Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Juan Pablo Vélez Peña
Director del Programa Pereira Cómo Vamos
@PeiComoVamos 

En los sistemas democráticos a nivel mundial, la participación ciudadana suele concebirse como un elemento inseparable del Estado de derecho, con el cual los ciudadanos reconocen que no son únicamente individuos titulares de derechos, sino también de deberes.

En Colombia, la Constitución Política de 1991, en el artículo 270, faculta a los ciudadanos para que intervengan activamente en las decisiones públicas. Este tipo de participación ciudadana también puede verse como un control social que ejercen los ciudadanos a la gestión del Estado. No obstante, la participación trasciende el ámbito del control social, para convertirse en una forma de reconocimiento del papel ciudadano en el devenir de la democracia participativa.

La construcción constante de comunidades, ciudades y países es una labor colectiva que le compete a todos los actores que allí habitan. No es una tarea que recae de forma exclusiva sobre el Estado o sobre una serie de actores o élites con poder económico. El ciudadano, figura con un importante significado y simbolismo dentro de un Estado moderno, tiene una serie de responsabilidades y obligaciones que debe cumplir.

En nuestro país, la participación ciudadana se limita, en muchos escenarios y territorios, a los mecanismos legales que establece la Constitución como lo son el referendo, el plebiscito, la consulta popular, el derecho de petición, las veedurías, la rendición de cuentas, el cabildo abierto, entre otros. Sin embargo, la participación ciudadana es un concepto mucho más amplio que, en su significado más activo, presupone la movilización y la acción directa del ciudadano para resolver problemas de índole pública.

De acuerdo con la Encuesta de Percepción Ciudadana Comparada 2016, elaborada por la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos con resultados de los programas asociados, el 70% de los colombianos no se involucra ni realiza ningún tipo de acción para resolver problemas públicos, y el 56% no participa en ninguna organización, espacio o red.

Las organizaciones en las que más se involucran los ciudadanos colombianos son las juntas de acción comunal (18%), las organizaciones religiosas (11%), los grupos deportivos o de recreación (11%), y las asociaciones de padres de familia (10%). Y las acciones a las que se acude para resolver problemas son presentar quejas o pedir apoyo a las autoridades (15%), y, en menor medida, participar como voluntarios en organizaciones ciudadanas (3%).

Bogotá (57%), Santa Marta (53%) y Cartagena (50%) son las ciudades con los mayores niveles de participación en el país, y Barranquilla (28%), Pereira (37%) y Bucaramanga (38%) son las ciudades con los menores niveles de participación.

Por otro lado, en algunas ciudades ocurre un fenómeno particular: los niveles de orgullo y optimismo de los ciudadanos son altos, pero los niveles de participación se mantienen en niveles bajos.

Manizales, Barranquilla, Medellín, Bucaramanga y Pereira, las cinco ciudades consideradas por sus habitantes como los mejores lugares para vivir en Colombia, resaltan por tener altos niveles de orgullo y optimismo por parte de sus habitantes, pero también sobresalen en los últimos lugares de la Red de Ciudades Cómo Vamos, con bajos niveles de participación ciudadana.

Este panorama se convierte en un reto y en una oportunidad para las ciudades colombianas. Es importante que se generen y promuevan iniciativas de empoderamiento ciudadano, que en el largo plazo traduzca los altos niveles de orgullo y optimismo, en participación y acción colectiva.

Un ejemplo nacional que se ha implementado en diferentes territorios del país es “Yo Creo en Colombia”. Esta organización, impulsada por el empresariado colombiano, parte de la premisa que “creer crea realidades”. En el caso de las ciudades con altos niveles de optimismo y orgullo, la tarea debe ser canalizar ese valor agregado en acciones multiplicadoras que transformen realidades.

Finalmente, esta tarea debe entenderse como una misión colectiva que involucre al Estado, las empresas, los gremios, las instituciones educativas, las organizaciones de la sociedad civil, los medios de comunicación, y, sobre todo, a los colectivos ciudadanos que aterrizan y materializan la participación ciudadana. La construcción de país no puede pensarse sin la inclusión y trabajo colectivo de la ciudadanía, y el llamado a la acción, por medio del ejemplo e iniciativas incluyentes, debe convertirse en una prioridad de la agenda pública y privada de las ciudades colombianas. No dudemos en que es posible.

(Visited 225 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

La Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos -RCCCV- articula a 13 programas Cómo Vamos, que comprenden 22 ciudades, para evaluar los cambios en la calidad de vida y generar información confiable, imparcial y comparable. Contribuimos a desarrollar gobiernos efectivos y transparentes, además de promover ciudadanías más informadas, responsables y participativas. Hacemos parte de la Red Latinoamericana por Ciudades y Territorios Justos, Democráticos y Sustentables.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El mayor defensor del uribismo es hoy un mensajero cuyo portal se(...)

2

En estas vacaciones me he reencontrado con amigos muy queridos, entre ellos(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar