Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mientras trepaba los mil ciento treinta y un escalones construidos en piedra y unidos por una mezcla de gravilla y cemento, un tenue rayo de luz ultravioleta parecía traspasar el filtro de la atmósfera terrestre esa mañana, un poco más de lo habitual; quemaba “arrechamente”, como dicen en mi tierra. Durante el largo camino, los feligreses, deportistas, turistas y curiosos, que llegan a 41.000 en Semana Santa, lo animaban a subir, como si en él se reflejaran todos los padecimientos mundanos, lastrados hacia la cima del cerro, para atafagar al Señor Caído de Monserrate. No asciende descalzo, como muchos; ni de rodillas, como unos pocos; Dorian escala el cerro con sus dos brazos, las únicas extremidades de su cuerpo.

Años atrás, justo el 17 de mayo del año 2011, Bogotá estaba inundada. El fenómeno de la Niña había devastado árboles y anegado barrios enteros; se calcula que 17.366 hogares fueron afectados ese año en Bosa y Kennedy. Pero en el centro de la ciudad la situación era dramática. El invierno destruyó los cambuches del Bronx, en donde los jíbaros dejaban pasar la noche, por 500 pesos, a los consumidores más frecuentes. Esa noche la denominada ‘L’ se había convertido en una marranera, mucho más asquerosa que la de su infancia, en donde Dorian cargaba palanganas de lavaza para alimentar los cerdos, a las afueras de Barrancabermeja.

Tiritando de frío bajo el diluvio, junto a la ventanilla de gancho “mosco”, el expendio de busuco ya legendario del sector, Dorian sintió el dolor más agudo de su vida; “uffff, era muy verraco, mano; sentía uno como si tuviera metida en las piernas una candela, un cosa insoportable”. Sus gritos de dolor se ahogaban en medio del aguacero y el eco sórdido de los jíbaros, en la subasta nocturna más grande del país, de todo tipo de sustancias sicoactivas: “la cuscua, la muscua, el maduro, le tengo la mejor, mono”.

Cuando despertó, horas después, en el viejo Hospital Santa Clara, a donde van a parar algunos de los habitantes de la calle con sus dolencias, solo existía un pensamiento; “le dije al doctor: ‘tenga piedad de mí, no aguanto más, córteme las piernas’ ”. La tortura tenía origen en las múltiples erupciones cutáneas pruriginosas, que posteriormente se convirtieron en pápulas eritematosas en las piernas y los glúteos. Tenían ya después de meses sin tratamiento un olor fétido y un dolor insoportable. “En ese momento le pedí a Dios que si no moría, me treparía, quedara como quedara, hasta el santuario, y le pagaría la penitencia todas las semanas sin falta”

Desde el año 2013, Dorian sube casi a diario al santuario, apoyado siempre de su esposa, a quien conoció en pleno proceso de rehabilitación, después de la cirugía de sus piernas y por quien, según él, dejó definitivamente el basuco. “De lo que más me impactó subiendo, un muchacho muy joven que me dijo que se iba a suicidar y que al verme recapacitó. Usted viera cómo lloraba”.

Ya pocos preguntan en Monserrate por los 16 millones de años, según los estudios geomorfológicos que tiene de antiguo el cerro, ni por su santuario ubicado a 3.152 metros de altura, formado años después del Zybyn de Bacatá, territorio de suma importancia para los muiscas, sus antiguos pobladores. Todos los que ascienden quieren conocer la leyenda de aquel hombre que escala, únicamente con sus manos, el cerro y asombrarse de su entusiasmo, con su sonrisa que cautiva y asombra. Imagínense qué pasaría si lo vieran practicando su verdadera pasión: el motocross.

El rugido de los motores se compagina con una nube de polvo y barro que encumbra el dramatismo de este deporte, en donde la adrenalina se mezcla en el torso, con la incesante vibración de la maquinaria; “te sientes poderoso”, dice Dorian, que deja escapar una sonrisa emocionada que ilumina su rostro, como si dibujara en la mirada una pirueta en la rampa más arriesgada.

Dorian llegó a las motos por una varada de urgencia en la avenida Primero de Mayo, en el sur de Bogotá. Una confabulación del destino lo llevó al taller de Dixon, un experto mecánico y campeón motocrosista que se sorprendió por la pasión con la que este hombre sin piernas manejaba con destreza una pequeña biwis de tres ruedas, con motor de dos tiempos, para movilizarse en la ciudad y llevar los libros recomendados a sus habituales clientes.

“Dixon es mi parcerito, me enseñó a montar y me regaló mi primera moto de entrenamiento”. Ahora la meta de Dorian es competir. Sus ciclos de entrenamiento son cada vez más intensos, dedica horas a perfeccionar las acrobacias, a dominar las curvas y a moverse con maestría entre el barro y los obstáculos de la pista, no tan intrincados como los de la vida, que le quitaron las piernas pero le enseñaron a escalar su destino, con algo mucho más portentoso: su corazón.

(Visited 783 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Cucuteño de nacimiento, bogotano por herencia. Periodista y presentador de citynoticias. Esposo de Monica y padre de Amada y Samuel. Enamorado de la ciudad. Soy más que vencedor. Me gusta hacer el bien, sin mirar a quién.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    #TBT U.Libre

    Ayer fue jueves de recuerdos y mis pensamientos navegaron al instante en que conocí el terciopelo. Para un niño que(...)

  • Bogotá

    Los apellidos tradicionales de los bogotanos…

      Samuel recuerda el perfume inconfundible de la vainilla mezclada sobre el olor a humedad, con unos toques herbáceos(...)

  • Bogotá

    El penitente más famoso de Bogotá

    Mientras trepaba los mil ciento treinta y un escalones construidos en piedra y unidos por una mezcla de gravilla(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Hay muchas maneras de crecer tu negocio. Probablemente encuentres una industria(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar