Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
IMG_20160329_171928

Samandira, Turquía. Foto: @AndresGutierez

“En el mundo musulmán no hay sanitarios”. Eso fue lo primero que pensé cuando pedí el baño prestado y me encontré con una “letrina de porcelana”, unas chanclas azules y una jarrita con agua. Nunca en mi vida había visto algo parecido, pero afortunadamente, mis apuros eran fáciles de resolver hasta averiguar cómo funcionaba.

Cuando embarcaba a Estambul, Turquía, hacía tan solo dos días una mujer había explotado en un centro comercial y con ella se había llevado la vida de otras cinco personas. Ya en el avión, venía con miedo pues solo veía rostros con rasgos árabes y por mi cabeza se pasó la idea de que en cualquier momento desviaríamos a alguna ciudad europea y que al día siguiente entrevistarían a mis papás en Colombia y me harían un homenaje por redes sociales ¡Qué atrevida es la ignorancia! ¿Qué pensarían ellos al saber que iba un colombiano en el avión?

Estando en el otro lado del planeta, me di cuenta que no solo estaba lejos de mi país, sino lejos de como siempre había creído que debía ser el mundo. Lo más difícil de sortear en la calles, aparte de los imaginarios con los que había crecido acerca de la cultura islámica, fue la comunicación; nadie hablaba inglés y mucho menos español. La única opción que me quedó fue hacer maromas y mímicas para hacerme entender y llegar hasta la casa de un grupo de estudiantes que previamente me habían ofrecido hospedaje. Aunque debo confesar que por mi cabeza siempre rondó la desconfianza y el recelo que nos persigue a los que fuimos criados en países inseguros, violentos y desiguales, donde siempre estamos preparados porque no sabemos cuándo puede llegarnos una puñalada por la espalda.

En Turquía, me mataron los prejuicios. Ishak, Yusuf y Kadir, los tres de origen turco, me saludaron con un beso en cada mejilla y con un abrazo. “Merhaba baskan” , decían de brazos abiertos y sonriendo, mientras mi moral viajaba 20 años atrás cuando me enseñaron que a los niños solo se les saludaba con un apretón de manos y a las niñas, con un beso en la mejilla. Sin embargo, su saludo no tenía otra explicación más allá de una tradición turca, parecida a la que hay en Argentina, Italia y en algunos países árabes.

Antes de entrar a su casa, un apartamento de tres cuartos ubicado en la parte asiática de Estambul, me pidieron que dejara mis zapatos en la entrada de la casa. El piso estaba entapetado y en el ambiente flotaba un leve olor a esencias de frutas y tabaco, parecidas a las que se usan para fumar narguile (una pipa árabe). No tienen mesa comedor y cuando desayunan, almuerzan o cenan lo hacen sobre una tela parecida a la que nosotros usamos para los pícnics. Así es, ellos comen literalmente en el piso, y no es porque no tengan dinero para comprar un comedor, simplemente esa es su tradición y para mí, un montañero sudamericano, me parecía la cosa más bonita del mundo.

IMG_20160327_135623

Desayuno turco. Poto: @AndresGutierez

A pesar de las diferencias culturales, todo parecía fluir hasta cuando me tocó ir al baño. Según me explicaron, ese era un tipo de sanitario tradicional, que a mi parecer era una letrina de porcelana, acompañada de una jarrita con agua para lavarse la partes íntimas y unas chancletas azules (públicas) para no mojarse los pies. Tanto hombres como mujeres hacen sus necesidades sentados y eso también implicaba que yo debía acurrucarme para orinar. Sin embargo, debo confesar que mi “machismo occidental” no me dejo agacharme para orinar y la primera vez lo hice de pie. Cuando terminé, entendí por qué era más conveniente agacharse.

Con el paso de los días, esa moral y machismo que nunca quise reconocer en mi país me tomó de nuevo por sorpresa en las calles de Estambul. Ahora resultaba que los hombres, además de saludarse de beso en la mejilla y orinar sentados, andaban cogidos de brazo, o “de gancho” como diríamos en Colombia. Entonces pensé: ¿Será que ellos no saben que eso es cosa de gais? ¿O será que nosotros no sabemos que eso es cosa de amigos que se consideran como hermanos? Tal vez todo eso que creemos saber no es más que un simple arrume de prejuicios que no nos dejan ver y entender cómo se vive en la otra orilla del mundo.

Turquía es quizá el país musulmán más liberal en muchos sentidos. Claro, no estoy diciendo que sea el paraíso de los derechos humanos, pero la gran mayoría de su gente es amable, fraternal, respetuosa y orgullosa de sus costumbres. El terrorismo no tiene nada que ver con sus principios, así como el nazismo no tenía nada que ver con el cristianismo. Las personas que siguen el Islam como filosofía de vida viven entregadas a su religión: rezan cinco veces al día, en una mezquita, desde la casa o desde su trabajo, pero siempre en dirección a la Meca. Un gran porcentaje de las mujeres se cubre la cara y el cabello. Aunque esto es una elección y no una obligación; hay mujeres que no lo usan y también son musulmanas.

Fueron exactamente siete días en los que me di cuenta que una vida quizá no sea suficiente para comprender lo que significa la espiritualidad de una persona y menos lo que significa para los 1.200 millones de musulmanes que comparten con nosotros el planeta. Cuando me monté en el avión para salir de Turquía, sentí que había vivido engañado. El mundo no debería ser como a uno se lo pintan, sino como uno se lo vive. Estambul está lejos del imaginario que tenemos de las ciudades musulmanas pobres, atrasadas, inseguras y con muchas necesidades. Incluso, me arriesgaría a afirmar que le lleva años a las principales ciudades de Latinoamérica en seguridad, infraestructura, transporte, e inclusión social y económica.

Por: Andrés Gutiérrez
Il-Belt Valletta, Malta. Abril 2016
Twitter: Twitter.com/AndresGutierez
Facebook: Facebook.com/AndresGutierezR
Instagram: Instagram.com/AndresGutierez

(Visited 5.047 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y viajero. Actualmente vive en Río de Janeiro, Brasil. Trabaja como redactor y editor para agencias de publicidad y marketing de contenido. Twitter/Instagram: @andresgutierez

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

En el primer paso de la predicción, el campeón debería salir de los cuatro(...)

3

La luz de servicio del motor es un testigo que alerta cuando(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. colombia_educada

    Jose Fernando, para tu informacion, la mayoria de musulmanes todavia comen con la mano, llevo 9 anios viviendo en un pais musulman. Que nos llevan anios Luz, tampoco. Los estadounidenses verdaderos son mas incluyentes que los arabes, aqui en medio oriente se discrimina por religion.

  2. josefernando256010

    Por supuesto que nos llevan años luz en todo, sobre todo en decencia e inclusión. Nos creemos superiores a ellos y resulta que no les llegamos a los tobillos. Cuando los cristianos europeos llegaron a Constantinopla para la primera cruzada, miraban por encima del hombro a los griegos, cuando ellos, los europeos, no tenían dientes, nonsabian leer, comían con la mano y con todo y ello se sentían superiores. Así es la vida.

  3. nancy202476

    Te falta mucho por conocer mi querido amigo. Y pensar que los paises musulmanes son pobres y atrasados es pura ignorancia. En cuanto al baño, deberia ser una costumbre adoptada por todos los hombres por respeto a las mujeres, muchos hombres en Europa se sientan en el sanitario para orinar.

  4. Muy bien por entender que el machismo es creado para agrandar problematicas, perdona pero como vivio cerca de donde nos dan a conocer las ultimas noticias del oriente, te digo que la cultura es una cosa y el tema de religion otra, dos temas a saber distinguir y asi se vive bien y sin criticar porque se tiene dinero o no, Colombia es tierra para dar ejemplo a muchos paises del mundo, llamase antiguo o nuevo continente.

  5. colombia_educada

    Andres, hay varias impresiciones en su articulo. Turquia no queda aun en el otro lado del planeta, referenciado con colombia. Las impresiones suyas son solo todavia las de un turista que vivio siete dias de deslumbramiento al conocer un nuevo mundo. No es cierto que en Colombia se crea que los paises musulmanes son pobres y atrazados. Recuerda que ya sabemos de Dubai, Qatar, Arabia Saudita, Kuwait, etc. Yo he vivido nueve anios en el otro lado del planeta (lejano oriente, no en medio oriente donde esta Turquia) en un pais musulman. No todo es tan emocionante como tu crees, hay que vivirlo, pero por largo tiempo, en vacaciones todo es perfecto.

  6. excelente artículo, vivi y trabaje en el Medio Oriente y si, es muy diferente a lo que uno se imagina, la gente es muy hospitalaria, atenta, muy espiritual. es el fanatismo de algunos lo que ha cambiado la verdadera esencia del Islam ante el mundo, mientras viví alla fui tratado con mucho respeto.

  7. oscar676647

    De turista el mundo es mejor, seguro que de viaje una semana hasta gaza es un bonito lugar. Ahora intente quedarse a vivir allá, intente conseguir trabajo, intente ver que le dicen si usted le comenta que eres gay o que eres ateo (aunque no sea verdad, solo por probar) o diles que no estás de acuerdo con obligar a niñas menores de edad a casarse en contra de su voluntad. El como vistan o como caguen es un tema menor, a mi me interesa que esta gente respete los derechos humanos, que respete a los gays, a los ateos, a los católicos, a las mujeres, de los niños.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar