Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El próximo 2 de noviembre, cuando se celebren las elecciones de mitaca en los Estados Unidos, no sólo se estará definiendo lo que será el próximo Congreso de ese país, sino algo mucho más importante: la agenda del posible futuro presidente en el 2012 y, por supuesto, los nombres que podrían estar en “el ticket”.

La recta final de estas elecciones empezó con la definición, esta semana,  de los candidatos republicanos que disputarán asientos en el Congreso. Los resultados mostraron la fuerza con la que el ala más radical de la derecha conservadora estadounidense ha ido ganado terreno en un ambiente eclipsado por la recesión económica.

El llamado Tea Party, impulsado por figuras carismáticas y super mediáticas como Sarah Palin, Glenn Beck y Rush Limbough (estos dos últimos famosos periodistas de radio y televisión), ha cautivado un amplio espectro de la opinión, ayudado por una exitosa estrategia implementada por el republicano Karl Rove (ex asesor de Bush) de volver nacional una campaña que normalmente se desarrolla en un ambiente predominantemente local, en el que se discuten temas locales.

Cabe recordar que en EE.UU.  los senadores son elegidos por el Estado que representan y que a los Representantes a la Cámara los eligen los votantes de pequeños distritos electorales que congregan limitadas zonas rurales y urbanas (tal y como lo viene impulsando el Partido Verde en Colombia).

Sin embargo, el debate de esta elección ha ido dejando paulatinamente a un lado los temas ideológicos considerados “soft” como derechos civiles, gays y el uso de las armas y se concentró en los llamados “hard”, tales como gasto público, reducción de impuestos y tamaño de la burocracia. A esto se suma, que la nueva ola conservadora viene agitando banderas parecidas a las que promovió el candidato Obama hace 2 años (cambio y rechazo al “establishment” y lucha anticorrupción dentro de su mismo partido) y que vienen surtiendo el mismo efecto producido en el Partido Demócrata en las pasadas presidenciales.

De ahí que, por ejemplo, una candidata como Christine O´Donnell (una ultraconservadora que piensa que el homosexualismo es peor que el terrorismo) haya ganado la nominación republicana a un tradicional conservador moderado, que se gastó cerca de un millón de dólares en su campaña, contra los 21 mil que invirtió “la verdadera conservadora”, como se denomina a O´Donnell. Algo similar sucedió en al menos una veintena de disputas primarias para congreso y gobernaciones.

Por el lado demócrata, la cosa está bien complicada. A medida que se acerca la fecha de las elecciones, los índices de aprobación del presidente Obama y de su Gobierno siguen bajando. Su popularidad ha caído cerca de 25 puntos desde que se posesionó en enero del 2009. La lenta recuperación económica y los temores de una nueva recesión han postrado las expectativas de un partido que no contaba con tanto poder desde la primera presidencia de Bill Clinton.

Las amplias mayorías alcanzadas en noviembre del 2008 están a punto de perderse y algunos analistas creen que la debacle de los demócratas será de tal magnitud que llegarán a perder ese privilegio tanto en Senado como en la Cámara. Se dice que la catástrofe será peor que la que vivió Clinton cuando perdió el control del Congreso en 1994. A estos pronósticos poco amables, no ayudan no sólo las cifras de desempleo y desempeño de la economía, sino también investigaciones académicas recientes que demuestran el impacto de la recesión en las familias estadounidenses. Para citar dos casos, esta crisis ha quitado en riqueza a los estadounidenses 13 trillones de dólares y actualmente el 14.3 por ciento de su población (cerca de 46 millones de personas) viven en estado de pobreza. Algo no conocido desde la Gran Depresión y, sobre todo, muy difícil de digerir para el orgullo del “gringo”.

Y aunque la gente sabe que este es un problema al que Obama le explotó en las manos poco antes de asumir la presidencia, se le critica la falta de acción para corregirlo. Los más duros críticos de Obama le critican que haya seguido con su agenda de campaña (ej. reforma de salud) y no se haya dedicado de cuerpo y alma entera a manejar la crisis económica.

Y es que el presidente Obama está viviendo en el peor de los mundos. Los de la izquierda demócrata lo critican por moverse en temas de centro y no apoyar su agenda a rajatabla y los del centro lo miran con desconfianza porque temen que ante la mala imagen radicalice su discurso liberal.

Lo cierto es que en la política estadounidense, la famosa dinámica de la cual nos mofamos en Colombia, opera mejor que nunca. Obama y sus  principales estrategas (David Axelrod y David Plouffe) están cruzando los dedos, pues la victoria del Tea Party en varios de los Estados considerados cambiantes (California, Colorado, Illinois, Kentucky, Missouri, New Hampshire, Nevada, Pensilvania, Washington y Winsconsin, donde las disputa son cerradas y no hay un favorito claro) les puede abrir una puerta para ganar o preservar algunos de los asientos en disputa.

El hecho es que los demócratas se la juegan toda por retomar el discurso de temas sociales y radicalizarlo allí, donde aspiran a que los republicanos lleven las de perder, pues sus posturas anti gays y anti aborto, entre otros, pueden lograr que un número importante de republicanos moderados prefieran quedarse  en el centro del electorado y se abstengan de votar

Los estadounidenses verán que paralelo a la llegada del Día D se radicaliza el discurso ideológico. La política en Estados Unidos es a muerte y cuentan con todos los recursos económicos, tecnológicos y de estrategia para ello.

Por eso, unos juegan a ganar con la economía y los otros tratan de llevar al primer plano la discusión de libertades sociales. Qué pasará? Difícil de advertirlo, pues mes y medio de campaña en Estados Unidos es como un año en Colombia.

Síganme en twitter @alex_terreros

(Visited 25 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Alexander Terreros. Periodista. Amante de la política y la lectura. Empecé en el trajinar de los medios hace 18 años. Especialista en Alta Gerencia Pública y Gerencia de Recursos Humanos. Máster en Administración Pública en Florida International University. He vivido la política desde las dos orillas, desde adentro y desde afuera. Desde adentro como periodista en medios como La Prensa, Colprensa y EL TIEMPO, donde me enfoqué en investigar casos de corrupción, especialmente, en el Congreso. Desde adentro dirigiendo las dos exitosas campañas de Gina Parody al Congreso y luego con un corto paso por la rama Ejecutiva. Luego del paso por el servicio público retomé mis raíces periodísticas, que siempre han estado ahí y que se han fortalecido gracias a la experiencia de vida, profesional y académica.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Romperelparadigma

    Yo vivo en EEUU, y he notado que las personas de aqui estan cansadas del dano recibido por British Petroleum, el lobby de Israel y Wall Street. Estan buscando gente que no tenga compromisos financieros y sean imparciales con la mayoria de la gente que vive aqui.

  2. La política en USA es actualmente a muerte porque Obama ofreció “transformar fundamentalmente” al país, y a muchos no le parece nada bueno lo que se trae entre manos. Contar con gente como Axelrod, quien cometió actos de terrorismo sin haberlos repudiado nunca, y que se hace fotografiar pisando la bandera, no tienen ninguna presentación. Torcerle el pescuezo a los “checks and balances” nombrando “zares” a diestra y siniestra, y que no pueden ser controlados por el congreso, es de la misma mentalidad que permitió el “outsourcing” de prisiones para que sospechosos de terrorismo pudieran ser torturados sin violar la constitución. Por otro lado, que Pelosi pida públicamente que se aprueben las leyes sin leerlas primero, es un exabrupto de marca mayor que la prensa dejó pasar por alto.

    Y Obama se gastó un billón de dólares sin que hubiera resultados visibles en la economía. GM en propiedad de los sindicatos ni siquiera puede con Ford, la cual no quiso aceptar un dólar del gobierno.

    La lista sigue y sigue.

    Cambio, no el que se esperaba. Esperanza, ninguna.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar