Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El valor de tener abuelos

Por: canass

Subestimados en la mayoría de ocasiones, abandonados o simplemente ignorados, vamos arrastrando a nuestros abuelos a un olvido irremediable, incluso a nuestros propios padres, algunos, lejos de asomarse por los linderos de la tercera edad.

 

abuelo.jpg

 

La semana pasada me encontraba en la casa de una señora, mientras revisaba una falla de su impresora, ella buscaba afanosamente un lugar en donde alojar a una tía, es decir un hogar que estuviera al tanto de su bienestar, al parecer nadie en la familia podía cuidarla, “muy lucida, sana, lo único se desplaza soportada de un caminador”, comentaba la señora en cada llamada. Después de largo rato, finalmente la señora concreto una cita para visitar uno de los hogares, a este iría con otro familiar para verificar sus instalaciones y cerciorarse de las condiciones que en principio exponía, la persona al otro lado de la línea. Era la tercera o cuarta vez que sentía esa tristeza, ese escalofrió, aún no entiendo cómo se puede dejar a un ser querido en otro lugar diferente a su terruño, lo asemejo en parte cuando se nace, los padres se ven obligados a dejar a sus hijos con otras personas, (nana, jardín, o un familiar en el mejor de los casos), las responsabilidades, el trabajo y la celeridad de la vida, nos conducen inevitablemente por estos caminos, sin embargo no me gustaría terminar mis últimos días así, lejos de casa. Claro en algunos casos es necesario, igualmente es el trabajo de todos aquellos seres de corazones amplios, quienes por medio de su profesión, dedican el tiempo a cuidar a nuestros abuelitos: enfermeros, gerontólogos y personas especializadas, son fundamentales y necesarios.

Debido a esta y otras razones más, me he cuestionado, ¿en verdad disfrutamos a nuestros abuelos? en mi caso, fue muy poco, mi abuela paterna, murió cuando era adolescente, a su esposo nunca lo conocí, a ella la recuerdo como una persona cariñosa, una gordita bajita que me daba un “bocadito” de algo (comidota), y monedas para mis obligaciones (onces de la escuela, luego el colegio), por ese entonces no entendía mucho del tesoro guardado a través de sus vivencias, las cuales tengo entendido, no eran pocas. Por el lado materno a mi abuelo tampoco lo conocí, murió muy joven, mi abuela vive aun, de ella también tengo gratos recuerdos, aunque por diversos motivos familiares, no la veo con frecuencia. Mi balance es muy corto, nunca tuve el consejo o la caricia del abuelo, ese hombre de cabello blanco, voz pausada, y de risa espontanea, aún más en estos momentos cuando necesito de una directriz sabia. El panorama de cierta manera por el lado de mis hijos es alentador, sus dos abuelas son pilares fundamentales en su formación, ellas son “hormiguitas” constructoras de sus nietos, inmensas en un mundo cada vez más toxico, del otro costado, permanece la ausencia, uno de los abuelos murió víctima de la violencia, esa de nombre propio, residente en las montañas y selvas del país, esa de cadenas y metralla. El otro, un hombre admirable por su inteligencia, pero desconcertante, otorgo grandes ejemplos a sus hijos pero igual se equivoco en otros, (normal), hoy por las mismas razones, de miles de familias habitantes del planeta, su imagen borrosa es sinónimo de tristeza, por “tener” algo pero no poder regocijarse, las razones sin razones del ser humano.

 

En el video Bob Dylan un personaje de 68 años de sabias líricas, esta una de ellas …… recomendad

 

 

Sobre el regazo, un niño escucha con atención el relato dibujante de un hombre blanco, el dice ser el papá del progenitor del niño, escena maravillosa, sacada de la novela de turno o de la película de moda, pues dicho acto es menos frecuente en la vida real. Si, ya poco se ve jugar a los niños con sus padres, a los nietos con sus abuelos, las cosas sencillas pasan a un segundo plano, verdugos comerciales enseñan la facilidad de vivir con sus propias verdades artificiales. A este ingrediente le agregamos otro no menos cruel, el subvalor otorgado a esas figuras lerdas, ambulantes dentro de nuestras paredes, ellos con el plus del callo metal de múltiples escenas actuadas, encierran joyas preciosas dentro de sus mentes, consejos maduros y lineamientos ocurridos en un espacio y tiempo real, carente en casi todas las etapas del hombre, menos en la tercera, donde las preocupaciones son el tic tac del reloj y en como sumar días del calendario sin el imperante dolor. Retrógrados pensamientos pueden decir muchos, posiblemente, pero en un hoy inmerso en falencias de corazón, cuan importante se vuelve la voz del viejo, socorro, refugio borrado en ciertos casos por nuestros propios padres, retribuidos curiosamente a sus nietos luego de superar conflictos internos. La felicidad no es completa y el hombre no se contenta con nada, se lucha por un objetivo, una vez poseído, desechado, lejos, se anhela, ¿entonces?.

 

Campesinita.jpg

Hacerlos participes, tener en cuenta sus opiniones, preguntarles por el amor, el sol, el agua, los días grises…… sin duda son buenos antídotos, llego el momento de abrazar a esos seres tan valiosos, de donarles todos los afectos, tomarlos de la mano e igualarse al paso, acariciar su pelo, palpar sus arrugas, relatarles nuestras historias y pedirles un consejo, varios como yo, no tenemos esa dicha, hace infinita falta tocar la puerta y esperar el dulce vuelo de esos ojos vidriosos, acompañados de un corazón saltarín, que por un rato no estará tan solitario.

 

Nos vemos al final de la tarde……

 

Publicado en: El Tiempo, Vida de hoy

3 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.

  1. 1

    chechoperezbogotano 7 octubre, 2009 a las 11:25

    Buena nota, interesante

  2. 2

    Sanalejo0812 7 octubre, 2009 a las 13:26

  3. 3

    Ignamor 7 octubre, 2009 a las 14:42

    Ignamor
    Viejopelao

    Houston Tx 10 7 2.009

    CUIRIOSA REALIDAD QUE ES TAN COMUN HOY DEBIDO A LOS QUE VAN METIENDOSE EN EL HOGAR SANTO QUE LLENAMOS DEL CALOR Y DEL CARINO DE PADRES A HIJOS.
    DURA REALIDAD POR SER ” LOS ADVENEDIZOS “, QUIENES LLEGAN A TORCER LAS PAUTAS QUE SE DIERON Y QUE PARA ELLOS SON ESTORBO, PUES SON EN REALIDAD LAS GUIAS QUE NO GUSTAN POR SER VERDADEROS TESOROS DE AMOR PURO Y DE FE EN DIOS. LOS FALSOS PRINCIPIOS QUE LOS QUE LLEGAN TRAEN, DESQUICIAN LOS PILARES DEL HOGAR, Y EL ABUELO ESTORBA, PUES SIEMPRE DESEA DAR GUIAS SANTAS. ESPECIALMENTE EN COSAS DE FE LES DUELE SABER QUE ESE ES EL VERDADERO SENDERO.