Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los lectores de “Cien años de soledad” en este medio siglo, desde su aparición, también habitan un mundo nuevo: Macondo.

Gente diversa. Audaz. Como aquellos que -apenas púberes, ya creciditos en las aulas y los billares o maduros por el tiempo-; conocimos la noticia del universo contado por Gabriel García Márquez.

Cuando se supo, muchos se lanzaron a buscar (con tanta codicia como se lo permitiesen las circunstancias de tiempo, modo y lugar), más detalles.

Llegar al colegio, a una reunión familiar o a un baile de quince; con la impronta de haber leído ya “Cien años de soledad”, atraía, aunque no siempre con nobles fines.

En prestigiosos centros educativos fue lectura prohibida. Los moralistas del pasado, lo más atrasado de las élites (salvo unas honrosas excepciones), intentaron echar un velo, oscuro, como es obvio, sobre ese retrato del país que ellos, desde el poder, han edificado en parte.

Porque ahí está la historia desde antes de la llegada de los europeos. Desde la prehistoria, que nace de los huevos de dinosaurios entibiados por las aguas del Caribe y alimentados con el fuego de las caravanas gitano-wayuú.Macondo años sin cuenta

En vez de la memorización de las Fechas y Celebraciones, siempre Mayúsculas, aquí se nos aparecía la historia desnuda, en el sentido más literal del término. Unas vidas, descritas con tanto detalle, que muchos calificaron de obscena.

Sí. Pero deliciosa. Perniciosa dedicación, absorbente intrusión en ese mundo singular y, al mismo tiempo, tan parecido a este que nos toca en suerte.

Por corrillos, en tertulias y cafés, maestros y aprendices de oficios varios intercambiaban chismes, novedades, comentarios, análisis sobre el aparecimiento.

Detalles que, en ocasiones, era indispensable guardarse a menos que se quisiera ganar, por contarlos, una reprimenda paternal. O, para ir más lejos, el insulto de ¡comunista!

Tampoco debió gustar a militares criminales, ni a gringos, jueces, políticos venales ni a obispos caprichosos. Todos ellos están retratados con nitidez. A veces con nombre propio.

Tambien aparece su enorme antagonista: esa muchedumbre delirante, musical y variada que conforma la historia: capaz de remontar cordilleras con la nostalgia de la sopa casera y un pescadito de oro en la mochila.

O de trastear, hasta el desierto de Manaure, el ajuar completo de una pálida consorte, incluida la bacinilla herádica, desde el páramo azul de la capital neogranadina.

Gentes laboriosas, recursivas en el buen sentido de la palabra, fraternas y, sobre todo, dignas hasta la crueldad que, como los Buendía, poblaron esaa prodiga tierra.

Como todos eran allí recién llegados, todos eran bienvenidos. Incluidos los que buscaban sentir lo que siente cuando uno se abre la camisa y le regala al mundo los tres minutos que le quedan de vida.

O ese temblor de tierra, capaz de lanzarte a recorrer el mundo detrás de unos ojos de verde undívago y senos como un volcán.

Extranjeros todos. Unos venidos para quedarse por siempre, sin mucha urgencia de inaugurar el cementerio. Otros, con el afán de sacar, a como dé lugar, riquezas del lugar.

Los que llegan por marzo todos los años, la tropa de Melquíades, arman en las afueras del poblado un campamento provisional.

Traen cosas increíbles, relatos extraordinarios, imanes y músicas. Recetas para cocinar piedras filosofales. mujeres libres y un escribano enamoradizo.

Liberales y clérigos, preciados de cultos, lograron retrasar a muchos la llegada a Macondo.

Vano esfuerzo pues, los pergaminos de Melquíades, rescatados del fin del mundo, lucen ahora en la mirada, reprobadora, de la prefecta de disciplina.

Aunque, mejor, en la sonrisa de la esbelta morena, que de unos días para acá busca el pupitre vecino para sentarse al lado tuyo.

(Visited 426 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Master Sciences Humanes et Sociales. Université Montpellier III, France. Asesor de Obtic.co: Observatorio de Tecnología, Información y Comunicaciones: gestión de información en organizaciones y movimientos sociales.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

3

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar