Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: El campamento de los mojados

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La Cartagena de postales, con ciudad amurallada e historias de piratas, no es la Cartagena de la mayoría de nativos y menos de las inmigrantes venezolanas. Ellas, con no más que una referencia en Internet y un bebé a punto de nacer, salen del país vecino con la esperanza de que sus hijos escapen del círculo de pobreza que han vivido en carne propia.

Con los pies cansados y las manos hinchadas, con poco dinero y sin papeles, llegan a La Heroica después de 9 horas en bus y 9 meses de embarazo, con el agravante de que casi ninguna ha sido tratada con suficiencia en Venezuela, lo que las convierte inmediatamente en pacientes de alto riesgo.

Tanto así que solo en los dos primeros meses de este año, ya han sido atendidas 82 mujeres de ese país en la clínica Rafael Calvo, de Cartagena.

La llegada de estas personas y del resto de venezolanos responde por supuesto a la crisis económica y de legitimidad política por la que están atravesando.

Las condiciones de vida de los ciudadanos son entonces cada vez más difíciles, y la Encuesta Nacional de 2016 arrojó que el 82% de los venezolanos vive en el umbral de pobreza.

Bajo estas circunstancias pareciera inevitable la migración masiva, y en efecto, según la Asociación de venezolanos en Colombia, 1.200.000 compatriotas reside actualmente en el país. Además, hay que contar a los colombianos con doble nacionalidad que se están devolviendo, vistas las circunstancias.

Así pues, esta movilidad ha tenido repercusiones directas sobre las políticas migratorias de Colombia, pero en especial sobre el sistema de salud. Rocío Mendoza, subgerente de una clínica en Cartagena, dijo para el diario El País de España, que las mujeres esperan a estar a portas de parir porque saben que “si se trata de una urgencia no miramos de dónde vienen ni quién paga la cuenta; primero es la vida”.

Sin embargo, los costos de atención para las venezolanas no son tan amables como la labor médica individual, y solo entre enero y febrero de este año, ya rebasan los 17.000 millones de pesos. Lo que ha traído consigo críticos punzantes que piden que se fortalezcan las medidas antiinmigración y que se de prelación a los colombianos en una atención médica que ha cojeado por años.

Mas lo que pasan por alto, aquellos presurosos de las palabras, es que Colombia está en deuda con el país hermano por las millones de personas nuestras que acogió durante la época de la violencia. Colombianos que escaparon de nuestro país y que fueron recibidos en calidad de refugiados o de ciudadanos, con todas las connotaciones económicas que eso tiene.

Asimismo, aquellas personas desconocen que nuestro país, en esencia, es un país de emigrantes. Para el 2012, por ejemplo, se estimó que 4.7 millones de colombianos vivían en el extranjero. Así pues, no solo parece descarado dar la espalda ahora a los venezolanos que piden ayuda y, por supuesto, con ello recursos, sino que reforzar las políticas fronterizas de Colombia, significaría prácticamente cerrarlas; ya son por sí solas bastante limitadas.

Colombia no se puede jactar particularmente de su generosidad a la hora de apoyar las causas de los demás países latinoamericanos, ni hoy ni a lo largo de la historia ha sido un país amplio con el resto del cono.

Mientras tanto el personero de Cartagena, William Matsón, ha sugerido que los venezolanos reciban trato de refugiados para agilizar el servicio médico y saltar la burocracia en la atención. Pero en tanto sigamos viviendo en el anacronismo de nuestras políticas sociales, habrá quienes seguirán pensando que es mejor que mujeres embarazadas, solo por el hecho de ser extranjeras, mueran desangradas en las puertas de un hospital.

(Visited 2.061 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Algo he aprendido del Periodismo y de la Literatura y es que no son profesiones, oficios o prácticas, son vocaciones ligadas a un amor inmenso por la sociedad y, sobretodo, por las historias. El periodista entrega su vida a las letras, igual que el literato. El primero, es un intermediario de los tantos muchas veces silenciados, y el segundo es un ladrón de realidades. Por mi parte, como estudiante de ambas, me declaro una eterna enamorada de este estilo de vida, y desde ya prometo entregarlo todo a la curiosidad y a la búsqueda de relatos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

La obsesión por alcanzar la delgadez, sin importar cómo, ha logrado que(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. La realidad es que es un porcentaje muy alto de Colombianos que se regresan . También de hijos de Colombianos , nacidos en Venezuela.Y que pensar que en este momento se están desplazando familias en la frontera hacia Venezuela, producto del conflicto.Esto va para largo, porque ni en Colombia, ni en Venezuela, se esta abordando con seriedad una realidad tan compleja.Los Colombianos que aun no nos regresamos estamos entre la espada y la pared.

  2. ¡MIENTRAS ESTA NICO, NO HAY FUTURO! Venezolanas embarazadas huyen desesperadas a Colombia – BTCPlay

    […] Por María José Peláez Sierra en Blogs del diario El Tiempo (Colombia) […]

  3. Embarazadas, pobres e inmigrantes: una travesía de Venezuela a Colombia – Venezuela Mundial

    […] Por María José Peláez Sierra en Blogs del diario El Tiempo (Colombia) […]

  4. 3 de abril de 2017. Viernes . #PeriscopioVenezuela | Joseyelim's Blog #Libertad

    […] http://blogs.eltiempo.com/campamento-de-los-mojados/2017/03/29/embarazadas-pobres-e-inmigrantes-una-… “Embarazadas, pobres e inmigrantes: una travesía de Venezuela a Colombia”, por: María José Peláez Sierra, “solo en los dos primeros meses de este año, ya han sido atendidas 82 mujeres de ese país en la clínica Rafael Calvo, de Cartagena”. El Tiempo […]

  5. La realidad venezolana es muy alarmante, nuestro apoyo debe ser contundente y sincero para un pueblo que ha sido generoso , y nosotros serlo aun mas con sus mujeres que hoy son ultrajadas y humilladas por el gobierno venezolano, Gracias Colombia y que la paz llene su tierra y sus corazones.

  6. libardogomez0930

    Este artículo muestra el porque a los colombianos nos interesa la suerte de Venezuela, nuestros esfuerzos económicos no alcanzan pare proveer salud y condiciones de vida a todos los colombianos y menos para hacernos cargo de mas personas y con esas características.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar