Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Bogotá, te quiero, Bogotá

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El rostro moreteado de María Isabel Covaleda me producen indignación, repugnancia y pena. Indignación hacia la justicia por la falta de castigos ejemplares a los agresores de mujeres; repugnancia hacia el hombre que le dejó cicatrices físicas y emocionales imborrables, y pena por las cientos de mujeres más que conviven con hombres violentos que, pese a sus constantes humillaciones y aun leyendo el valiente testimonio de María Isabel, siguen guardando silencio.

Es precisamente esa complicidad de la víctima la que más me irrita. Me pregunto cuántas de las 9.304 mujeres que el año pasado fueron agredidas por su compañero permanente, esposo, novio, amante o ex, en Bogotá, de acuerdo con los datos suministrados por el Instituto Nacional de Medicina Legal, dejaron el miedo, se alejaron de él y lo denunciaron. Sospecho que la cifra no alcanza ni siquiera la mitad.

Así las cosas, me surge un nuevo interrogante: ¿por qué no alejarse del hombre que nos hace mal?

Según expertos en la materia, es amplia la variedad de factores que influyen. El primero tiene que ver con que en Colombia más de la mitad de los episodios de violencia de pareja son protagonizados por el actual compañero sentimental de la víctima, quien dice amarla y entregar la vida por ella; esa misma pareja que seguramente después del ataque dice sentirse arrepentido y jura que nunca lo volverá a hacer.

El segundo, son los simples efectos de una muy bien elaborada presión psicológica. Los agresores de mujeres son astutos y manipuladores; capaces de inducirla al error, haciéndola creer que todo es culpa suya, que merece las humillaciones que recibe, así como los malos tratos y los golpes.

A esto se suma, como un tercer factor, la fuerte dependencia emocional o económica que tienen algunas de ellas hacia su pareja y el miedo a quedarse sola.

No obstante, mujeres, el amor propio debe estar por encima de todo. Estoy plenamente convencida de que en este mundo hay muchos hombres buenos.

Como sucede con cualquier otro delito, las agresiones contra la mujer deben ser denunciadas y castigadas. El Distrito tiene a disposición de las víctimas oferta de prevención y atención para que los casos no queden en la impunidad.

La Secretaría Distrital de Gobierno y la Secretaría de la Mujer vienen trabajando de la mano para proteger sus derechos, y desde las entidades han insistido en que habrá cero tolerancia institucional a la violencia de género. A su disposición está la Línea Púrpura, en la que las mujeres son atendidas por profesionales, y una Casa de Igualdad de Oportunidades en cada localidad, donde las organizaciones cuentan con herramientas para recuperar su proyecto de vida con atención psicosocial y jurídica.

El silencio no es la solución.

Y la ñapa: No crea en todo lo que ve en redes sociales

Dicen por ahí que las apariencias engañan, y es cierto.

Buena parte de la información que se mueve en redes sociales (Facebook, Twitter) es falsa y tendenciosa. Muchos de los cibernautas no se confiesan en la red ni exponen sus verdaderos sentimientos y emociones.

En lo que a seguridad respecta el panorama no varía. El fin de semana que pasó una imagen fue publicada, y replicada al menos 100 veces (solo en la página de Facebook que consulté), con el único objetivo de que los ciudadanos se alertaran sobre la presencia de delincuentes en en el barrio Bochica, noroccidente de Bogotá, donde supuestamente habían asesinado a un hombre por robarle su bicicleta.

Sin embargo, y sin que ello justifique el crimen, el mismo sábado, cuando ocurrió el homicidio, en el portal web de EL TIEMPO los periodistas ya habían entregado datos concretos de la víctima y los móviles del hecho. La información evidenciaba que no se trataba de un homicidio producto de un robo ni de que esta persona se movilizara en bicicleta. Según la publicación, la víctima mortal fue identificada como Jairo Nelson Agudelo Fuentes, comisario de la Policía, quien recibió varios impactos de bala a quemarropa, en un claro caso de sicariato. ¡Reprochable!

Tras la publicación decenas de biciusuarios entraron en pánico. No obstante, comparto su petición de aumentar el pie de fuerza en las ciclorrutas y tomar medidas más poderosas para detener, judicializar e imputar cargos a los delincuentes que se dedican exclusivamente a amedrentarlos con armas blancas, robarles su bicicleta y después venderla por unos pesos. 

(Visited 425 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Comunicadora social y periodista, enfocada en la seguridad, la justicia y el orden público. Psicóloga empírica. Consecuente con mis pensamientos, sentimientos y opiniones. Amo escribir para informar e informar para educar. Amo escribir porque es la mejor cura para el alma. Amo escribir porque las letras hablan de ti y por ti.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: Diego Laserna @dglaserna La semana pasada discutía en un artículo que para reducir la creciente(...)

2

Hoy leí un post que un buen amigo escribió en Facebook sobre(...)

3

Algunos dieron por sentado que Pep no podría con el juego de(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar