Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: El campamento de los mojados

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Parece que no han pasado los años desde aquel siglo XVI en que los españoles hicieron vomitar sangre a los indígenas por sumergirse en el mar, de la Isla Trinidad, en busca de perlas. Todavía la codicia es el motor del mundo, y los 45 millones de esclavos “modernos”, no son más que un eufemismo al término; porque su condición no es muy diferente a la de la esclavitud a secas de los siglos pasados.

De este número, el 60 porciento se encuentra en Corea del Norte, India, China, Pakistán, Bangladesh y Uzbekistán, según el Global Slavery Index. Mas el caso norcoreano es el que preocupa en mayor medida; pues, aproximadamente, 1 de cada 20 habitantes ha trabajado forzosamente en algún momento de su vida.

Sin embargo, lo realmente paradigmático es que los países del “primer mundo”, los que realizan estas encuestas y critican dichos gobiernos con vehemencia, han sido también acusados, en repetidas ocasiones, de “importar” ellos mismos esclavos o de producirlos.

Por ejemplo, Estados unidos en los últimos años, ha estado sumido en un fuerte escándalo sobre la condición de vida de muchos de sus prisioneros. Tanto así, que se ha reabierto el debate sobre si las cárceles deben o no ser manejadas por privados. Pues, para el caso de Colorado y de California, se encontró que los prisioneros eran obligados a trabajar hasta 12 horas al día, muchas veces por un dólar la hora, y otras por nada. Los objetos que realizaban en carpintería, metalurgia, textiles, etc., fueron vendidos a empresas y fábricas por un precio mucho mayor al que se le pagaba al reo.

Por supuesto, el peligro de este caso en particular, es el incentivo que genera encarcelar a más personas, sin justa causa, para tener mano de obra barata (como es el caso de miles de inmigrantes actualmente, a quienes no se les resuelve su situación legal, para seguir explotándolos), y por otro lado, el de alargar la estadía de los presos en las cárceles, imputándoles mal comportamiento o cualquier otra razón, para que sigan produciendo, gratuitamente, montones de dinero a los empresarios, verdugos y carceleros.

Jacqueline Stevens, de la Universidad de Northwestern, ha dicho que la única razón de ser del trabajo penitenciario es, castigar a los encarcelados después de haber cometido un crimen o “rehabilitarlos”. Desde luego, ninguna de estas dos está siendo aplicada. Pareciera más que las cárceles se manejan como feudos, que como espacios de preparación del reo para una vida social en la legalidad. Es más, me atrevería a aseverar, que la humanidad del prisionero termina aún más deteriorada y resentida después de haber estado tras los barrotes.

Y es que la trata humana o esclavitud moderna, como quieran llamarlo, es el segundo crimen más lucrativo del mundo, con ganancias de hasta 150 mil millones de dólares al año. Por lo que no sorprende la complicidad con la que los Estados han manejado el tema, y sin duda, la facilidad con la que se han untado las manos para ellos mismos agrandar sus arcas.

Ese es el caso, de nuevo, del país gobernado por Kim Jong-un, en el que, según Naciones Unidas, más de 50.000 personas han sido enviadas fuera de Corea del Norte para trabajar en condiciones infrahumanas en el resto de Asia y Europa. Se estima así que el gobierno recibe cerca de 1.200 millones de dólares al año del trabajo de sus esclavos en el extranjero. Evidentemente, el lazo estatal con las oscuras fábricas en suelo ajeno, es el que permite que el 90 porciento del salario de estas personas sea enviado al Estado norcoreano.

Finalmente, y para mí lo peor de todo este gran monstruo que es la subyugación del otro, es que los que caen en la telaraña del trabajo forzado, a través de mentiras y embauques, no tienen manera de salir de la red. Pues a la mayoría les arrebatan sus pasaportes y papeles. Los vuelven apátridas y “NNs”. Y a los pocos que tienen el valor o la fortuna de escapar y pedir ayuda al gobierno, los enreda de nuevo la burocracia de la industria subterránea, donde la ilegalidad es más cercana a la legalidad de lo que creemos.

 

 

(Visited 1.567 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Algo he aprendido del Periodismo y de la Literatura y es que no son profesiones, oficios o prácticas, son vocaciones ligadas a un amor inmenso por la sociedad y, sobretodo, por las historias. El periodista entrega su vida a las letras, igual que el literato. El primero, es un intermediario de los tantos muchas veces silenciados, y el segundo es un ladrón de realidades. Por mi parte, como estudiante de ambas, me declaro una eterna enamorada de este estilo de vida, y desde ya prometo entregarlo todo a la curiosidad y a la búsqueda de relatos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

El 23 de diciembre del 2016 publiqué una entrada con el título(...)

3

¿Cómo puede alguien desconocido, que no produce contenido relevante, no es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. toribioaraujose

    Llegará el día en que el bellaco gobierno de Corea norte pague sus crímenes. Pero hablemos de lo que podemos mejorar a ese respecto de la trata de personas en Occidente, en los paises democráticos. Ntiendonque en España el 80% de las prostitutas son obligadas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar