Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando el primer blog fue publicado en Biogenic en Diciembre de 2009 sobre el virus del AH1N11, vivíamos un año en el que una pandemia de dicho virus generó preguntas acerca de la necesidad de la vacunación. A pesar de los beneficios comprobados de las vacunas (ver tabla 1), estas no son aceptadas por todo el mundo. Creencias religiosas específicas, o sospechas acerca de posibles complots utilizando la vacunación son algunos de los factores que no permiten una confianza total en la vacunación2. Uno de los mayores miedos es precisamente el vínculo directo entre la aplicación de vacunas y enfermedades como el autismo. Este último ejemplo se vio reforzado por un artículo científico publicado en la prestigiosa revista “The Lancet” en 1998, mostrando un vínculo entre la vacuna triple de sarampión-paperas-rubéola y el autismo3. Sin embargo el artículo fue rápidamente retirado debido a múltiples críticas de otros científicos demostrando que la evidencia mostrada era inadecuada debido a problemas metodológicos. Otros estudios científicos y revisiones han demostrado que no existe evidencia para asociar el autismo con la vacuna triple4. El autismo tiene un fuerte componente genético y cambios prenatales asociados, pero sin lugar a duda no existen pruebas científicas para relacionarlo con las vacunas 5. Así mismo, numerosos estudios demuestran que en gran medida, las vacunas no producen efectos secundarios y por el contrario pueden ser beneficiosas, ya que permiten generar un sistema inmune más fuerte que contribuye a contrarrestar múltiples enfermedades4,6.

¿Por qué surgieron las vacunas?

La Viruela es posiblemente una de las enfermedades más conocidas y una de las que se tiene un registro muy antiguo. Los historiadores especulan que la viruela data de 10000 A.C., aunque la primera evidencia proviene de restos momificados de la vigésima octava dinastía egipcia (1530-1350 A.C.)7. Aunque al parecer varias epidemias fueron reportadas en la biblia y en la literatura greco-romana, la única que pudo ser certificada como proveniente de la viruela fue reportada por Thucydides en 430 A.C., quien así mismo, fue el primero en notar que aquellos que sobrevivían a la enfermedad no se infectaban de nuevo8. La viruela solía acabar con la vida del 20% al 30% de los que la adquirían pero entre los siglos 11 y 17 en China se empezaron a realizar inoculaciones nasales usando los restos de costras o pus de pacientes infectados7,8, las cuales, resultaban en un cuadro infeccioso mucho menos severo que la infección natural y generaba protección contra futuras infecciones (el procedimiento se conocía como variolación)8.

En los años 1700s la variolación ya era conocida y practicada ampliamente en Europa y además era sabido que aquellos que contraían viruela y sobrevivían eran inmunes a nuevas infecciones 8. Edward Jenner, un hombre entrenado en medicina quien vivía en una casa de campo en Berkeley, en el Reino Unido, estudió durante muchos años las infecciones relacionadas con la viruela del ganado y la viruela humana, y pudo inferir que potencialmente si una persona se contagiaba de viruela bovina podría tener resistencia a la viruela humana. Además, aunque habían otras infecciones similares a la viruela bovina, logró hacer una clara distinción entre esta y otras enfermedades con sintomatología similar9. En 1796, durante una epidemia, Jenner  tomó el fluido de una de las lesiones de viruela bovina de una de las empleadas encargadas de ordeñar las vacas  y lo inyectó en el brazo del hijo de un trabajador (el niño tenía 8 años y se llamaba James Phipps)8. Aunque el joven tuvo algo de fiebre durante los siguientes días pronto se recuperó. Luego de seis semanas Edward inyectó al niño con muestras frescas de viruela humana, y el joven no enfermó ni en esa oportunidad ni cuando las inoculaciones fueron repetidas meses después8,9. En los siguientes dos años el método de vacunación estaba ya ampliamente expandido por Europa. El procedimiento de Jenner es posiblemente reconocido como la primera forma de vacunación oficial pues siguió un método científico para comprobar una hipótesis e incluso publicó su experimento para que pudiera repetirse. Sin embargo, una pregunta ética quedó siempre en el aire: ¿Por qué utilizó Jenner a un niño de un trabajador pobre para comprobar su hipótesis?.

Hoy en día la viruela está completamente erradicada gracias a la vacunación10. Aunque la viruela es la única enfermedad que se cataloga como totalmente erradicada a nivel mundial, muchas otras enfermedades han sido controladas local o regionalmente gracias a las vacunas. He aquí una lista de las enfermedades prevenibles gracias a la vacunación (http://www.cdc.gov/vaccines/vpd-vac/):

  • Anthrax
  • Cáncer cervical
  • Difteria
  • Hepatitis A y B
  • Influenza tipo B
  • Papilomavirus humano
  • Influenza porcina (H1N1)
  • Influenza estacional
  • Encefalitis japonesa
  • Enfermedad de Lyme
  • Sarampión
  • Meningococo
  • Viruela de primates
  • Paperas
  • Tosferina
  • Neumococo
  • Poliomelitis
  • Rabia
  • Rotavirus
  • Rubéola
  • Herpes
  • Viruela
  • Tétano
  • Tuberculosis
  • Fiebre tifoidea
  • Varicela
  • Fiebre amarilla

¿Cómo funcionan las vacunas?

En nuestro primer blog en el año 2009 dimos algunas explicaciones generales de cómo funcionaba una vacuna haciendo referencia específicamente al virus AH1N11, pero hagamos un repaso de su funcionamiento básico. Cuando un agente infeccioso o patógeno entra el cuerpo (por ejemplo un virus), el cuerpo responde con un arsenal de células del sistema inmune para reconocer el agente infeccioso y destruirlo 11. Sin embargo, el cuerpo toma varios días o a veces semanas para poder superar la enfermedad. Una vez la enfermedad termina, el cuerpo guarda algunas de las células que combatieron la infección a manera de células de memoria que permiten identificar de nuevo el mismo tipo de infección, cuando esta trata de volver a invadir el cuerpo; de esta manera la respuesta del sistema inmune se hace más eficaz y rápida11. Las vacunas son una forma de generar estos mecanismos de memoria sin necesidad de enfermar el cuerpo como veremos en el siguiente párrafo.

Gracias a la evolución tecnológica y al avance histórico en el conocimiento de cómo actúan los patógenos12, se han creado distintos tipos de vacunas13:  (i) las vacunas de virus atenuado que tienen una versión viva del virus pero que no causa síntomas serios, (ii) las vacunas de un virus muerto que en general no causan la misma respuesta que el virus atenuado y puede necesitar varias dosis, (iii) las vacunas de toxinas atenuadas, donde se usa en vez del agente infeccioso, las toxinas que este produce, (iv) las vacunas de subunidades del patógeno, donde en vez de utilizar todo el virus o bacteria se usan solo partes, y (v) las vacunas conjugadas, que son diseñadas para luchar contra una clase especial de bacteria que protegen sus antígenos (parte del patógeno reconocido por el sistema inmune) con una cubierta especial de polisacáridos (azúcares) que dificultan el reconocimiento por parte de los anticuerpos.

¿Realmente sirven las vacunas?

La tabla 1 muestra el número de casos reportados en los Estados Unidos antes de la introducción de las vacunas frente a los reportes más actuales.

 

Tabla 1. Comparación del número de casos anuales de diferentes enfermedades antes de la introducción de las vacunas y actualmente en Estados Unidos.

tabla
 *CDC. JAMA Noviembre 14, 2007; 298(18):2155–63
†CDC. MMWR Agosto 15, 2014; 63(32):702–15.
‡10 casos adicionales reportados con serotipo desconocido.
₴CDC. Vigilancia de hepatitis viral – Estados Unidos, 2011.
**CDC. MMWR, Febrero 6, 2009; 58(RR-2):1–25.
††CDC. Vigilancia activa del centro bacterial, datos del 2013 (no publicado).
‡‡CDC. Nueva red de vigilancia de vacunación, datos del 2013 (no publicado); el rotavirus de Estados unidos tiene ahora un patron bienal.
₴₴CDC. Programa de varicela, datos del 2013 (no publicado).

 

Es evidente que el uso de las vacunas ha resultado en una disminución significativa en el número de enfermos  en Estados Unidos (lo cual se hace más relevante sabiendo que la población aumenta cada año). Las políticas de inmunización de los Estados Unidos son consecuencia de las recomendaciones dadas por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC)14. Aunque estas disminuciones varían en otros países dependiendo de las políticas sanitarias, la tendencia general es la misma, pues incluso en países donde los recursos de los programas nacionales de salud son escasos se ha progresado en el cubrimiento nacional de vacunación4. Es claro que a medida que el número de personas vacunadas aumenta, la resistencia contra enfermedad se hace más fuerte, y así mismo se provee una barrera para aquellos que no pueden vacunarse por razones de salud, edad o alergia15. Está comprobado que la vacunación mejora la longevidad y la calidad de vida15; por ejemplo la cantidad de antibióticos, el número de hospitalizaciones y los problemas de largo plazo disminuyen sustancialmente. La organización mundial de la salud (OMS) estima que cada año se previenen más de 2 millones de muertes gracias a la vacunación16.

A pesar de los amplios beneficios de la vacunación existe una gran resistencia por una fracción significativa de la población a aplicarse vacunas y en especial a usar vacunas para los hijos. La decisión de vacunar a un niño está relacionada en gran parte con la percepción de los padres acerca de los riesgos implícitos de una enfermedad, fundamentados en su propia experiencia (por ejemplo alguien que tuvo sarampión cuando pequeño y no lo vio como un gran problema)17. Al contrario de las intervenciones médicas rutinarias cuando se trata de controlar una enfermedad, la vacunación supone una aplicación preventiva para un beneficio que no es evidente6. Así mismo aumentos aparentes en la incidencia de enfermedades como el autismo a la par del incremento en las campañas de vacunación hicieron que las personas generaran una relación de causalidad. Sin embargo, es importante entender que la correlación no siempre indica causalidad. Para que un factor sea causa directa de otro es necesario que existe una relación biológica directa, una relación temporal y de dosis, la posibilidad de reproducir los resultados, un nivel alto de asociación entre las variables, coherencia en los hechos establecidos y una relación específica6.

En conclusión, es necesario remitirse a los hechos y estudios que muestren si existe una relación de causalidad comprobada entre la vacunación y la incidencia de alguna otra condición. Hasta el día de hoy es evidente que la vacunación es uno de los mayores factores de control y prevención de numerosas enfermedades, y que ha permitido mejorar la calidad de vida de los humanos.

 

Bibliografía

  1. Galindo-González, L. M. AH1N1… vacunarse o no vacunarse? (2009). at <http://biogenic-colombia.blogspot.ca/2009/12/ah1n1-vacunarse-o-no-vacunarse.html>
  2. Cultural perspectives on vaccination. The history of vaccines at <http://www.historyofvaccines.org/content/articles/cultural-perspectives-vaccination>
  3. Wakefield, A. J. et al. Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children (this paper has been retracted). Lancet 351, 637–641 (1998).
  4. Folb, P. I. et al. A global perspective on vaccine safety and public health: The Global Advisory Committee on Vaccine Safety. Am. J. Public Health 94, 1926–1931 (2004).
  5. Taylor, B. Vaccines and the changing epidemiology of autism. Child. Care. Health Dev. 32, 511–519 (2006).
  6. MacIntyre, C. R. & Leask, J. Immunization myths and realities: Responding to arguments against immunization. J. Paediatr. Child Health 39, 487–491 (2003).
  7. Plotkin, S. A. & Orenstein, W. A. Vaccines. (S.B Saunders company., 1999). at <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK7294/>
  8. Morgan, a. J. & Parker, S. Translational mini-review series on vaccines: The Edward Jenner museum and the history of vaccination. Clin. Exp. Immunol. 147, 389–394 (2007).
  9. Boylston, A. The origins of vaccination: myths and reality. J. R. Soc. Med. 106, 351–354 (2013).
  10. The Global Eradication of Smallpox. Final Report of the Global Commission for the Certification of Smallpox Eradication (1979). doi:10.1136/pgmj.58.685.734-c
  11. How vaccines work. The history of vaccines at <http://www.historyofvaccines.org/content/how-vaccines-work>
  12. Plotkin, S. History of vaccination. Proc. Natl. Acad. Sci. 111, 12283–12287 (2014).
  13. Understanding How Vaccines Work. (2013). at <http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/patient-ed/conversations/downloads/vacsafe-understand-color-office.pdf>
  14. Roush, S. W. & Murphy, T. V. Historical Comparisons of Morbidity and Mortality for Vaccine-Preventable Diseases in the United States. J. Am. Med. Assoc. 298, 2155–2163 (2007).
  15. The Chief Public Health Officer’s Report on the State of Public Health in Canada, 2013 Infectious Disease—The Never-ending Threat. (Public health agency of Canada, 2013). at <http://www.phac-aspc.gc.ca/cphorsphc-respcacsp/2013/imm-vac-eng.php>
  16. FAQ: Do vaccines work. Public Health Agency of Canada at <http://www.phac-aspc.gc.ca/im/vs-sv/vs-faq02-eng.php>
  17. Bond, L. & Nolan, T. Making sense of perceptions of risk of diseases and vaccinations: a qualitative study combining models of health beliefs, decision-making and risk perception. BMC Public Health 11, 943 (2011).
(Visited 646 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

BIOGENIC (Biólogos Genetistas Colombianos) surgió en el 2003 en Cali - Colombia, cuando un grupo de amigos que trabajábamos en el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) nos reunimos con la idea de contribuir activamente en la divulgación y promoción de la investigación científica en el área de genética y disciplinas afines.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar