Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mi conexión con el rugby ha sido y es todo un misterio. Nadie en mi familia lo ha jugado o me ha animado a practicarlo, nadie me ha invitado a ir a un estadio y tampoco tuve el ejemplo cercano de alguien que, entre una amplia gana de oferta televisiva, eligiera ver este deporte por encima de las demás opciones. Recuerdo como una bendición, una mezcla de placer y de libertad adolescentes, una de esas pocas tardes de sábado en las que estaba solo en casa y con el mando de la televisión entre mis manos. Comencé a hacer zapping, hasta que di con un partido de rugby memorable: la histórica final del Torneo de las Cinco Naciones en Edimburgo, que enfrentó por primera vez a Inglaterra y Escocia, los pioneros de este deporte. rugbymele

Todavía recuerdo la impresión que me dieron esos verdaderos gladiadores que se comportaban con auténticos caballeros. Admirable la potencia, la unidad, el compromiso, el espíritu de sacrificio y de colaboración por encima de cualquier mezquino ego. Impresionante también comprobar que se puede dar todo en la cancha, poner en juego toda la fortaleza física sin ser violentos, cosa que es favorecida por la obligación pasar el balón siempre hacia atrás. El fútbol americano no tiene esta restricción y sí es inevitablemente violento, hasta el punto de que los jugadores necesitan todo tipo de protecciones en su cuerpo. ¿Se imaginan qué tipo de cultura creamos en una empresa –y en una sociedad- cuando los trabajadores deben asistir a ella con todo tipo de protecciones para no salir lesionados cada día? Los juegos delatan a sus pueblos.

Cuando he ayudado a algunas empresas en sus desafíos estratégicos y en los retos de desarrollar el talento humano, que es el corazón de la credibilidad y por tanto de la sostenibilidad de una organización, recuerdo a veces tres valores que el rugby ostenta de manera natural.

  1. El talento al servicio del equipo. En el rugby el individualismo no sirve para nada o para muy poco. Un detalle “simbólico” de este espíritu está en que, a diferencia de otros deportes, los jugadores no llevan su nombre en la camiseta; solo se observa un número, que responde a un lugar en el campo y a una función en el equipo. Quien se considera indispensable por creerse mejor que el resto, no sirve para un equipo de rugby.
  2. La importancia de saber aceptar el error. Es dramático ver en qué se convierten algunas organizaciones –y las personas, también- que penalizan el error y que ante él responden con críticas, castigos o etiquetas destructivas. Son empresas sin alma, con una identidad falsa, porque no hacen otra cosa que fomentar que la gente se ponga “máscaras”. En pocos deportes como el rugby hay una relación tan respetuosa con el error ajeno, tanto de los jugadores como de los árbitros. Nadie es mejor o peor por consumar un fallo pero sí por cómo respondemos ante él.
  3. Necesidad de desarrollar competidores integrales. En este mundo empresarial, que nos sumerge con frecuencia en entornos demasiado competitivos, a veces dudamos de que sea posible ganar respetando los valores. El rugby no enseña que la meta es la victoria pero que ésta se alcanza sin perder la dignidad, viviendo los valores de la solidaridad y de la inclusión. El rugby no deja a nadie por fuera, todos tienen un lugar, un valor, una función, ya sea deportiva o social. No importa tu aspecto físico, si eres gordo o flaco, alto o bajo, todos tienen una posición y un voto de confianza sin fisuras.rugby

El competidor integral, que veo de manera natural en los jugadores de rugby, vive la competencia como una verdadera vocación, con una confianza natural de estar en lugar correcto y con las personas adecuadas. Las empresas que logran este espíritu en sus equipos, que es mucho más que comunicar el manido slogan de “ponerse la camiseta”, logran una energía tremendamente productiva.

(Fragmento de la columna publicada en 5Días, periódico económico de Paraguay)

Pablo Álamo PhD

@pabloalamo

(Visited 58 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de la Universidad Sergio Arboleda. Coautor de 'El Fenómeno Trump' (2016). Ayudo a personas y empresas a mejorar su #liderazgo y #productividad. Talent coach. Socio Invivus Consulting.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar