí
mismas.

_______________________________

Si deseas compartir tu opinión, experiencia, fortaleza y esperanza acerca del manejo de alguna adicción, siéntete libre de hacer un comentario al final de este blog, o escribiéndome a calderon.ramiro@gmail.com

Sigueme en este blog o en las Redes Sociales.

Ramiro Calderón

Consejero en Adicciones


Ayuda a un ser querido. Al comprar un libro, puedes pedir otro completamente gratis para regalar.

Si quieres que se lo hagamos llegar anónimamente, simplemente puedes comprar uno para ti y luego envías a calderon.ramiro@gmail.com su dirección de correo electrónico y nosotros se lo enviaremos con copia oculta para ti, para que te puedas cerciorar de que le llegó.

TÍTULOS (Click en el Link)

CUESTIONARIOS DE AUTODIAGNÓSTICO

DIRECTORIO

Grupos de apoyo gratuitos o económicos para tratamiento de adicciones convencionales o adicciones del nuevo milenio (Click aquí)

TESTIMONIOS

HERRAMIENTAS DE RECUPERACIÓN

REFLEXIONES

(Visited 7.500 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Ramiro Calderón (Adicciones del Nuevo Milenio): Después de haber obtenido una de los mayores puntajes del país en las pruebas de estado ICFES y recibir los premios Andrés Bello y Bachilleres por Colombia, lo perdió todo por el alcoholismo. Hace más de diecinueve años dejó el alcohol; en el año 2003 recibió, gracias a uno de sus libros, el Premio al Pensamiento Caribeño otorgado por la UNESCO, ha sido catedrático universitario, asesor de importantes empresas en Colombia, Ecuador, y Perú; ahora es escritor, conferencista y coach (presencial y online) con énfasis en manejo de todo tipo de adicciones. Autor de la novela “Un Favor Antes de Morir”, la primera novela que aborda con profundidad el tema de las adicciones del nuevo milenio (Pornografía, sexo, chat, redes sociales, etc.), y otros libros sobre adicciones (http://unfavorantesdemorir.wordpress.com) disponibles en formato electrónico a nivel global. Email: calderon.ramiro@gmail.com - Twitter: @ramiro_calderon

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Hace cien años, el día 11 del mes 11, a las 11(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el apetito(...)

19 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. MagaOliveira

    Que narracion mas triste! nadie se imagina como las mujeres q han sido abusadas sexualmente de ninias, tienen comportamientos por desahogar ese danio. 🙁 Lucia espero q tu recuperacion vaya mejor cada dia.

  2. Muchas gracias por sus comentarios, rafaelcamacho01, dsourdis y meneis,

    Lucía les envía un profundo agradecimiento por sus comentarios comprensivos y constructivos. Son precisamente lo que ella estaba necesitando en este punto de su proceso. Un abrazo para todos y feliz semana.

  3. Lucia, tu historia de dolor continua con una luz de esperanza que espero te ilumine por mucho tiempo. Aunque mi evasion de mis sentimientos no lo hice a traves del sexo sinio de otras formas, senti dentro de mi la narracion de tus sentimientos. te felicito por tener el valor de quierer recuperarte y espero que el valor te acompa;e siempre. Un abrazo

  4. Mhmmmm, que te digo, 34 años sumergido en eso, hoy x hoy a través de lecturas de SA encontré una luz. Apoyo a una comunidad terapéutica y después de ordenarme como capellán cristiano con esto me acabas de confirmar que debo ayudar a muchos. Te estuve marcando al 316, mis celulares: 3162716774 – 3008007992, resido en Barranquilla, Colombia.

  5. rafaelcamacho01

    Es conmovedora tu historia Lucia. Me conmueve cuando un ser humano descubre en sus propias fibras la existencia de un ser hasta entonces desconocido: Tú misma.

    Eres Bienaventurada Lucía por trascender tu existencia en el valiente camino del autoconocimiento.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar