Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Todavía estoy temblando, pero no del susto ni del dolor sino de la ira. Cómo es de difícil curarse de esa emoción cuando está acompañada de la impotencia que produce ser víctima de un ladrón que te sorprende por la espalda, te roba y se aleja entre la multitud con la mayor desfachatez del mundo.

Lo que estoy diciendo es que hoy ingresé a la estadística del 27 por ciento de personas que cuando les preguntan en las encuestas si en el último año fue víctima de un delito responde que sí, y cuando les preguntan que cuál fue el delito, afirma que de hurto, y cuando le agregan que si fue con violencia o sin violencia, vuelve a decir que sí.

Porque la violencia no es solo que te saquen un puñal o un arma de fuego, o una botella rota, como me ocurrió a los 25 años cuando un ladrón me quería robar los cinco mil pesos que llevaba entonces para el pasaje. Violencia es que te ataquen por la espalda, y al raparte una cadena, te arañen el cuello. Así me pasó hoy frente a la estación Recinto Ferial de TransMilenio en Bogotá.

Violencia es que el tipo vaya en bicicleta a toda velocidad, te sorprenda con el raponazo, te cause una lesión y ni siquiera te dé la oportunidad de verle la cara o la espalda porque es tal la rapidez que apenas tienes tiempo de reaccionar.

Entiendo a los 103.031 ciudadanos de Bogotá que entre enero y octubre de este año fueron víctimas de hurto, entiendo en particular que les cueste trabajo recuperarse de la ira que produce la impotencia de saber que no va a pasar nada porque mientras yo escribo el ladrón que me robó mi cadena ya debe haber atacado a otras víctimas.

Ahora que escribo en caliente lo que me acaba de pasar no puedo evitar pensar en que ni siquiera tuve miedo. Quedé estupefacta, apenas me di cuenta que me habían robado por el ardor en el cuello donde el ladrón me dejó la marca de sus uñas, y en lo primero en que pensé fue en buscar alcohol para evitar alguna infección.

Entiendo a los 103.031 ciudadanos de Bogotá que entre enero y octubre de este año fueron víctimas de hurto, entiendo en particular que les cueste trabajo recuperarse de la ira que produce la impotencia de saber que no va a pasar nada porque mientras yo escribo el ladrón que me robó mi cadena ya debe haber atacado a otras víctimas.

Son 103.031 víctimas al mes las que han denunciado, es decir, 343 al día y 14 cada hora este año en Bogotá. Esas son las que han denunciado. Yo no lo haré parte de esa cifra porque no vi al ladrón, y con seguridad la Policías me va a preguntar sus señas particulares. Solo sé que iba en bicicleta, que rodaba por el andén sur de la calle 26, en sentido oriente-occidente, a la altura de la estación Recinto Ferial de TransMilenio.

Y ahora que lo pienso, voy a terminar dando gracias de que solo se robó mi cadena de fantasía, seguramente creyendo que era oro, y que no me rapó la cartera donde llevaba mis documentos y mi teléfono que es mi principal herramienta de trabajo.

Pero claro, hay una razón por la que no me rapó la cartera, y es que por fortuna siempre la llevo aferrada a mi cuerpo, consciente como soy de que en las calles de Bogotá, o en los buses, no se puede confiar ni en el que va vestido de paño y corbata.

Así que, señores de la Policía de Bogotá, no me culpen por no denunciar al ladrón al que no le vi la cara, no supe cómo iba vestido, ni se si es alto o bajito, si es gordo o flaco, si era un hombre o una mujer, si tenía el pelo crespo o liso, o si presentaba una señal particular. Simplemente no lo vi venir y no lo vi irse.

YOLANDA GÓMEZ TORRES
Twitter: @YolandaGomezT

(Visited 950 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicadora y periodista, con 32 años de trabajo en los medios de comunicación de Colombia. Ha ejercido como reportera y editora de radio, televisión, prensa e internet. Actualmente, se desempeña como editora en el grupo temático de la sección Bogotá del El Tiempo Casa Editorial, de Bogotá, Colombia.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Y si la hiperactividad y el déficit de atención (TDAH) no(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. armando986416

    Las leyes en nuestro País son un chiste porque no protegen al ciudadano sino protegen a los delincuentes. Obviamente es así porque los que fabrican las leyes en el congreso son peores que los delincuentes que están en las calles. estos roban cadenas, aquellos roban miles de millones amparados en las leyes que ellos mismos fabrican en la finca llamada congreso. Roban, delinquen, y luego cuando son castigados son extraditados a Colombia para que sus compinches les acomoden las leyes y salgan libres a disfrutar de su fortuna.

  2. carlosmedina0514

    La sensación que hace arder el animo, es esa, la impotencia, de ver como te lastiman y de no ver como te ayudan y protegen. Lo peor es haber perdido la confianza. ¿denunciar?: para qué, las instituciones y uniformes causan mayor desconfianza el día de hoy.

  3. Tiene razon, esa sensasion de ira e impotencia es de lo peor que podemos sentir, intensificada porque cada vez que uno intenta acudir a la «autoridad» , sale cuestionado como si uno fuera el delincuente. Al menos si no van a hacer algo, debrian tener algo de empatia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar