Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En un país como estos, los de abajo y el medio son unos huérfanos desde su nacimiento. Unos desamparados que agarrados a las raíces del tiempo intentan ascender y alcanzar sus sueños, pero que para conseguir algún tipo de logro, primero tienen que ver sus manos sangrar y sus pies hinchados de tanto caminar senderos pedregosos. En este sentido, entre esos huérfanos, solo los mejores, aquellos con un alto nivel de fuerza de trabajo, talento y perseverancia ganarán un lugar al lado de aquellos a los que siempre los ha acompañado su estrella.

Una de las tantas dificultades que genera el elitismo en Colombia es que hace difícil que la clase social baja o media consiga resultados a corto tiempo o que logre en algún momento de su vida transformar su existencia. Solo aquellos que hacen parte de la oligarquía o las familias adineradas obtienen resultados rápidos y seguros, aunque sus cualidades en cualquier profesión no sean superiores a las de la clase baja o media.

En este sentido, a los de clase alta cualquier puerta se les abre por el simple hecho de un apellido, dinero o clase social. Esto se da porque el imaginario colectivo en este país, tanto de los ricos como de los pobres, es que los que pertenecen a la clase alta son mejores, así que los hacemos merecedores de todo. Es como si tener dinero significara poseer títulos de nobleza, como si así se lavaran las imposibilidades en todos los campos y, entonces, se adquirieran cualidades, aptitudes y capacidades al tener una cuenta bancaria y un apellido.

Estados Unidos, con su idea de permitir que sin importar las condiciones económicas las personas por sus talentos tienen derecho a triunfar, nos ha hecho pensar a América entera que existe la posibilidad de que ese sueño americano pueda ser para todos. Sin embargo, la realidad es que como indígenas, negros y mestizos nos asumimos menos bellos, inteligentes y valiosos, así que solo le tendemos la alfombra roja a esos que cumplen con el estereotipo de belleza anglosajón o a los que dicen tener alguna nacionalidad europea o la estadounidense.

Aunque como cultura no seamos conscientes de esto, que nuestros imaginarios han sido colonizados; y hasta que no nos descolonicemos, hasta que no comprendamos que nuestras raíces y culturas ancestrales son igual de valiosas que las de aquellos que llegaron a estos territorios hace quinientos años, no podremos nombrarnos como iguales, ni mirarlos a los ojos y decirles a las culturas  imperialistas que valoramos lo que fuimos y lo que aún queda de nosotros.

Para esto debemos descreer de la historia escrita por la mirada Europea en la que niegan que en estos territorios hubo unas grandes civilizaciones y que, sobre todo, ha desvalorizado la cosmovisión de estos pueblos, ya que como no eran “racionales” y no tenían una construcción lineal y “evolutiva” de cada aspecto de la cultura, los consideraron como pueblos exóticos, con raras costumbres y en los que sus habitantes no poseían alma y se acercaban más a los animales.

En este sentido, hasta que no comprendamos como humanidad que en la diferencia está el valor de lo que somos, y que esa posibilidad nos hace infinitamente valiosos como seres pensantes y emocionales, no podremos sentirnos orgullosos en aquello en que nos convertimos en ese mestizaje y lo que fuimos como pueblos originarios de estas tierras ricas en costumbres, creencias, ciencia y arte.

Así las cosas, no se trata simplemente de culpar a la clase alta sino de reflexionar como sociedad sobre cuáles son nuestras creencias. Es decir, ¿tratamos igual a una persona pobre que a una con dinero? ¿tratamos igual a una persona indígena o afro que a una persona anglosajona? ¿cuál es el imaginario que tenemos frente a lo bueno y lo bello? ¿es más valioso el que tiene dinero que el que se ha cultivado como ser humano y tiene diversos conocimientos, pero no posee riquezas? ¿realmente el dinero nos hace más valiosos?  ¿existen culturas superiores?

Es hora de que empecemos a descolonizarnos como pueblo y descreamos que todo aquello que nos han vendido como bueno y bello es la única posibilidad de nombrar el mundo.

(Visited 66 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritora y poeta Colombiana. Estudia en la Universidad de Salamanca maestría de Escritura Creativa en Español. Especialista de Creación Narrativa de la Universidad Central. Licenciada en Humanidades y Lengua Castellana de la Universidad Distrital. Egresada del Diplomado de Escritores de la Universidad Central (TEUC) (2006) gracias a una beca. Experiencia como directora y editora de la revista literaria Gavia de la Universidad Distrital, la cual fundó en el año 2005. Ha publicado su obra en revistas universitarias. Ganó el concurso de cuento (2006) de Estímulos a la Creación Artística (Kennedy) con el libro Parajes inesperados. Publicó el cuento Un desconocido en la antología de cuento Cenizas en el andén (2009). Ganó el segundo puesto en el II Concurso Nacional de cuento El Túnel (2011) con el texto A la deriva. El poema La danza de las moscas fue publicado en la antología del taller de poesía del Colegio Gimnasio Moderno (2012). Quedó entre los finalistas en el Concurso Nacional de Cuento La Cueva con el texto Mañana será otro día. Publicó Somos náufragos (2013). Algunos de sus textos literarios han sido publicados por El espectador (Colombia) y el periódico Co latino (Salvador). Publicó poemas en la Revista Datura del Salvador (2014) y en la antología poética latinoamericana del Salvador (2015) y en la Antología Lo que mora cerca del origen, XXI Encuentro Internacional de poesía Cereté (2015), Co Latino, suplemento tres mil, El Salvador (2015) Puesto de Combate, Colombia (2015). Cuento Publicado en Antología 35 TEUC (2018). Poema El llanto de los perdidos publicado en el Periódico El Espectador (2016). Sus obras Ninguna tierra me habita y Y sin embargo soy fueron ganadoras del Premio Internacional de Poesía Rostros para autores con rostro (2018). Ha participado en diversos Encuentros de Poesía, que se han dado en: Tabio, Facatativá, Venezuela, Bogotá, La Habana, Cereté, El Salvador, entre otros. Actualmente columnista en el Periódico Eco Latino (Salvador) y ha sido columnista del periódico El Mañana en México.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar