Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Al hablar de una ciudad bonita, con frecuencia la gente toma como referencia las características arquitectónicas de sus edificaciones, la limpieza de sus calles, sus parques y jardines, pero también es común, y lamentablemente se ha normalizado socialmente, que dentro de esa evaluación se considere que haya gente que “afea” la ciudad.

Hay que comenzar por reiterar una obviedad, que el espacio público por ser público es de todos los ciudadanos, y que los habitantes de la calle tienen tanto derecho a su uso como cualquier otra persona, y que con medidas policivas de desplazamiento o arriamiento no se soluciona el asunto, sino que se esconde y la respuesta efectiva se atrasa.

En un país con altísima inequidad social es de esperar que haya no solo pobres, sino ciudadanos en la miseria. A la indigencia se llega por desigualdad social, pobreza, maltrato infantil, desplazamiento y/o adicciones al alcohol o a las drogas. Las políticas sociales deben estar encaminadas no solo a atender a la población vulnerable, sino también a evitar que más gente caiga en la indigencia.

Por supuesto que la nueva intervención del Bronx en Bogotá era necesaria por la criminalidad que allí reinaba, pero hay que aclarar que el Bronx no era solamente el territorio, sino también las personas que allí estaban y el ambiente que allí reinaba.

Argumentar que ahora se está visibilizando la situación del habitante de la calle no es suficiente. El Bronx era conocido en Bogotá y en toda Colombia. ¿Y? Qué mayor visibilidad que haber estado cerca del Congreso de la República, del palacio presidencial, de la Alcaldía de Bogotá e incluso del comando de policía de la capital por muchos años.

Claro que la situación ha despertado la solidaridad de un sector de la sociedad, pero también el miedo y preocupación de comerciantes y residentes, y además está la profunda repulsión de otro segmento de la ciudad para la que no es tan grave que exista miseria, sino que se vea. Pero la indignación de cualquier lado confluye en el mal manejo que se le ha dado a esta problemática social.

Desde el punto de vista urbanístico, por supuesto que un ambiente de droga y mendicidad degrada y desvaloriza los terrenos y comercios que estén a su alrededor, por el temor de las personas a transitar por estas calles.

Es más difícil recuperar a estas personas que al mismo territorio.  Muestra de ello es que los degradados edificios del Bronx ya están siendo demolidos por las autoridades para hacer renovación urbana, mientras que su población se ha esparcido o se ha desplazado, o la han arriado a distintos puntos de la capital. Existen denuncias de que muchos fueron enviados a otras ciudades del país. Y a cualquier punto a donde van, sea una plaza, debajo de un puente o un caño, se ha vuelto un problema no solo para ellos, sino también para los habitantes y comerciantes vecinos. Es decir, el Bronx aún no ha sido recuperado.

Bronx

Decenas de habitantes de la calle dormían la semana pasada en un caño de Bogotá.

La recuperación de la calle del Cartucho en Pereira, hace 15 años, hubiera servido como ejemplo y advertencia para Bogotá.

La situación es difícil por el tamaño poblacional, se estima que son más de diez mil personas; por la diversidad de problemáticas, muchas de ellas asociadas con su dependencia a las drogas; y claro, por las organizaciones criminales que se mantienen con la venta de estupefacientes.

Las autoridades deben garantizar la atención social y los programas de desintoxicación necesarios para atender a los habitantes de la calle. Habrá quienes acepten las ofertas institucionales y otros que prefieran continuar con su vida en la indigencia. Lo ideal sería que aceptarán la ayuda médica, alimenticia y social, pero la Corte Constitucional prohíbe que ellos sean forzados a recibir tratamientos o a ser trasladados a centros de atención.

Es comprensible la sensación de impotencia que genera esta situación, pero en el fondo está el poder de las drogas y de las bandas criminales que necesitan que nada cambie. Hay que continuar atacando a estas bandas e inducir continuamente a los habitantes de la calle a que acudan a la asistencia social.

La solución posible debe estar dirigida tanto al que quiere salir de su vida en la calle, como para el que quiere permanecer en ella, como los centros de consumo controlado, o la reciente propuesta de crear campamentos de consumo o alguna otra que garantice que no se volverá a crear un nuevo Bronx o Cartucho y que estas personas tendrán un lugar a donde ir, porque sea como sea, hay que garantizarles un lugar en la ciudad.

Los planes de intervención de espacios con una aguda crisis social como el del Bronx, deben enfocarse primeramente en dar respuesta al drama humano. Recuperar a los indigentes de las garras de la droga y de los grupos criminales es más difícil que recuperar edificios y casas.

 

(Visited 1.719 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Administrador ambiental de la Universidad Tecnológica de Pereira, con maestrías en urbanismo, del Instituto de Urbanismo de París, y en periodismo, de la Universidad de San Andrés y el diario Clarín de Argentina.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Desde el inicio de la campaña electoral en Estados Unidos, Donald(...)

2

Creo en Dios todos los días, en el poder inagotable de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. marthasanchis0516

    Bueno, y ya que tanto critica y critican algunos, ¿qué solución recomienda? Porque lo que está diciendo lo ven todos los que lo padecen. ¿Se ha acercado a alguna de las instituciones que están trabajando el tema a ofrecerse para convencer a los indigentes que ACEPTEN las alternativas que les están ofreciendo?

  2. Aquí hay muchas críticas par el alcalde pero desde un punto de vista este sitio de criminalidad tenia que ser intervenido, cuantas personas se han rescatado de y quieren rehabilitarse, otra cosa es hay muchas que ya quieren vivir esa vida, porque las mismas leyes lo permiten.

  3. Esta fue una jugada politica del «gerentazo»que tenemos como alcalde.El conocia de sobra en lo que desembocaria esa intervenciòn,lo que no visualizo fue que el enano se le fuera a crecer.A peñalosa,en su arribismo,lo que menos le importa son los habitantes de calle,mucho menos ahora que son su dolor de cabeza,a el lo que le importaba era recuperar su ya bastante deteriorada imagen,en las encuestas el peor alcalde del pais.Creyo,o le aconsejaron,que esta medida le subiria el rating,pero no le diejeron que el espectaculo de la toma y derribar casa,se le acabaria rapidamente por las imagenes de el drama de esa gente que el no puede,aunque quisera,borrar del mapa.

  4. la verdad es que mientras estas personas no deseen dejar las drogas y rehabilitarse por si mismos o con todo el apoyo del estado no se puede hacer absolutamente nada pues estas personas no tienen los 5 sentidos la droga los domina x eso el cuento del libre desarrollo de la personalidad debe tener limites tales como comportamientos mínimos de conducta social,pues viven en la sociedad y asimismo a los alcohólicos ademas no son el mejor ejemplo para jóvenes y niños sin contar con el miedo social por sus actos por ello estoy plenamente convencido q a todas estas personas el estado o las instituciones los deben llevar si se quiere obligados a rehabilitarse pues en la calle son responsabilidad del estado hasta que se rehabiliten y a partir de entonces podrán decidir como viven ya q ni la familia es capaz de lidiar con ellos y tampoco asumen una responsabilidad,que no tiene x q sufrirla eternamente la sociedad en gral ,tampoco puede olvidarse que el interés general prima sobre el particular,y q el derecho termina donde empieza el de otro.»POR FAVOR ESTAS PERSONAS NECESITAN AYUDA Y QUIEN TOME ESA DESICION X QUE X SI MISMOS NO PUEDEN TOMAR»deben considerarse interdictos o incapaces

  5. Concuerdo contigo en muchos puntos, Jaime. Sin embargo, era necesaria la intervenci[on a fuerza y choque para dar a entender que el asistencialismo ya no era viable, y el desplazamiento (con la subsecuente presion por parte de la policia y la ciudadania) establecera para ellos como prioridad la necesidad de rehabilitacion, algo que estando en su republiqueta del crimen jamas hubieran considerado. Puede sonar excesivo, pero del letargo de las drogas no se despierta con buenas intenciones ni con esperar un milagro.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar