Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Recientemente, en un colegio privado de Bogotá, unos muchachos estaban hablando sobre depresión mientras estaban fuera de clase, no era una conversación académica, y una de las mujeres que estaba ahí comentó que quienes la padecen son débiles, sin fortaleza y no cuentan con apoyo ni familias estables.

Varios de sus compañeros quisieron explicarle que eso no es cierto, que la depresión es una enfermedad y se produce, entre otras causas, por un desbalance químico en el cerebro y que por eso las personas deprimidas toman medicamentos y asisten a terapia con un especialista, pero la muchacha no aceptó esta información y se mantuvo en lo que ella llamó su posición. Alguien le comentó que no era cuestión de posiciones sino de entender y otra más le reclamó no saber de qué estaba hablando porque no se imaginaba lo que era querer suicidarse.

La discusión llegó al punto en que varias niñas lloraron y otros muchachos se pusieron furiosos. Algunas de las estudiantes habían pasado por depresiones y varios de los hombres tenían familiares que la habían padecido o la están atravesando. Al final nadie convenció a nadie, pero sí quedaron heridas profundas.

Traigo a colación esta historia porque creo realmente que los colegios deberían tomarse muy en serio la salud mental de sus estudiantes. Con cifras como las de este país en el que, según la Encuesta Nacional de Salud de 2015 publicadas por este diario, el 6,6 por ciento de los adolescentes ha tenido ideas suicidas y un 37,6 por ciento de ellos intentan quitarse la vida, el tema no es poca cosa. Según la información de El Tiempo, “en estas edades factores como la depresión, los trastornos alimentarios, la ansiedad y el consumo de sustancias psicoactivas se asocian con el fenómeno”, y agrega: “Los investigadores concluyeron que, aunque entre las adolescentes se registran más intentos de suicidio, los hombres los consuman más”.

Creo que estas estadísticas no pueden pasar inadvertidas en los colegios y tampoco pueden reducirse a números, es muy importante ponerles rostro y para ello es fundamental la empatía por parte de los demás estudiantes.

Creo que los colegios deben tomar el toro por los cuernos y llevar a expertos que les expliquen a los muchachos qué es una depresión y cómo acompañar a quienes las atraviesan, sin juicios y con solidaridad. Ya la adolescencia puede ser bastante complicada para muchos como para agregarle, además del miedo al rechazo y la necesidad de pertenecer a un grupo, el hecho de ser señalado por otros por tener una enfermedad que les quita la esperanza y les niega la posibilidad de soñar.

Estoy segura de que todos los adolescentes que se han deprimido han querido salir de ese infierno, de esa visión negra y oscura de la vida por la cual se aíslan, se vuelven irritables, no se hayan a sí mismos y piensan que son lo peor, que no valen ni un céntimo. Como si fuera poco, no le encuentran sentido a la vida, todo por un desbalance químico del cerebro de acuerdo con las investigaciones. Y ninguno, ninguno de estos síntomas mejora con tan solo un abrazo o la fuerza de voluntad del joven, sí, es fundamental el apoyo familiar para salir del túnel, pero la consulta médica y el tratamiento son indispensables.

El estigma sobre las enfermedades mentales es muy fuerte, por fortuna cada vez se habla más del tema. La conversación que relaté al principio es una señal de que los jóvenes así lo hacen y de que muchos, infortunadamente, han estado más cerca de ellas de lo que todos quisiéramos, y no todos los niños y adolescentes deprimidos provienen de familias disfuncionales ni están solos y abandonados, muchos de ellos se han ganado la rifa familiar con la genética, pero todos, por igual necesitan que les pongamos a su alcance todas las herramientas que ofrecen los profesionales de hoy.

(Visited 733 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Después de escribir por más de 20 años en revistas, periódicos y páginas web sobre lo que opinaban, decían y hacían los demás, decidí dar mis propias opiniones. Ahora trabajo como periodista independiente y como profesora universitaria. Escribí el libro "Mi bipolaridad y sus maremotos" como una forma de luchar contra el estigma hacia la enfermedad mental.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No me identifico en absoluto ni con la cultura ni con(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. De seguro ese toro hay que agarrarlo de los cuernos, pero a la vez es importante hacerlo de manera correcta. El relato de la conversacion informal es a lo que me refiero. La depresion es un tema complicado, y con cuadro clinico a la vez que psicologico. Cuando gente con experiencia directa acerca del problema, y/o aquellos que se sienten estudiados por haber leido acerca del tema, y porque no, otros que piensan que saben porque alguien se los dijo, o porque esa es la posicion de su iglesia entran a discutir, pocas veces termina bien. Estas discusiones basadas en opiniones sin fundamento real pueden causar mas daño que bien.

    Si es importante que este dialogo suceda, y que los colegios lo asuman como parte de su funcion, pero la discusion debe ser moderada por alguien con verdadero conocimiento y entrenamiento en el area. Un psiquiatra, o psicologo, que no este basando su posicion en opinion personal, u opinion adoptada de otros sin fundamento. Y no hay que olvidar que aun es un tema que los expertos estudian, y no se ha escrito la ultima palabra.

    Gracias por tan buen articulo, Doña Cata!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar