Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Escribo desde la UERJ, una de las 10 universidades públicas que están en la zona de influencia de la capital carioca. Martillo las teclas de este vetusto computador, desde la sala de computo del quinto piso, dónde un ‘rapaz’ (joven en portugués), gentilmente permitió que utilizara este equipo sin ser estudiante de esta U ¿Podría ser eso posible en Colombia? Quizás sí, pero -admitámoslo- con mucha suerte: los colombianos somos tan amables como los brasileros, pero mucho más desconfiados. 

Escribo viendo el Maracaná. La imagen me aturde: crecí oyendo de este mítico estadio que llegó albergar a 200.000 almas y que fue sede de la tragedia de Uruguay campeón en 1950 con el Negro Obdúlio a la cabeza. El tener a este ícono cultural como parte del paisaje cotidiano (vivo a tres calles) es algo que todavía no digiero. Verlo además en el quirófano es una experiencia sobrecogedora: una veintena de buldóceres le abren las entrañas para tenerlo listo para la Copa Confederaciones del año entrante, para el Mundial del 2014 y para los Olímpicos del 2016.   
Sin embargo el marco es similar: hay indigentes en las calles, la policía es acusada de corrupción; existe descrédito de los políticos (incluso ahora, que están en elecciones de alcaldes y concejales se nota más ese escepticismo); el narcotráfico tiene un lugar en la cotidianidad noticiosa; las favelas son un recordatorio permanente de una sociedad desigual y los imaginarios latinoamericanos saltan a la vista: la fiesta como elemento de integración (y su máxima expresión, el carnaval, es referente poderoso), el fútbol como pasión nacional y las telenovelas como escenario que recrea con estereotipos el sentir popular. Fiesta, Fútbol y Farándula televisiva. Las tres efes del cliché nacional. Aquí y allá.  
Escribo desde una urbe que tiene metro, tren, bus y barco (para pasar de Rio a Niterói y viceversa) y esos servicios de transporte público están integrados (la tarjeta es intermodal y con ella se pasa de un sistema a otro y en el segundo viaje se rebaja o es gratis si se aborda antes de una hora de tiempo) y funcionan sin el caos que los apocalípticos vaticinan para ese sistema integrado en Bogotá. Aquí también hay trancones. El primer día estuve atrapado en uno de casi dos horas y todos protestaban. Esto no es Suiza. Otra cosa es que los mayores de 65 y niños uniformados viajan siempre gratis. No es Suiza, pero hacen cosas que nosotros sólo pensábamos de los suizos. 
Jamás he visto un raponazo, ni un atraco; pero los noticieros registran hechos a diario y los brasileros conocidos me hablan de una inseguridad rampante. He caminado a altas horas de la noche y transitado sectores despoblados sin sentir un ápice de zozobra como la vivida todo el tiempo en mi querida Bogotá (todavía recuerdo el regreso nocturno por la Décima: todos veíamos en el siguiente pasajero al asaltante). Definitivamente son umbrales de percepción distintos. Hay inseguridad, sí, pero de otro nivel ¿Y las favelas? La otra vez subí a una fiesta de samba… concluir que los moradores de esos morros de Rio son hampones es tan superficial como decir que todos los colombianos somos narcos.
Remato con lo que vine hacer aquí: un doctorado en antropología. Charlando con amigos docentes me cuentan que ellos tienen derecho cada periodo de tiempo a cuatro años de vacancia sabática en la que “tienen la obligación” de producir. De investigar. De innovar. De hacer ciencia. De presentar avances en tecnología (¡y fuera de eso les dan beca y viáticos si tienen que viajar!). Miro hacia el lado y todos mis compañeros del posgrado estudian sin pagar un peso y la mitad de ellos tiene beca. Yo mismo estoy a punto de recibir una. La cosa es sorprendente: el Estado brasileño me dará una cifra igual a mi sueldo en Colombia ¡Y me obliga a que sólo estudie! Allá, en la capital, estudiar el doctorado me costaría $36.000.000 si estudiara en la Nacional (una de las más económicas y en la que no se sacrifica precio por calidad) y aquí recibiré caso tres veces ¡sólo por estudiar!
Esa es la principal diferencia entre nosotros y los “brazucas” (que significa persona festiva, alegre): la marca distintiva es la educación. Eso es un proyecto nacional. Bueno, aquí todo es descomunal: la República Federativa de Brasil tiene casi la extensión de Europa (6 veces la nuestra) y su población casi quintuplica la colombiana. Ellos son la sexta economía del mundo y la primera latinoamericana: el real es 2 a 1 con el dólar. Hacen parte del G-20, el G-8; lideran el Mercosur y su antiguo presidente salió con la popularidad más alta (igual que en Colombia), pero no ha habido escándalos de corrupción ni entuertos como los que dejó Uribe. De igual manera Lula procede de la izquierda y su legado en mejora de lo social son incontrovertibles: todos -hasta la oposición- coinciden con eso. Eso -el acuerdo- parece ser un imposible en la querida patria. 
Este blog pretende mudar sus contenidos: se llama blogotá pero estoy charlando con eltiempo.com para cambiarle el nombre y empezar a pasarle el termómetro a este país en el que viviré cuatro años y que será sede de varios megaventos deportivos y que hoy por hoy es la nación referente de la región. Ellos ya nos tienen en su radar ¿cuándo los consideraremos vecinos? Nos seguimos encontrando.
  
(Visited 217 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Ahh que mamerto tan mentiroso, alabando gobiernos de izquierda tan corruptos como los farcpolistas de bogota, con la diferencia que en brasil aun se puede disfrutar de la prosperidad que dejaron gobiernos de derecha.

  2. Ahh que mamerto tan mentiroso, alabando gobiernos de izquierda tan corruptos como los farcpolistas de bogota, con la diferencia que en brasil aun se puede disfrutar de la prosperidad que dejaron gobiernos de derecha.

  3. Bueno la corrucpion dejada por lula tambien fue alta, es decir de los mas corruptos de la historia del Brasil, no por ser de izquierda no hay corrupcion esa si es una vision miope. Soy brasileiro ate a medula.

  4. La marca distintiva de Brazil es la educación!No se. La verdadera marca distintiva de este país es la desigualdad. Y la educación superior contribuye enormente a reproducirla, puesla eduación pública fundamental y media es una tragedia. Entonces los pobres dificilmente consiguen entrar a las universidades públicas. Y ese generoso esquema de financiación que descreibe el quitiman acaba beneficiando a las clases medias y altas. El estado subsidia a los ricos!

  5. Para entender el lenguaje enigmático de los mamertos hay que tener tiempo de sobra. Para ellos no es corrupción el escándalo del “Mensalon” en el que seis ministros de Lula, incluído José Dirceu, siervo de la dinastía Castro y del gorila rojo, han tenido que renunciar y están hoy mismo en el banquillo de los acusados ante la Justicia Brasilera
    En Colombia se declaran los únicos dueños de la legalidad, a pesar de los negocios de Lucho Garzón, Samuelito Moreno y Petro con los señores Nule, o los de Rojas Birri.

  6. anitguoanonimo

    “..pero no ha habido escándalos de corrupción ni entuertos como los que dejó Uribe.” Jeje, se nota que acaba de llegar al Brasil. Digite la palabra mensalao en google, o simplemente lea el numero mas reciente de la revista Veja. El Gobierno Lula ha sido uno de los mas corruptos de la historia de Brasil, lo dice un colombiano que tambien vive en ese maravilloso país.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar