Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una cuchillada al moribundo. Un puntapié anónimo en el rostro. Un telefonazo con la noticia fatídica. Rabia, mucha rabia. Y ella mezclada con tristeza, con desazón ¿Cómo no recordar al Tano Pasman? (y ese reclamo a su padre por haberlo hecho hincha de River) ¡Por qué carajos escogí un equipo tan maldito! América tendrá un año más del veneno de la B. Sólo un milagro –cuyo verbo sabemos no rima con este club- le devolvería su credencial en primera división.

Buscar culpables ya no sirve: los gringos, la dirigencia, el narcotráfico; la moral pacata del país que lo convirtió en “chivo expiatorio”… descender es parte del juego, pero permanecer en el exilio, es la espuela que no nos deja andar con la cabeza erguida. Que nos hace dormir con ropa y nos secuestra la sonrisa.

América cae de nuevo

De nuevo repetirá la B

América volvió a perder con equipos sin nombre. Apenas salió de las murallas de la A, todas las hordas de alimañas se le fueron encima: las hienas querían cobrar el botín de someter al león caído en desgracia. Y muchos lo consiguieron. Hasta Mohamed Ali sería noqueado en bares de mala muerte. Una cosa es competir en el glamur de la alta competencia y otra batirse en los potreros de la oscura B; después de haberse tragado cientos de kilómetros de carretera. Luchar contra un oponente es posible: contra todos, ni Sansón. 

Voces perversas argumentan que el Torneo de Ascenso se valorizó: que ahora se transmite por TV trayendo nuevos patrocinadores (mejorando las finanzas de sus participantes) y de que “la mechita” mejoró la boletería del campeonato. Bien por la Dimayor, magnífico por los rivales, estupendo por el negocio. Maravilla. Sin embargo ¿de qué carajo le sirve eso a nuestro equipo? Ya está bueno. Ver al América en segunda ofende. Hiere. Y también fregó al circo de la A, al que le tocó redoblar las rutinas de los payasos, ante la ausencia del acróbata estrella.

Y hasta afecta las copas internacionales, en las que cada vez que se aparecía ‘El diablo’, había aquelarre futbolístico. Son más los perjuicios que las utilidades, si se tratase de hacer contabilidad. Pero aquí el asunto no es de números sino de tradición, historia y leyenda. Los nuevos que tengan su chance, pero no se entiende que el mejor equipo del año (América es el puntero de la reclasificación), deba repetir castigo con un fallo tan descorazonador: enfrentarse otra temporada a la jauría que de nuevo querrá tragárselo entero. No hay derecho.

Se está apagando de a poco la mechita. Hoy escribo con suma tristeza. Con pesimismo sustentado: todo un pueblo… una nación entera llora por la renovación de la infamia ¿Logrará extinguirse esa llama? Me resisto a creerlo. De ello depende mi cordura.

Yo seguiré alentando. Entiéndanlo: es que no tengo más opción. Ante tanto desencanto del mundo, ante tamaña decepción, me quedo con la tristeza que más me estremece: la de saberme del equipo que todos quisieron matar, el despreciado por el sistema, el maldito; el leproso: el del pueblo de los perdedores. Soy un perdedor. Esa es una condición que, paradójicamente, nos ganamos los americanos. Y ahora para diciembre, me dispongo a disfrutarla. Gracias de nuevo, América.

 

(Visited 334 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar