Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Bogotá, te quiero, Bogotá

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estamos cansados de que nos prohíban una cosa y otra, de que nos digan qué tenemos que hacer y cómo comportarnos. Tantos vetos en la casa, en el colegio y hasta en el trabajo para que ahora nos salgan con que se inventaron un tal Código de Policía y Convivencia, que reemplaza el de hace más de 45 años, con los únicos objetivos de acabar con nuestro derecho a la privacidad, a la libre expresión y a la autonomía. Es claro que se lo inventaron para prohibirnos todo: tener el equipo a todo volumen hasta altas horas de la noche en nuestro apartamento; rayar las paredes del vecino, dañar las fachadas de las casas, destruir las puertas de TransMilenio por colarnos o salir a consumir cerveza y aguardiente en los parques; que nos cohíbe de drogarnos en la calle, que nos obliga a recogerle el popo a nuestro perro y, lo que es peor, que nos impide comprar celulares robados o cargar pistolas o cuchillos. ¡Qué tal!

Muchos de los que ahora están leyendo querrán mostrar su indignación contra las fuerzas de seguridad, mientras los demás dicen que soy una inconsciente, que no sabe en qué país vivimos. Pues bien, debo decir que estoy con los segundos, y no porque lo sea sino porque comparto, como ellos, la satisfacción de tener un nuevo Código, clave para las grandes ciudades como para los pueblos pequeños escondidos en el mapa.

Sin embargo, no basta con darle mi aprobación a una ley que fue sancionada por el presidente el año pasado, hay que leerla, y esa tarea ya la hice.

Este Código era necesario, lo pedíamos a gritos quienes salimos a pasear con el perro en las mañanas o en las tardes, y nos encontramos con el penoso panorama de un grupo de jóvenes a quienes se les está yendo la vida entre un cacho de marihuana, una bolsa de perico o, en los peores casos, una pipa de bazuco. No es que esos consumidores sean delincuentes, seguramente no, pero sí afectan negativamente la percepción de seguridad, sin contar el daño que se hacen a sí mismos, por lo que deben recibir tratamiento. El Código así lo estipula: multa por 197.000 a quien consuma sustancias psicoactivas en el espacio público y remisión a centros de atención en drogadicción.

Quienes usamos TransMilenio prácticamente todos los días pagando el pasaje y creemos que se puede recuperar ese sistema que hace más de una década era sinónimo de buenas prácticas también merecíamos un Código actualizado. Hay que decir que muchos evasores del pago escudan su comportamiento en el costo del pasaje, pero si usted como yo es un usuario frecuente sabe que muchos de los colados agreden y violentan a operarios y pasajeros.

También necesitábamos un nuevo Código de Policía las personas que estamos cansadas de los ruidos molestos a medianoche, de los propietarios de establecimientos que se pasan por la faja la normatividad, que le cambian de razón social a los amanecederos y las autoridades están maniatadas por ser ‘clubes privados’. Los ciudadanos merecen descansar, merecen ser tratados con respeto.

Urgía un Código diferente para proteger a los niños. Se requerían herramientas para evitar que adultos los envuelvan e involucren en el negocio de la droga, incluso en sus propios colegios.

Qué decir del respeto a la autoridad; al menos en Bogotá el panorama era lamentable. Los policías no podían hacer su trabajo porque los agredían a puño limpio, con palos, piedras o hasta con armas cortopunzantes o de fuego cuando buscaban llamar al orden a ciudadanos que no se saben comportar, muchos de los cuales seguramente se vienen quejando de los supuestos superpoderes que le atribuye el Código a la Policía.

Pero si lo que les preocupa es dar con policías corruptos que quieran pedirles dinero a cambio de pasar por alto su comportamiento contrario a la convivencia, haga la fácil: asuma su error, deje que lo multen, si es el caso, haga los cursos pedagógicos y, claro, no se olvide de anotar muy bien el nombre del uniformado que quiso sobornarlo y denúncielo. Así se acaba la corrupción.

Una cosa más: léalo. Son 243 artículos que le harán ver la norma de manera distinta, cercana al ciudadano y que pone orden al desorden que había en las calles por falta de herramientas para combatir esos comportamientos que le hacen daño a una sociedad que quiere vivir en paz.

Si usted es buen ciudadano, puede estar tranquilo, usted no recibirá medida correctiva, usted, como yo, saldremos premiados.

Sígueme en @alejandraPSG

(Visited 1.219 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Comunicadora social y periodista, enfocada en la seguridad, la justicia y el orden público. Psicóloga empírica. Consecuente con mis pensamientos, sentimientos y opiniones. Amo escribir para informar e informar para educar. Amo escribir porque es la mejor cura para el alma. Amo escribir porque las letras hablan de ti y por ti.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No soy actriz de Hollywood ni modelo, pero he conocido a varios(...)

2

Nos dejamos seducir por la imagen del “millonario” en un yate, ¿pero(...)

3

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

15 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Desgraciadamente, a la actual “cultura ciudadana” la unica forma que han encontrado para tratar de controlarala en sus desmanes y abusos, es creando normas mas severas. Sinembargo vemos que aun asi debido a la negligencia del aparato de control, fiscal y judicial, los antisociales las siguen burlando.
    O desde su implementacion, han sancionado los consumidores o jibaros que vemos consumiendo en la calle? No. Porque como le van ha cobrar una multa de $197.000 a un consumidor que apenas si tiene $10.000 para comprarse el porro, o llevarlo a una carcel atestada de otros peores de consumidores internos. Codigos y mas codigos no sirven, sin tener estrategias que los acompañen en sus procesos sancionatorios.

  2. Estoy de acuerdo en varias cosas, sinembargo no estoy de acuerdo en lo que tiene que ver con la fuerza pública, si antes del código abusaban de su autoridad que será ahora que ni siquiera tendremos el derecho de defendernos como ciudadanos porque es un irrespeto según el código retar a la autoridad, en otras palabras decirles la verdad en la cara.

  3. Señor Angarita 0519: Se nota a leguas que usted pertenece al grupo de colombianos que tienen problema con la comprensión de lectura. No se preocupe, que solo es el 65% (31 millones más o menos)

  4. Pero una norma que entró en vigencia y no se aplica, termina sirviendo para nada. En todas as ciudades no se aplicándolo, ni siquiera en proceso pedagógico con los infractores que tienen en frente

  5. victor.e.rincon.3

    nelsonangarit0519 representa el grave problema que se vive en nuestro país. Leen el título y el inicio del escrito y sobre eso forman su opinión y dan cátedra y moral sobre el tema. Todo lo creen con una facilidad espantosa y descalifican sin conocer los pormenores. Menos mal no son todos, solo el 99%.

  6. A mi ma perece bien, es la unica forma de educar a la gente, con multas, no hay de otra en este país, si a ud le molestan los fumadores de cachos a muchos nos molesta tambien la gente que saca a pasear sus perros y dejen sus excrementos en un parque donde luego tengan que salir a jugar algunos niños. ojala que funcione, y si a ud le ponen una multa, sepa que ud es el problema no se lo achaque a los demas.asumalo

  7. Correcto, si somos los ciudadanos de la urbanidad y el decoro, no hay problema. Como dice la autora del blog, hay que tener cuidado y denunciar los excesos de la fuerza publica; pero por lo demás, bienvenida la nueva normatividad.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar