Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ayer fue jueves de recuerdos y mis pensamientos navegaron al instante en que conocí el terciopelo. Para un niño que revoloteaba velozmente en ropa interior, con una toalla azul, amarrada al cogote, en la terraza de la vieja casona materna; esa poderosa mezcla de tersura, sutileza y sedosidad en un solo pedazo de paño;  abrió un umbral de sensaciones alucinantes, que aún hoy rondan por mi cabeza, sin evitar sacarme una sonrisa.

Ese mismo día, mi madre se graduaba de abogada. Recuerdo que ya tarde en la noche, arrullado por las ‘Brisas del Pamplonita’, y después de inagotables tangos, pasodobles y pasillos, entonados con fogosidad por los invitados,  me arrimé al regazo de mi madre. Estaba orgulloso de ella y conmovido con el rostro vibrante del ‘nono’ Libardo, que a pesar de cursar varias carreras, no concluyó ninguna. Su consuelo inocultable se consignaba en su hija mayor, la primera profesional de la familia.

Grado de abogada de mi mamá. Foto: Archivo familiar.

Grado de abogada de mi mamá. Foto: Archivo familiar.

 

Mi mejilla se inclinó al paño negro de Mamá, para que mi rostro disfrutara una comparsa de emociones que redoblaban como tambores  en mi corazón de niño; nunca dormí tan feliz. Ya comprendía a mi manera  el valor del esfuerzo de aquella mujer, madre soltera, que trabajaba de día y estudiaba en la noche para concluir con un postulado In ius vocatio, el llamado a la justicia.

Y es que en las grandes disertaciones y tertulias de mi abuelo, con diplomáticos, periodistas, filósofos, académicos, y políticos de la vieja escuela, ella escuchaba una frase que retumbaba, un par de años después,  al retintín de la máquina de escribir donde despachaba como auxiliar de secretaria apenas con su mayoría de edad: “Ciencia es la Fuente de Libertad” el lema de la Universidad Libre de Colombia.

Así que no puedo dejar pasar que el 23 de abril de 1912, cuando La Universidad Republicana (Universidad Libre posteriormente) constituyó la sociedad jurídica en la notaría tercera del circuito de Bogotá, luego reformada con un objeto social mucho más amplio (Instituto Nacional de Educación y de Instrucción Superior y Profesional), nació un centro eminentemente popular al cual tuvieron acceso las clases sociales sin recursos económicos.

Y no es mentira. Como mi madre, miles de estudiantes (hoy en día 37 mil en todo el país)  se han favorecido de becas, beneficios significativos en matriculas y apoyo para el desarrollo del deporte, entre otros estímulos.  La mayoría de unilibristas, como en el principio, son de clase obrera, trabajadora, que con mucho sacrificio (estudiando y trabajando al mismo tiempo) logran encaminar su vida profesional.

Y es que me conmueve hablar de la Universidad Libre, pues como Universidad Republicana fue instituida símbolo de la paz. Cabe recordar que el 21 de noviembre de 1902 el General gobiernista Víctor M. Salazar, el General Alfredo Vásquez Cobo, el Doctor Eusebio A. Morales, el General Lucas Caballero y  el ideólogo y gestor de la Universidad, General Benjamín Herrera; firmaron el tratado de paz de Wisconsin para terminar el más terrible conflicto del que se  tuviera memoria hasta ese entonces: la guerra de los mil días, en donde murieron más de 200 mil personas de bando y bando.

De allí surgió la frase más noble de la post guerra: “Iremos no al campamento sino a las universidades”.  El General Herrera planteaba la batalla de las ideas por encima de las armas: “no vamos a fundar una cátedra liberal, sino una amplísima aula en que se agiten con noble libertad, los temas científicos y los principios filosóficos aceptados por la moderna civilización”

El mismo Jorge Eliécer Gaitán, célebre caudillo liberal asesinado el 9 de abril de 1948, quien fuera uno de sus más notables rectores atinó a proclamar años postreros a la futura cátedra; “parece que al fin el ideal por tanto tiempo acariciado, de tener una Universidad sobre bases científicas, y al abrigo de las ideas hoy proscritas de los establecimientos oficiales, hallará su culminación en la realidad”.

Este #TBT lo dedico a la universidad en la que jamás estudié, pero que generó mi primera inquietud por el conocimiento. Y , por supuesto, a sus postulados que hoy reposan en los hombros de Jorge Alarcón Niño, un recio cucuteño que cumple ya tres años en la presidencia de la Universidad y de quien me consta es un apasionado unilibrista que, sin importar los vientos contrarios, está dando la batalla titánica por la modernización institucional.

También destaco a su rector Fernando Dejanón, científico  consagrado y a Jorge Gaviria Liévano, un hombre de paz. También a Floro Hermes Gómez, un agudo crítico de la vida nacional. Ellos lograron y ya revalidaron la acreditación institucional, reto que pocas universidades han logrado. Y resalto, de igual forma, la magnífica infraestructura  de la nueva sede en Cali. Y la que será, sin duda alguna, la mejor sede de postgrados en Bogotá, próxima a construirse.

Son 97 años promoviendo la ética, la ciencia, la libertad,  la bondad,  la honradez,  la puntualidad, el cumplimiento y el respeto por la diferencia. Valores practicados por hombres como Benjamín Herrera, Rafael Uribe Uribe, Jorge Eliecer Gaitán, Enrique Olaya Herrera, Belisario Ruiz, Arnulfo Briceño, entre muchos otros ilustres Unilibristas.

 

Que sean muchos años más…

(Visited 1.386 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Nuestra amada Bogotá tiene muchas historias, narradas en cada calle, de los más de 2.280 barrios de la ciudad. Allí se encierra la esencia de lo que somos, pues en cada vecino hay un libro fantástico, que aún, no se ha escrito.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    #TBT U.Libre

    Ayer fue jueves de recuerdos y mis pensamientos navegaron al instante en que conocí el terciopelo. Para un niño que(...)

  • Bogotá

    Los apellidos tradicionales de los bogotanos…

      Samuel recuerda el perfume inconfundible de la vainilla mezclada sobre el olor a humedad, con unos toques herbáceos(...)

  • Bogotá

    El penitente más famoso de Bogotá

    Mientras trepaba los mil ciento treinta y un escalones construidos en piedra y unidos por una mezcla de gravilla(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Colombia viajará por todo el país durante la primera fase de la(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar