Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Así se presentó el respetable presidente de la compañía de head hunters a la que me remitieron con muy buena intención los padres del chat del colegio de mis hijos. A partir de ahí, la dinámica de nuestra conversación giró en torno a sus preferencias en las mujeres, su estado civil, y a cuánto calza mi marido –esto último también una pregunta del Doctor.

Para alivianar mi incomodidad apelé al humor, sonreí y seguramente crucé las piernas. Hacia el final de la conversación, el Doctor se percató de que sus insinuaciones no tenían eco, ajustó su saco y reacio a dejar ir su poder, procedió a dictarme una cátedra de cómo buscar trabajo en Bogotá y ¡cuidado! acerca de cómo no traicionar mis valores y a mi familia.

Salí de ahí sinceramente insultada, molesta, buscando en mí –óiganme bien: en mí- qué había propiciado aquella situación tan incómoda, el tono tan poco profesional, el acoso implícito, el traspaso. Llegué a mi casa, me miré al espejo buscando una trasparencia en mi blusa, haciendo una severa auditoría al contorno de mis pantalones, a mi pinta labios, y a la puntilla de mis tacones.

Nada, me dije, pero la alarma se me prendió y me trae a escribir hoy:

¡Me pasó a mí! A mí que me siento tan empoderada, tan llena de voz.

Me estaba culpando por la actitud abusiva y equivocada de un hombre que se sintió en una posición de poder y trató –sigue tratando no nos engañemos- de tomar provecho. En ningún momento el Doctor intentó tocarme, ni tampoco cruzó mi espacio personal, no fue necesario. Su provocación fue un traspaso porque no solo carecía de mi consenso, sino porque no paró a pesar de mi cortés negativa.

¿Debí ser más tajante? ¡Seguro! Pero el hecho de que yo no fuera más categórica no hace su proceder menos equivocado. Lo que sí ha hecho esta situación es llevarme a reflexionar sobre lo difícil que es reaccionar rotundamente a una agresión. ¿Por qué? No queremos pasar por histéricas, por alarmistas, nos da vergüenza y además, nos han dado una gran herramienta: nos han hecho maestras en sobrellevar con humor o levedad situaciones que agreden nuestra intimidad. Esto último de alguna manera nos enajena del problema. Pero mis queridas, el problema no es ajeno, es nuestro. Nos hiere, nos cala el autoestima y nos hace dudar, me pasó a mí. No lo podemos seguir permitiendo. Las agresiones implícitas requieren reacciones tajantes, de la misma manera que el traspaso de la intimidad física demanda acciones contundentes. Todas las agresiones requieren que alcemos la voz así sea en un grito histérico que nos libere y que siente precedentes.

Que el Doctor se sintiera libre de insinuárseme desde un principio, me deja la certeza de que no es la primera vez que lo hace, todas sabemos que mientras se lo sigamos permitiendo, tampoco será la última. No lo tomemos a la ligera, no le restemos importancia al abuso.

Dada la oportunidad, me permito decirle al doctor:

“¡Me importa un pito –y no el suyo- el que a usted le gusten las mujeres!”
Sígueme en: https://annamferro9.wixsite.com/blog

(Visited 4.264 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla. A los dos meses de nacida quedé huérfana de padre, su figura la asumieron la voz de mis abuelos y mi madre, por quienes profeso un amor exclusivo ahondado de gratitud. Soy la única mujer entre dos hermanos incondicionales y una más entre una multitud de primos y tíos que son tan míos como la voz de mi conciencia. El primer libro que saqué de una biblioteca a voluntad fue Miguel Strogoff de Jules Verne; el primero que me bebí como un jarabe fue El Viejo y el Mar de Ernest Hemingway, cuya genialidad se perdió en el malogrado énfasis literario del pensum académico del colegio de monjas del que me gradué con honores, y después de haber escrito un par de obras de teatro. Hice mis estudios superiores en una universidad de un país que dejó de ser extranjero cuando me hice ciudadana canadiense. Tengo una especialización en Negocios Internacionales que espero algún día me sirva para darles alas a mis libros. Me casé dos veces con el hombre con quien comparto mis alegrías y todas las inseguridades que vienen con optar por este mundo incierto de la literatura, y cuya carrera diplomática me ha llevado a vivir en tres continentes y a leer en cuatro idiomas. Tenemos dos hijos maravillosos y llenadores, su mera presencia contiene mi felicidad. Soy instructora de Yoga, y facilitadora de bienestar. Mi mayor osadía es querer publicar mis escritos; mi mayor temor es no conseguir publicarlos; mi palabra favorita es sí; mi verbo predilecto es empezar; y mi pasión es escribir.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    La generación del desamor

    El corazón se nos rompe, por primera vez, justo al salir del vientre. Al nacer experimentamos nuestra primera decepción amorosa.(...)

  • Colombia

    Querer lo que se odia

    Debo reconocer que aún me acompaña el sabor amargo de la derrota.  Mi candidato a la Presidencia de Colombia, Sergio(...)

  • Colombia

    La sabiduría de ¿Dónde están los ladrones? veinte años después

    Dicen que dijo Shakira una vez que los dos volúmenes de Fijación oral (2005) eran su tesis de grado. Tendría que haber(...)

  • Vida

    Carta al mundo gay

    Desde muy pequeño supe que mi lugar en el mundo estaba guiado hacia un sendero distinto. Entendí ciertas dinámicas sociales(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cada vez está más de moda disfrutar de unos días de vacaciones(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar