Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A falta de goles, recordarán el penal atajado por Zapata. Aunque, de ser hincha cardenal, pondría en el portarretratos de mi memoria la imagen del calvo y del presidente. Omar Pérez y César Pastrana se merecerían la gloria futura de mis añoranzas y la prioridad en el relato a los nietos, si es que para entonces la costumbre de oír a los abuelos todavía existe.

Por eso la foto que predominó en los diarios deportivos de Sudamérica es un canto a la justicia: nadie más que ellos dos ganaron el derecho, de levantar sobre sus cabezas, la mejor conquista del club capitalino en su septuagenaria historia. La Copa se izó para el brindis de un proceso ejemplar (seis títulos en seis años) que todavía puede seguir escribiéndose: el 2016 reserva cuatro nuevas aventuras con botín a bordo.

El diez y el presidente: los dos protagonistas del último lustro, levantan la Copa como reyes sudamericanos

Ese trofeo no es poca cosa: es el segundo más deseado de la región y obtenerlo implica superar desafíos más allá de lo deportivo. Santa Fe venció la adversidad estadística que dictamina que los equipos colombianos pierden más de la mitad de finales que juegan e igualó el temple del Once Caldas de batir a un rival argentino. Aún más: logró regularidad en todos los torneos en los que dejó de ser un mero participante para erigirse en candidato al cetro. Escuchando a los periodistas brasileros, en la transmisión de la final que acompañé desde Brasil, repetían como en una letanía que era uno de los clubes de primer orden en el concierto suramericano.

Lo sorprendente es que esta campaña del último lustro fue labrada con austeridad económica y –que me perdonen los santafereños- deportiva: no tuvo jugadores fuera de serie, todos fueron y son normalitos; no harían parte de un Panini que seleccionase al equipo ideal de la década… como será que su figura usa prótesis en una rodilla y ya ni resiste 45 minutos a tope. Claro que esa característica no es exclusiva del rojo bogotano: en el fútbol atlético de hoy el Barcelona es una rabiosa excepción (bueno, el Bayern de Múnich también) que privilegia el despliegue físico sobre el talento y apenas este logra aparecer se empaca con prisa a las ‘Europas’.

Siempre ganar será bueno: atrae bendiciones, dinero incluido, que la derrota rara vez dispensa. Ese magnífico premio en metálico podrá sacudir la bolsa de jugadores colombiana que sólo conoce dos épocas de esplendor: la de El Dorado y la del auge –en los 80’s- de los carteles lavando activos con grandes contrataciones. Ese remezón monetario, de reinvertirse en el propio negocio del fútbol, contribuirá a una mayor competitividad del balompié nacional que pasa por tiempos de hegemonía verde antioqueña.

Soñar con un Santa Fe bien armado, que pelee las dos copas de la Conmebol el año entrante y le meta más pimienta a nuestra liga, es una ilusión que nos hace agua en la boca: es regresar a la disputa de los trofeos regionales que abandonamos desde los tiempos memorables del Diablo y del verde paisa y es aplicarle electricidad a los clásicos regionales que se han devaluado por su bajo voltaje, traducido en tedio y mediocridad.

Tal deseo no es imposible: su campeonato de Copa Sudamericana, además de los beneficios derivados de lo económico, le significan importantes réditos simbólicos. Para empezar, Santa Fe supera la gesta deportiva de su rival de patio, Millonarios, que si bien llegó a ser llamado el mejor equipo del mundo –y ganó una pequeña Copa del Mundo- en los cincuenta, no puede contabilizar esos títulos de forma oficial. Así mismo, se sube al podio de los tres clubes de este país con Copas de renombre: allí es bronce porque admitamos que la Libertadores es la Libertadores.

En esa misma dimensión simbólica, refuerza su sello identitario de “primer campeón”, inaugurando para Colombia un título en ese torneo surcontinental y reformula –procesando en su favor el tedio de 120 minutos ante Huracán- su condición de equipo que gana todo con sufrimiento. Como plusvalía, recupera para Bogotá un prestigio perdido por tantos años de anemia y evasión futbolística en grandes certámenes; ausencia de la que queda exonerado El Campín que se convierte en la cancha de mayor lustre internacional en cuanto a títulos se refiere: Libertadores de Nacional en el 89, Copa América de 2001 y esta Sudamericana de 2015.

Razones de sobra para sonreír por el rugido del León; así la época que viva nos impida seguir admirando su pasado de buen hidalgo perdedor ¡Salud santafecito!

(Visited 1.675 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

De los masivos 323, y 626, a los actuales 3, 6, y(...)

2

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y todo(...)

3

Si analizamos el partido de Colombia contra Japón, existen razones de peso(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar