Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
En un país tan polarizado históricamente, hasta la paz es de unos pocos, o en el mejor de los casos, de la mitad de los colombianos.
La paz de Santos, llaman al proceso de negociación que actualmente se lleva a cabo en La Habana, entre el Gobierno Nacional y las Farc. Como si la guerra y la paz solo afectaran a la mitad del país o a unos pocos, como si los millones de desplazados y refugiados, los mutilados, los heridos, los muertos, los huérfanos y las viudas, y las miserias de la guerra fueran solo de unos y no de todos.
Da la impresión que los opositores del proceso de paz creen que si se logra un acuerdo con las Farc este no los va a beneficiar a ellos, sino solamente a los que lo apoyamos.
Solo logrando un acuerdo con las Farc y el ELN se llegaría al primer peldaño para para lograr la tan ansiada, necesitada y esquiva paz. Porque solo llegando a acuerdos es posible comenzar a trabajar en la reconciliación, la verdad y el perdón, la reparación de víctimas y la reintegración, entre otros muchos aspectos que se necesitan en Colombia, para definitivamente dejar atrás una violencia de dos siglos.
Porque solo cuando haya paz, desde las nuevas hasta las viejas generaciones, habremos superado el odio, el rencor y la venganza que nos han llevado a la intolerancia, a la desconfianza, al resentimiento, a la agresión y a la violencia fácil que vemos todos los días en nuestras calles, barrios, comunidades y hogares (más de mil riñas se registraron en Bogotá solo el fin de semana del día de la madre).
Solo cuando haya paz será posible mirarnos a los ojos y poder hablar, dialogar, reclamarle al vecino o al desconocido en la calle sin miedo a ser agredido física o verbalmente, o incluso hasta encontrar la muerte, como el soldado que la semana pasada fue muerto por pedir que le bajaran el volumen a un equipo de sonido.
Solo con la paz será posible darle el valor sagrado a la vida, algo desconocido para  los colombianos, pues desde la misma independencia hemos librado guerra tras guerra, batalla tras batalla, pelea tras pelea, con muchísimos o pocos muertos; con atrocidades como los cortes de franela, de corbata o de florero de la violencia partidista de mediados del siglo pasado, o de cortes de cabeza o desmembramiento de hace solo 20 años.
Solo cuando haya paz será posible por fin reconocernos unos a otros como seres humanos, a tratarnos de manera digna, a tener compasión por el otro, a no discriminarnos, ni segregarnos, a no atacarnos, ni menospreciarnos ni matarnos por pensar o actuar diferente, a no justificar la muerte de los otros y a no hacer justicia por mano propia (muy tan de moda en estos tiempos), ni a creer que la vida es un juego de suma cero en el que hay que eliminar al otro para poder vivirla yo.
Solo cuando haya paz será posible vivir como hermanos, como colombianos, a tener un proyecto de país y de sociedad, a estar unidos por el bienestar de todos y por un bien común. Y no solamente expresar fraternidad durante los partidos de la selección Colombia o cuando uno de nuestros deportistas triunfa en el exterior.
Solo cuando haya paz será posible aprender a conocernos, a ‘ponernos en los zapatos del otro’, a entender, más no a justificar, lo que hacen los demás, y a dejar el prejuicio y el juzgamiento fácil.
Solo cuando haya paz caeremos encuenta que perdimos dos siglos de nuestra existencia como país creyendo que esta se conseguía a la fuerza y por la fuerza, cuando se ha demostrado hasta la saciedad que lo que hace es perpetuar la violencia.
Cuando llegue la paz es porque habremos aprendido a superar nuestras diferencias mediante el diálogo, el debate o aún con una sana discusión  y no con el insulto, la ofensa, la agresión o la descalificación.
Solo cuando haya paz lograremos más crecimiento económico, más bienestar, sin secuestros, ni extorsiones, ni vacunas, tendremos menores índices de pobreza, más y mejor educación, salud y justicia para todos. ¡Eso si la corrupción, ese sí nuestro gran problema, deja algo!.
Solo con acuerdos será posible construir paz, para por fin tener paz y descubrir que sí: que era para todos.
(Visited 210 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Pedro Vargas Núñez. Periodista y magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana. Posgrado en Resolución de Conflictos y Negociaciones de American University en Washington DC, (USA). Interesado en el periodismo, resolución de conflictos, construcción de paz y reconciliación, relaciones internacionales, política, historia y literatura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No me identifico en absoluto ni con la cultura ni con(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. comovoyyoahipues

    Si claro, porque la paz solita va a llegar cuando la firmen en un papel. Hay gente muy ilusa como ud y su fancy magister. Con la desigualdad e injusticia de este país por más acuerdos ca.gados que se firmen no habrá paz. La violencia la genera el mismo gobierno con sus políticas abusivas en contra de la gente que lo elige.

  2. sansonbattalla

    El bloguero hablando de tolerancia y de respeto y el personaje que postea el comentario anterior da muestras precisamente de lo contrario. Nos tienen vaciados estos señores que creen que el fuego se apaga con más gasolina. Son la herencia de un sujeto nefasto para esta generación de colombianos, uno que supo sembrar el odio, el resentimiento, el deseo de venganza en la fértil mentalidad del colombiano que no se caracteriza justamente por su don de gentes y nobleza. No creo que haya paz después del conflicto si se llegara a un acuerdo. Siempre habrá sus JAiMES497861, ávidos de sangre y de sed de venganza. Ah, y la extrema derecha que representa ese individuo es tan dañina y criminal como el comunismo, al que tanto culillo le tiene.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar