Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Bitácora de la orfandad

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
La última vez que había escuchado hablar de brujas con tanta solemnidad fue una tarde estudiantil de octubre en el Museo Romántico de Barranquilla. Un guía ilustraba al grupito allí reunido la historia de los objetos de la exposición, las discrepancias de la comunidad hermenéutica en relación al valor de la obra. No era, sin embargo, tema de brujas el discurso que aquella tarde se ofreció, el tema que me ocupa lo sostenían dos de los profesores encargados de la actividad extracurricular. Según uno de ellos, un vecino suyo había recibido una llamada sospechosa al amanecer y antes de que cayera la noche no se le había vuelto a ver en la comunidad. Según los rumores del vecindario, una malvada mujer que fungía de bruja habría intervenido -contratada por la esposa- para ahuyentar al hombre, quién sabe con qué fines y por cuantos pesos. Nunca se supo de él, se decía en el barrio que no soportó la presión y terminó convulsionando en Los Fundadores cuando un poderoso raticida empezó a hacerle efecto. En cuanto a la llamada telefónica, nunca se supo su origen.
Traigo a colación este episodio porque ayer me ocurrió lo de la “llamada sospechosa”. El reloj daba las ocho treinta de la mañana del treinta y uno de octubre; hasta ayer, aciaga para muchos, fecha de rutina para mí. Yo estaba comentando con una compañera de trabajo las vicisitudes que la mala salud me ha traído en estos días cuando, de súbito, el celular empezó a vibrar cada vez con mayor imprudencia. Era un número desconocido, con un prefijo extraño, como de otro país. Para serles franco, lo primero que imaginé fue que llamaban de Francia para notificarme que había obtenido el Juan Rulfo del año, algo irrisorio desde todo ángulo pero la mente de novel escritor es ligera. Pedí disculpas a mi interlocutor inmediato y di “responder” en la pantalla cavilosa. La noticia me estremeció. Como el hombre del relato, al colgar pensé en desaparecer. No era para menos, la madre de mi esposa anunciaba que vendría de visita en pocos días y nos acompañaría hasta el Año Nuevo. ¡Tres meses, señores, tres meses! Y eso, si no se quedaba hasta los carnavales.
Como Juan Dahlmann al empuñar su cuchillo, decidí no huir. Un solo plan tengo, sin embrago, para afrontar (léase enfrentar) la situación: darle un buen trato a mi suegra. Sé que muchos de ustedes haría exactamente lo contrario, especialmente los recién casados. La indiferencia es un recurso magnífico si se le combina con la antipatía: alzarle escandaloso el volumen a la música mientras tu suegra recibe en la sala la visita de una amiga, no tiene precio. Sin embargo, mis estratagemas inicialmente poderosas han decaído en efectividad; cinco años de casados quizás han menguado su potencial, erradicado mi única defensa efectiva. Esta es, lo reconozco, mi premisa para cambiar de estrategia.
Tan pronto llegue, le daré sábanas limpias para que haga la cama, en lugar de aquellas que por alguna extraña razón siempre tenían el desagradable olor del berrenchín. Le dejaré el tornillo de seguridad al abanico de techo, no echaré vinagre en el vaso donde reposa su caja dental cada noche. Como lo hacemos cada año, iremos a la playa en familia pero con el compromiso de no burlarme descaradamente de su traje de baño, el pobrecito no tiene la culpa. Eliminaré de mis dinámicas el juego de empujarla cuando una ola violenta esté acercándose, de apoyarme en su nuca cuando esté flotando bocabajo.
Sé que será difícil darle un trato amable a quien tanto cariño me ha demostrado, pero sé que con ello sospechará que algo anda mal, que me traigo un ataque exacerbado bajo la manga. Un mes, quizá menos, sea el tiempo que dure “la visita”. Como Dahlmann al salir a la llanura, siento un escalofrío galopante en la cervical. Sé que voy a triunfar, mi plan es infalible.
(Visited 67 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Narrador y ensayista. Director de REESCRIBA y de su Revista Electrónica de Estudios Literarios (ISSN: 2145-6844)

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    La utilidad de la guerra

    Refiere la Ilíada en su noveno canto que cuando Áyax, Fénix y Ulises visitaron a Aquiles para persuadirle a que(...)

  • Vida

    La muerte de los artistas

    A la memoria de Ricardo Pacheco Soto Mi primer recuerdo de Ricardo resulta transparente. Coincidimos en la Biblioteca del Bloque Santo(...)

  • Opinión

    Podene, o la historia de un niño marginado

    Pocas veces nuestro corazón se estremece ante el relato perspicaz de la vida de un niño diferente. Antes de leer Podene,(...)

  • Mundo

    Un día con los testigos de Jehová

    No vi ningún tipo de discriminación entre ellos ni escuché entre la serie de discursos algún término ofensivo o disfemismo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No soy actriz de Hollywood ni modelo, pero he conocido a varios(...)

2

Nos dejamos seducir por la imagen del “millonario” en un yate, ¿pero(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar