Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Asustado con su propio poder de decisión, el mundo vio en los últimos días la caída de la libra, el alza del dólar, el susto en la bolsa y las reuniones de los líderes europeos para definir cómo va a ser el proceso de ‘divorcio’ entre el Reino Unido y el proyecto de unión entre países más avanzado del mundo.

También ve ahora la rabia y el miedo de los jóvenes, que apoyaban mayoritariamente la permanencia en la Unión Europea y hoy sienten que los mayores decidieron su destino, quitándoles, entre muchas otras oportunidades, la de vivir y trabajar en otros 27 países de Europa, que es lo más visible para ellos porque tal vez no son del todo conscientes de las consecuencias económicas, sociales y políticas del triunfo del Brexit. Unos jóvenes que, a pesar de venir disfrutando de todos esos beneficios, y tal vez dándolos por sentados porque no conocen otra realidad ni pensaron que fuera posible ‘retroceder’, no salieron a votar.

Ve, igualmente, una abrumadora cantidad de votantes asustados y sintiéndose culpables en un amanecer oscuro que anunció que el ‘leave’ había ganado, convirtiendo en realidad la improbable alternativa de que el Reino Unido dejara de hacer parte del sueño europeo y llevando a muchos a preguntar si se podía hacer un segundo referéndum y a hacer búsquedas en Google como “¿qué es la Unión Europea?”, “consecuencias de dejar la Unión Europea”. Es decir, dieron su voto ante semejante situación pero no sabían qué era realmente la UE ni tenían idea de qué pasaría si votaban a favor del Brexit ni pensaron que en realidad pudiera pasar.

Un poco tarde para esas búsquedas en Google. Tremenda irresponsabilidad alentada por discursos agresivos como lo son casi todos los que buscan generar miedo en las poblaciones. Y lo lograron.

Pero es todavía peor. Después de aceptar lo que se tiene que asumir en una democracia, que puede ir, como en este caso, de la mano del miedo y el desprecio hacia los inmigrantes, se han producido escenas escalofriantes de xenofobia en distintos lugares de Inglaterra como la que contó un polaco que hacía una fila en la que un señor empezó a gritarles a todos preguntando quién era extranjero y diciendo que eso ya era Inglaterra y que tendrían que irse en menos de 48 horas, o la polaca que ya siente miedo de mandar a su hijo de 5 años al colegio en el que siempre se habían sentido tranquilos, o los carteles que amanecieron colgados en varias partes de una localidad a una hora de Londres y en los correos de casas de familias polacas:  «Dejad la UE/No más parásitos polacos».

Es verdaderamente espeluznante. Y es que esto es una muestra de que a veces pensamos que lo peor ha pasado, que el mundo entró ya hace décadas en una especie de statu-quo relativamente estable –al menos en lo que le importa a ‘Occidente’–, que ya no pasarán esas cosas innombrables que hacen parte de un pasado vergonzoso en el que también Europa fue villana, y que, de cierta forma y aunque me cueste incluso escribir esta idea, ‘el mundo civilizado’ ya sabe que no puede decirle de frente al diferente que no lo acepta. Ni puede acusarlo, violentarlo, matarlo. No de frente.

Pero ya vemos que todo es posible: que un demente como Donald Trump es candidato presidencial en Estados Unidos, que promover un muro en toda la frontera sur del país más poderoso –y más libre– del mundo puede ser causante de votaciones masivas, que se puede prohibir la entrada de una religión a ese mismo país, que se ahogan miles de personas en el mar porque en cualquier dirección se chocan con un muro, que una de las principales naciones y economías europeas se va de la UE porque no se la aguanta más, y que en esa Europa progresista que ha intentado alejarse de Hitler y de Mussolini como ha podido ahora no da vergüenza alabar los nacionalismos ni apoyar esos populismos que surgen ahora para aprovechar la abundancia de escandalizados frente a temas inmigratorios y demás.

Otra vez vemos un montón de gente que quiere sus países para ellos solos, para las razas superiores, para no contaminarse ni compartir lo que no toca. Y el triunfo del Brexit es un peligroso y triste impulso moral y simbólico para todas esas personas y movimientos que, por más ignorantes y descabellados que sean, hoy salen a gritar que han ganado, que hoy se empieza a desintegrar el proyecto europeo que ha mantenido la paz en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, que ahora se puede gritar a los extranjeros en la calle porque esa calle tiene nacionalidad.

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

 

(Visited 274 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La contemplación

    Hay que comprender a tiempo que contemplando la naturaleza se entiende mejor la vida. Se siente uno vivo. Precisamente,(...)

  • Opinión

    El vestido del cuerpo

    La piel es la parte más superficial del vestido humano. Es lo más exterior, lo que protege, como un(...)

  • Opinión

    La vulnerabilidad

      Desconfío de la gente que dice no tenerle miedo a nada –o no saber a qué– y desconfío,(...)

  • Colombia

    Pintar para vivir

    [gallery size="medium" ids="698,699,700"] Hay niñas que piensan en muñecas de moda, otras que hacen pataleta porque no quieren comer(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Circula por las redes sociales un video muy divertido de Héctor(...)

2

  [caption id="attachment_3200" align="aligncenter" width="432"] Ennio Morricone - EFE[/caption] Twitter: @jeroriveracine(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar