Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

– ¿Nos podéis ayudar a salir de la guerra?

Esa pregunta fue la despedida de Abdalla en una conversación por WhatsApp con el diario ‘El País‘ de España. Abdalla es un refugiado sirio que huyó de su ciudad con su esposa y su hija de tres años, y que vive por ahora en casa de un amigo en la invivible provincia de Idlib, cerca de la frontera entre Siria y Turquía, en donde actualmente hay alrededor de un millón de personas que también han huido del terror y que no están a salvo en ninguna parte. Por estos días se ha hecho tristemente famoso un video en el que Abdalla se ríe con su niña, haciéndole creer que las bombas son parte de un juego para que ella, en vez de asustarse, se revuelque de risa y para evitar un impacto irreversible de la guerra en su vida y en su personalidad.

La niña responde a las preguntas del juego con una vocecita dulce y se carcajea ante el estruendo de la caída de una bomba. Esa es la única protección que hoy puede ofrecerle su papá. Hasta ahí ya todo es lo suficientemente doloroso, enmudecedor, con eso basta para saber que algo hemos hecho muy mal como humanidad. Pero resulta que el video se ha hecho viral y que hay periodistas y personas interesados en la vida de Abdalla y en conocer esa estrategia que ha creado un padre para sobrevivir lo indescriptible al lado de quien aún no puede comprenderlo –¿alguien puede comprenderlo?–, entonces se ha creado una pequeña ilusión en la vida de Abdalla…

El problema es que contamos la historia, nos conmovemos, podemos derramar unas lágrimas y preguntarnos qué diablos hemos hecho para ser capaces de seguirnos tirando bombas y que entonces los papás tengan que hacer reír a sus bebés con las explosiones para evitar los traumas. Pero el video pasa, el sentimiento de impresión también, llegan otras historias, números anónimos y espectáculos vacíos que las borran. Y Abdalla se queda con su silencio mortal ante la débil ilusión de que alguien allá afuera, alguien que parece ser y llamar desde otro mundo, se haya interesado por fin en lo que les pasa y tal vez pueda ayudarles a salir verdaderamente del infierno, a no tener que seguir jugando el juego más doloroso imaginable.

Por un segundo Abdalla soñó con haber alcanzado algún tipo de fortuna a través del ingenio de su juego –o de la compasión que genera– y se jugó esa carta, como si el niño fuera él:

¿Nos podéis ayudar a salir de la guerra?

Abdalla, y el mundo, se quedan en silencio, vacíos.

 

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

 

(Visited 591 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La contemplación

    Hay que comprender a tiempo que contemplando la naturaleza se entiende mejor la vida. Se siente uno vivo. Precisamente,(...)

  • Opinión

    El vestido del cuerpo

    La piel es la parte más superficial del vestido humano. Es lo más exterior, lo que protege, como un(...)

  • Opinión

    La vulnerabilidad

      Desconfío de la gente que dice no tenerle miedo a nada –o no saber a qué– y desconfío,(...)

  • Colombia

    Pintar para vivir

    [gallery size="medium" ids="698,699,700"] Hay niñas que piensan en muñecas de moda, otras que hacen pataleta porque no quieren comer(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

El talento de Cristina Umaña además de innegable es extraordinario. Le(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar