Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La crisis económica de finales de los años 90 le quitó a Carlos Riveros su empleo de biólogo marino en Cartagena y lo convirtió en fabricante de prendas para espectáculos de striptease en la zona de tolerancia de Bogotá.
Apenas lo despidieron, Riveros viajó a la capital en busca de trabajo. Pero la crisis era tan aguda que terminó como distribuidor de mariscos y pescado en negocios del centro de la ciudad.
Así conoció el barrio Santa Fe. Todos los días llevaba pedidos a una cevichería ubicada en la misma cuadra donde funcionaban, con cierto recato, dos ‘negocios de mujeres’.
La poca discreción desapareció en el 2002. Ese año, la administración de Antanas Mockus declaró el sector zona de alto impacto y no tardaron en aparecer nuevos prostíbulos con letreros de neón en sus fachadas. Decenas de mujeres comenzaron a hormiguear con sus diminutos vestidos por las calles del sector.
Borrachos, jíbaros y clientes de todo tipo llenaron las calles. Hubo atracos y puñaladas. Un día, mientras algunos residentes huían despavoridos, Carlos Riveros vio la oportunidad de montar su negocio.
Arrendó un local esquinero y, sin ruborizarse, abrió Andrea’s Inn. En sus vitrinas exhibía uniformes de enfermera, colegiala, policía y Gatúbela, entre otros. Los diseñó con escotes generosos y faldas del ancho de una bufanda.
Hoy, Riveros se considera pionero de la inusitada actividad comercial que, desde hace dos o tres años, se despertó en el sector. Hay de todo: cabinas telefónicas, peluquerías, casinos, droguerías, lavanderías, zapaterías, restaurantes y, sobre todo, almacenes de ropa y accesorios femeninos.
El empleado de una miscelánea donde las prostitutas compran labiales y muñecos de peluche dice que el ciento por ciento de su clientela proviene de los negocios de sexo.
El dueño de un prostíbulo calcula que más de 2.000 personas dependen económicamente de esta actividad. Es tanto y tan inquietante el movimiento, que las requisas y las rondas policiales son permanentes.
“En la (calle) 18 hace siete años había tres negocios y ahora hay más de veinte y había unas 30 mujeres y ahora no bajan de 700… y eso sin contar a los travestis, meseros, porteros… la prostitución da mucho trabajo”, afirma.
Según sus cuentas, buena parte del dinero que se ganan las mujeres se queda en el mismo sector. Algunas pueden ganar más de 200 mil pesos en un buen día.
En estas cinco cuadras, las prostitutas y sus clientes consiguen desde un ‘moño’ de marihuana y tres tangas por diez mil pesos hasta juguetes para sus hijos y vestidos de 90 mil pesos.
El dueño del prostíbulo, sin embargo, se queja del impacto en los arriendos: “Yo estaba pagando 23 millones de pesos por el edificio (de tres pisos) donde tengo el negocio y me van subir seis millones de un totazo”.
La cifra es un buen termómetro del dinero que se mueve aquí. Una estilista calcula que las prostitutas se gastan unos 80 mil pesos semanales en peinados, manicure, y pedicure.
Quizá lo que más han abierto son restaurantes de corrientazo. Estos comienzan el día con desayunos para desenguayabar y cierran hacia las tres de la mañana, luego de venderles bandejas con fríjol, de cinco mil pesos, a los últimos borrachos y a las prostitutas rezagadas.
Después de esa hora, cuenta la dueña de uno de estos locales, es mejor cerrar y desaparecer del sector porque cuando se apagan los letreros de neón, acechan entre las sombras los viciosos y los atracadores de poca monta.

 

(Visited 191 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

La gente es la principal motivación en mi oficio de contador de historias. Sobre todo la gente que ríe y llora con cada latido de este país. Los he hallado en caseríos fantasmales, arrinconados por la violencia; enrumbados en jolgorios indescriptibles; los he visto perseguir cada peso, de día o de noche, o celebrar con cerveza por la nueva hilera de ladrillos que pegaron en la casa que levantan durante años con sus manos... he intentado escribir para la memoria durante 24 años de periodismo, 18 de ellos en EL TIEMPO. Nací en una vereda de Popayán, soy de ancestros nasa o paeces. Tengo algunos reconocimientos por mi labor periodística, entre ellos cuatro premios nacionales de periodismo, el Premio Excelencia Periodística de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, 2007 y el Premio Rey de España en Periodismo Digital-2007. He publicado tres libros de historias urbanas. Pueden escribir a: josenavia@hotmail.es

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

Hace unos años ningún colombiano hablaba de visitar esta isla del(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Con todo respeto pero este Biologo Marino, se equivoco de profesion, y pobre los padres que invirtieron tanto tiempo y dinero para que saliera con este chorro de baba, porque para lo que hace suficiente le era saber leer. escribir, sumar y restar. Error imperdonable.

  2. Colombia con su movimiento economico hace un sube y baja en la calidad social, por lo tanto un buen ciudadano debe buscarse un “trabajillo”, y que mejor que las zonas de tolerancia, de hecho no resulta tan impactante ya que el negocio mas antiguo del mundo ha sido la prostitucion; si no hay plata….de algun lado se saca.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar