Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La primera vez que vi el hashtag #YoTambién pensé con alivio que yo era una de las mujeres que tenía la fortuna de no haber sido abusada ni acosada; sin embargo, después de leer los testimonios de tantas empecé a pensar en ese miedo que sentía cuando niña de salir a la calle sola, ese miedo a ser agredida por el simple hecho de ser mujer. Tal vez entonces no entendía realmente el alcance de lo que podía ser esa agresión, pero entendía que estaba relacionada con mi cuerpo. Crecí con la angustia de que podría ser víctima de un hombre en cualquier momento.

Recordé también cómo intentaba cambiarme de acera cada vez que veía a un grupo de muchachos reunidos para evitar que me dijeran cosas que no me gustaba escuchar, cosas que por mi edad tal vez no descifraba del todo, pero que entendía como palabras que llegaban a mis oídos por el simple hecho de haber nacido niña y no niño.

Aprendí que debía evitar desplazarme sola, evitar llevar la falda del uniforme del colegio muy alta, quedarme callada, tal vez bajar la cabeza y acelerar el paso cuando pasaba por una construcción donde había muchos hombres.

A una amiga, cuando teníamos 10 u 11 años, mientras esperábamos cruzar la calle, un hombre pasó y le mandó la mano a sus genitales. Cuando teníamos 13 años, un hombre se sentó al lado de otra de mis amigas en un cine y empezó a masturbarse. La reacción de nosotras fue cambiarnos de fila y seguir viendo la película. Sin denunciar, sin pedir ayudar, porque habíamos aprendido, sin que nadie nos lo dijera, con la simple lectura de la sociedad, que no valía la pena intentarlo, que lo mejor era hacer como si nada y continuar. A los 15 años, mientras me subía a un bus turístico, el chofer me cogió la cola. No dije nada, claro, como lo había aprendido de la manera en que se aprenden aquellos comportamientos sociales que se enseñan sin palabras.

Cuando crecí empecé a conocer mujeres a quienes sí les habían pasado esas cosas que había intuido en mi infancia, y les había pasado sin andar caminando solas por ahí, habían sido abusadas por sus padres o violadas por conocidos en sus propias casas.

Muchas de ellas han crecido con esas imágenes dándoles vuelta en sus cabezas, en silencio, y con el alma adolorida. Algunas han buscado ayuda psicológica, otras sencillamente han intentado pasar la página a su manera y han dejado que la violencia y la agresión se queden en secreto. Las pocas que intentaron denunciar haber sido violadas a los 20 o los 30 años, desistieron al primer intento, por el terror de las preguntas, porque no soportaron que las indagaran esperando confirmar que ellas habían propiciado la violencia.

Sin querer comparar mi infancia con el horror que estas mujeres han sufrido, sí puedo decir que muchas hemos sido víctimas de esos hombres que creen que tienen derecho a mirar nuestros cuerpos como si les pertenecieran porque sí, que creen que pueden decirnos lo que les vengan en gana sin que nosotras tengamos derecho a reaccionar, tan solo esperando que aguantemos porque eso es parte de ser mujer.

No, no lo es, y admiro profundamente a cada una de las que ha salido valientemente a contar su historia, a todas aquellas que han aportado para decirle al mundo que esto no debe pasar y que nosotras tenemos derecho a hablar, a denunciar y que el abuso y las agresiones sexuales no son hechos a los que debemos acostumbrarnos porque no son naturalmente parte de ser mujer.

Por eso son tan importantes los testimonios que han salido a la luz, porque con ellos muchas hemos descubierto que sin ser conscientes de ello también hemos sido víctimas de una realidad silenciosa que interiorizamos desde niñas y que solo ahora adultas podemos volver palabra para poderla transformar.

(Visited 2.884 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Después de escribir por más de 20 años en revistas, periódicos y páginas web sobre lo que opinaban, decían y hacían los demás, decidí dar mis propias opiniones. Ahora trabajo como periodista independiente y como profesora universitaria. Escribí el libro "Mi bipolaridad y sus maremotos" como una forma de luchar contra el estigma hacia la enfermedad mental.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    "Pegarle a la pareja está bien"

    Dos de cada 10 colombianos aprueban la agresión física a la pareja, sea hombre o mujer, según el resultado del(...)

  • Colombia

    Con razón sube Petro

    No me gusta Gustavo Petro. No comparto sus ideas y considero que tiene más aires dictatoriales que democráticos, pero entiendo(...)

  • Opinión

    Lo que sí dijo Claudia Morales

    Los periodistas no supimos qué hacer con la columna de Claudia Morales más allá de seguir las especulaciones en las(...)

  • Opinión

    ¡Ah, claro! Ahora sí confiesa que es gay

    ¡Qué oportuna la confesión del protagonista de House of Cards! Contarle el mundo que es homosexual justo cuando otro actor(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Cata…para que una mujer llegue a un cargo importante publico o privado
    en Colombia,pasa por acoso sexual. Si o SI.
    Las que estan arriba, se van a acordar igual que usted en su infancia con su articulo de hoy…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar