Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Creo que la felicidad se acerca más a descubrir que después de todo sí es posible encontrar, con todo lo que implica el proceso: conflictos, tristezas, miedos, inseguridades, desapegos, llantos, incertidumbres, hallazgos, liberaciones y esencia. Tal vez eso es lo que más quiero que mis hijos entiendan, que aprovechar la vida significa permitirle que nos transforme.

No creo que la felicidad sea algo que se tiene o no se tiene, creo más bien que es algo que uno está dispuesto a descubrir y todo comienza con el viaje hacia el interior de uno mismo.

Creo que podemos aprender de a poco y, si somos conscientes de ese aprendizaje, habremos logrado palpar el sentido de la vida.

Quiero que mis hijos entiendan que tienen todo el derecho del mundo a ser exitosos y millonarios si esto es lo que les depara la vida, porque creo que eso no es ni trascendental ni importante, creo que más bien es divertido y reconfortante, y que sin duda proporciona bienestar y satisfacción. El punto realmente importante es que no se van a gozar todo esto que les regale la vida si no son capaces de vivirlo con una actitud que diga algo así como “ok vida, aquí estoy y estoy dispuesto a que hagas en mí los cambios que necesito para ser más humano y compasivo”.

Quiero decirles que he aprendido a gozarme la vida con serenidad cuando he dejado que cada cosa tome su tiempo, que cada situación, conflictiva o no, que cada dolor, intenso o no, dure lo que tiene que durar. Y esto no significa asumir la vida con los brazos cruzados, todo lo contrario, significa estar dispuesto a aprender lo que toca aprender. Es un poco como decir, listo, tengo un trabajo desastroso y la única forma de sobrellevarlo es entender que todo esto tiene una misión en mí y estoy dispuesta a dejar que esa misión se cumpla, mas no por eso dejo de buscar un nuevo empleo. Es poner de nuestra parte para ayudarle a la vida a que haga lo que tiene que hacer.

No podré impedir que mis hijos tengan experiencias dolorosas, no podré evitarles todos los fracasos ni desasosiegos ni dolores y tendré que ser paciente y amorosa mientras ellos atraviesen esas dificultades, porque a veces la vida los llevará a viajar por mundos subterráneos, oscuros, y solo a ellos les quedará la misión de entender para qué han viajado hasta esos mundos, qué es lo que han debido aprender en nombre del amor. Cuando vean la luz, se sentirán transformados si no le han puesto resistencia a lo que les ha tocado vivir. Quiero que entiendan que la resistencia solo causa desgaste, estrés y endurece el corazón. En cambio, cuando uno se entrega a lo que la vida le trae, bueno o malo, y con todas las emociones que lo acompañan, es posible no solo descubrir nuestra esencia sino potencializarla. Si tan solo pudiéramos aceptar, seguramente tendríamos mayor capacidad para actuar acertadamente, con serenidad y paz. En parte, de esto también se trata la vida, de poder mirar las cosas de frente y nombrarlas, así nos cueste trabajo.

Quiero decirles a mis hijos que no le teman a mostrarse como son, que no se crean más ni menos que otros, porque tanto la falsa humildad como la arrogancia endurecen el alma y el corazón, impiden estar en contacto con nuestra propia humanidad, con esa parte llena de amor e inocencia. Todos estamos hechos de esto y podemos recurrir a esta esencia en cualquier momento para reencontrarnos con nosotros mismos y aceptar a los demás. Quiero contarles a mis hijos que cuando uno logra salir de estos oscuros momentos y ver el amor al otro lado, siente una gran satisfacción, un gran alivio y fortaleza interior.

Quiero que ellos descubran que la fuerza no está en la imposición ni en la agresividad, menos en la superficialidad y en el poder temporal, la verdadera fuerza está en lo más profundo de nosotros, en ese espacio donde sabemos que somos capaces de intentar amar y perdonar, que es esto lo que nos permite andar seguros en la vida, porque cuando nos llenamos de rabia y rencores, somos infinitamente vulnerables, todo lo que nos produce esas dos emociones nos posee. Le entregamos a esas personas o situaciones que nos generan malestar el poder sobre nosotros mismos, nos hacemos totalmente débiles.

Quiero que sepan que son libres de preguntarse por lo desconocido, de atreverse a caminar por tierras movedizas, que no le teman a dejar su seguridad para ensayar algo nuevo cuantas veces quieran. Sí, quiero que entiendan que todas sus preguntas son válidas, que todas sus búsquedas tienen sentido y que las verdaderas respuestas serán las que ellos poco a poco encuentren en el camino. Quisiera poder ser una madre que deje lecciones de vida, pero que no por ello les impida encontrar las propias. No puedo recorrer por ellos sus caminos, no puedo adelantarme y limpiarles al recorrido. Solo puedo estar ahí y dejar un rastro como ejemplo.

(Visited 5.610 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Después de escribir por más de 20 años en revistas, periódicos y páginas web sobre lo que opinaban, decían y hacían los demás, decidí dar mis propias opiniones. Ahora trabajo como periodista independiente y como profesora universitaria. Escribí el libro "Mi bipolaridad y sus maremotos" como una forma de luchar contra el estigma hacia la enfermedad mental.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Qué cansancio con Petro

    Este país está vuelto un ocho. Al fiscal el importa un pepino irse de paseo con su familia en(...)

  • Vida

    También se permite la esperanza

    La mayoría de los pronósticos sobre lo que viene para el mundo dan cuenta de un futuro desastroso en(...)

  • Vida

    Los yogures más cuerdos del planeta

    Este Cristóbal Colón no descubrió tierras desconocidas, pero sí mundos mentales y emocionales de personas que en otras circunstancias(...)

  • Sin categoría

    Duque no sabía: ¿por qué?

    La vicepresidenta escribió en un comunicado que les había contado la historia de su hermano narcotraficante a todas las(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Por: Libardo Aldana  Si algo ha enseñado la pandemia del covid-19,(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. germancho5050

    Yo quiero que mis hijos sean temerosos de Dios, que tengan.principios y valores, que asuman la.vida como una gran oportunidad para desarrollarse como profesionales o artistas o deportistas (lo que decidan) pero que siempre marquen una diferencia con el mundo, con el entorno, que sean equilibrados y sobrios en todo tiempo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar