Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Son días surrealistas pero, a partir de lo que estoy sintiendo yo y de lo que veo que expresan otros, creo que son tal vez los días más reales que hemos vivido. Reales porque estamos verdaderamente viviendo cada día, analizando lo más importante minuto a minuto para tomar decisiones conscientes, proteger a los y a lo que amamos, y fortalecer las bases para que el ventarrón no lo tumbe todo.

Estábamos acostumbrados a vivir distraídos, a un afán permanente que no nos permitía respirar, pensar, mirar hacia dentro, analizar los fundamentos, valorar la vida por sí misma, sino a partir de un guion ajeno y anacrónico, que en algún momento se generalizó y se convirtió en base para todos, arrebatándonos la posibilidad de lo más ansiado por el ser humano: ser felices. Porque solo se puede ser feliz siendo fiel a uno mismo y en un planeta sano.

Esa distracción del día a día no vivido sino pasado a medias es lo que hoy tiene a tantos desesperados por estar encerrados en casa: les cuesta la vida por sí misma y les da pánico mirarse al espejo en cámara lenta, por fuera del guion del supuesto éxito (si algo no te distrae de ti mismo, lo llamas estar aburrido).

El planeta viene muriendo de a poco: sus mares y ríos envenenados y llenos de plástico, ahogando e hiriendo a los animales, que no entienden qué diablos está pasando en su casa; las selvas y los bosques ardiendo, asfixiando y quemando a sus habitantes, que huyen con los ojos desorbitados en medio del shock de esa situación surrealista que les hemos heredado nosotros; el aire convertido en veneno, transformando los maravillosos cielos azules, el privilegiado paisaje que nos había regalado la naturaleza, en telones grises y amarillentos de un espesor que intuye la tragedia…

Así, en estos días surrealistas pero tan reales, siento miedo pero esperanza: pienso que sí, el planeta venía muriendo de a poco, en una muerte lenta pero segura, en la que muchos, con el corazón en la mano y el dolor de la impotencia, veíamos un futuro negro para la naturaleza y, por ende, para la humanidad. A ese ritmo no podríamos sobrevivir porque, como tanto se ha repetido, no respiramos dinero, ni el desarrollo infinito y desenfrenado debe ser el fin de la vida ni de la sociedad, sino que para vivir necesitamos un planeta sano, respirar aire limpio, comer alimentos limpios, que haya bosques, mares, ríos, selvas y desiertos limpios y vitales, y, por la salud de nuestra esencia humana, que los animales, esos seres vulnerables que comparten casa con nosotros, vivan dignamente y sean libres en sus hábitats y en medio de ecosistemas sanos también. Ellos deben poder ser felices dentro de la particularidad de su esencia animal y nosotros, si queremos ser humanos, no podemos arrebatarles eso.

Yo veía ya mucho dolor en la naturaleza, pero hoy siento que con este grito, si nos frenó a todos en seco, es porque ha decidido no morir, porque quiere salir de esa muerte lenta y supo que no estábamos reaccionando, que sus muestras de dolor de a pocos no eran eficaces y que ya éramos expertos en poner curitas y en seguir distraídos.

El planeta no se quiere morir y eso significa esperanza, eso me hace ser optimista. Nos puso a vivir conscientemente cada día y a pensar individual y colectivamente en lo que veníamos haciendo. Es una última oportunidad de desviarnos radicalmente del camino equivocado. Hemos visto en pocos días cambios impresionantes en el medio ambiente ante la disminución de nuestra actividad frenética y demente de cada día en casi todos los rincones del mundo: imágenes de menor contaminación en los distintos continentes, delfines nadando y saltando en playas de Santa Marta y Cartagena en Colombia, aguas cristalinas con peces y cisnes en Venecia, agua transparente en el río Medellín, animales salvajes en calles de ciudades como Madrid… A su modo, la naturaleza y los animales deben estarse preguntando qué está sucediendo, por qué de repente el mundo parece distinto, ellos siempre vulnerables, dependientes de las decisiones, las necesidades, los deseos y hasta las tragedias de nosotros, tan egoístas, siempre poniéndonos en primer lugar. Me duele profundamente ver las consecuencias bonitas de esta pandemia al pensar en la infinidad de tiempo que llevamos imposibilitando esa belleza y esa naturalidad, en los años eternos que llevamos poniéndole obstáculos a la extraordinaria naturaleza… Pero, a la vez, es maravilloso comprobar la flexibilidad, la tolerancia, la paciencia y la resiliencia del planeta, que en pocos días de vernos –forzados– actuando distinto, nos ha mostrado la forma radical en la que puede empezar a sanar. Cómo no pensar que esto tenía que pasar para que pudiéramos, por fin, ver.

Paremos. Se los suplico. Sanemos. Ayudémosle a esa casa maravillosa, única, mágica que es la naturaleza a volver a respirar, a dejar en el pasado la muerte lenta, a levantarse de a poco y a devolverles el verde a las tierras, el azul a los cielos y la transparencia a las aguas, a devolverles la alegría y la vitalidad a los animales, y a que los seres humanos sigamos reconociéndonos como una misma humanidad; a seguir viviendo, en vez de pasar los días distraídos en la construcción meticulosa de nuestra propia destrucción…

Cerremos los ojos y respiremos. Sanemos. Vivamos.

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

(Visited 999 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La vulnerabilidad

      Desconfío de la gente que dice no tenerle miedo a nada –o no saber a qué– y desconfío,(...)

  • Colombia

    Pintar para vivir

    [gallery size="medium" ids="698,699,700"] Hay niñas que piensan en muñecas de moda, otras que hacen pataleta porque no quieren comer(...)

  • Opinión

    El recorrido de las flores

    [embed]https://youtu.be/5A1S6pe8pnQ[/embed] Me gusta rescatar cucarrones, mariposas y abejas en problemas (también arañas de las esquinas de las duchas, sin(...)

  • Opinión

    Impermanencia

    [embed]https://youtu.be/MLqmc82ucUQ[/embed] Me he estado preguntando por el miedo –aunque no estoy tan segura de que sea miedo– a que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Todo parecía indicar que se trataba de un joven prometedor. Jaime(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

“Voltea aquí a la derecha”, le dijo Marcela, llegando a Cajicá.(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar