Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

…y abatidos por la tos que rasga los pulmones e impide protestar contra esa cadena de púas que atenaza las articulaciones. No en vano, chikungunya, el nombre de esa enfermedad, en lengua makonde significa “doblarse por el dolor”.

Se dice que el chikungunya apareció en una región entre Tanzania y Mozambique cruzada por el río Rovuma donde los makonde viven una existencia medio nómada. Como no tienen ambiciones expansivas, sus excursiones se limitan a aquellos sitios donde obtienen lo necesario para vivir en un estado parecido a la felicidad itinerante. Utopía, lo supo Ulises, es camino, no puerto de llegada.

Así, enfrentaron con éxito las riadas de los esclavistas hasta los años veinte del siglo pasado. Fue el último pueblo africano sometido al escarnio de la esclavitud aunque ésta subsiste, al menudeo, en muchas partes.

La colonización de portugueses y españoles durante medio siglo se lucró del trafico de “macondos”: mismo nombre deformado que sirvió para nombrar al país que nacería, 47 años después, de las manos de Gabriel García Márquez.

Con el comercio de tallas en madera, en lo que son hábiles maestros, los makonde contribuyeron a financiar la lucha que expulsó a los portugueses en 1975. Su territorio fue base principal del Frente de Liberación de Mozambique.

Otra cara del bien

La fiebre de chikungunya no mata. Sin embargo, el dolor que causa en las articulaciones impide a quienes lo padecen, por largo tiempo, lavarse el cuerpo, pulir la madera o pelar naranjas; ni se diga de oficios más complicados, como sostener un arma, escalar un árbol o atravesar un río a nado.

Tal vez por eso los sabios makonde aseguran que, como todo mal, el chikungunya es sólo la otra cara del bien, o viceversa. No en vano ellos también derrotaron la invasión religiosa de moros y cristianos y mantienen prácticamente intactas sus creencias más cercanas al agua y a la tierra que al cielo.

Aunque de mente abierta e imaginativa, los makondes prefieren seguir aislados y son remisos a relacionarse con extraños. En eso se parecen a sus congéneres de aquella civilización fundada por Aureliano Buendía, a orillas de un río que corre sobre un lecho de piedras enormes como huevos prehistóricos.

Los makonde son hábiles maestros en la talla de maderas finas. habitan entre Mozambique y Tanzania

Los makonde son hábiles maestros en la talla de maderas finas. Habitan entre Mozambique y Tanzania

Sin trato con traficantes

Discretos amigos del silencio y la belleza de las formas naturales, prefieren el diálogo consigo mismos a la imposición de discursos altaneros. Sospechan, quizás con razón, como aquí; de los viajantes fastidiosos, de sus mentiras e hipérboles. Rehúsan el trato con traficantes cuya avidez lleva al crimen.

Las autoridades de salud pública en Colombia hacen esfuerzos por minimizar las dimensiones del virus chikungunya. Mientras las cifras oficiales admitían la presencia, a mediados de septiembre de este año, de mil casos; otras fuentes informaban un dato 5 veces más alto.

El propio ministro, prominente economista neoliberal (lo que, en efecto, se refleja en favorecimientos al empresariado, en desmedro de la salubridad de la población), calla los efectos de la enfermedad en la capacidad productiva de las comunidades afectadas.

De expandirse a un ritmo moderado, en pocos años Colombia podría tener una cuarta parte de su población económica activa afectada por el mal del chikungunya. Las más perjudicadas, evidentemente, las regiones pobres por debajo de los 2200 metros de altura sobre el nivel del mar en los valles interandinos y las costas caribe y pacífica.

(Visited 189 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Master Sciences Humanes et Sociales. Université Montpellier III, France. Asesor de Obtic.co: Observatorio de Tecnología, Información y Comunicaciones: gestión de información en organizaciones y movimientos sociales.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Cuarenta (40) del patíbulo

    Todavía hoy muchos se preguntan por qué al general Santander le dio por mandar fusilar a cuarenta militares españoles(...)

  • Colombia

    Cosecha de coco

    Aprovechar que viene el jardinero a la casa del escritor para pedirle que, con cuidado, pase la escalera por(...)

  • Colombia

    Septiembre ya está aquí

    El lunes 31 de agosto de 2020 celebramos el cumpleaños de Ramón Lemus. Noventa y siete ajustó el Almirante, como(...)

  • Sin categoría

    Entre el 20 de julio y el 7 de agosto: rutas de la Independencia

    Bitácora de BSN La cBitácora de BSN La campaña que libró en 1819 el menguado ejército conducido por Bolívar(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Desde el inicio de la campaña electoral en Estados Unidos, Donald(...)

2

Creo en Dios todos los días, en el poder inagotable de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar