Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Confieso que voy a cine cada semana. Sin filtro lo veo todo. Lo bueno y lo malo. Algunas veces más lo bueno. Ir a ver una película es mi momento de catarsis. También es la herencia más hermosa de mi papá. Ahora que estoy en pareja, el susodicho me acompaña, pero amo la idea de ir sola.

Lo que no estoy amando mucho son los precios de ciertas empresas de distribución. Ir a cine es una actividad que de por sí ya es extremadamente excluyente. La boletería del fin de semana es, de lejos, más cara que entre semana, y conseguir una entrada resulta muchas veces imposible.

Por eso me gusta ir entre semana, pero soy consciente de que las personas que, por ejemplo, tienen hijos no siempre pueden darse ese gusto y por tanto deben esperar hasta el fin de semana y encomendarse a todos los santos para que encuentren boletas, sean las suficientes para su familia y estén en un lugar cómodo de la sala.

Las empresas de distribución crearon desde hace muchos años, incluso antes de que existieran las aplicaciones una cosa llamada: RESERVA. Usted llama a un número o mira la página de internet y listo, una silla numerada con acceso a lo que para mí es uno de mis cielos. El pago de la reserva se hace en la taquilla cuando usted va reclamar sus boletas. Simple.

Esto permitía que tanto adictos al cine como yo, como algún desprevenido con ganas de ir a cine o una familia numerosa, pudiera tener la garantía de tener su puestico en cine, especialmente los fines de semana. Claro, es una medida que sigue siendo excluyente porque entonces impide que esa sazón de la vida llamada improvisación exista.

Esta sociedad actual pareciera que nos prohíbe improvisar. Todo es programado, todo es con agenda, todo es una cita de Outlook. Yo me le rebelo cada vez que puedo, pero mi cita con el cine es un ritual, entonces la reserva me solucionaba la vida… o me la solucionó hasta hace unas semanas.

Justo unos días atrás, volví a llamar a cierta empresa de distribución muy popular en el país. La conversación fluyó como siempre: Hola qué tal, mi nombre es tal, cédula número X, tengo mis datos actualizados. Necesito la reserva de una boleta para tal película, en tal cine y en tal ciudad. Por favor, me da el número de mi reserva… FRENAZO.

 

– Operadora: Para darle el número de su reserva debemos hacer el cobro de su reserva en esta llamada

– Cindy: No entiendo. ¿Quiere decir que debo pagarle ya el valor de la reserva? Siempre lo hacía en la taquilla…

– Operadora: Sí, debe hacerlo ahora. Tiene un costo de 2.750 pesos por silla.

– Cindy: ¿Es decir que debo pagar con mi tarjeta de crédito un cobro de 2.750 pesos?

– Operadora: Así es. O también puede pagar la totalidad del cobro que serían 20.500 de su boleta y 2.750 de la reserva para un total de 23.250 pesos.

– Cindy: ¿Y usted cómo accederá a mis datos? ¿Tendría que darle hasta mi código de seguridad?

– Operadora: Se le transfiere a un IBR.

– Cindy: ¿Qué es un IBR?

– Operadora: Es como una máquina que le da indicaciones. Usted mismo digita los números de la tarjeta, incluido el código sin necesidad de decírselo a alguien.

– Cindy: ¿Debo hacer este procedimiento cada vez que haga una reserva o queda guardado?

– Operadora: Debe hacerlo cada vez que reserve.

– Cindy: ¿Y si alguien no tiene tarjeta de crédito? La bancarización no es tan común en las personas.

– Operadora: Sí, entiendo. No podrá hacerlo.

– Cindy: Gracias.

Luego colgué. Me dio mucha rabia, debo confesarlo. La razón para que las reservas se deban pagar anticipadamente es que se estaban perdiendo. La gente hacía reservas que no cumplían y esas boletas no se vendían a los que sí les gusta improvisar, luego llegaba la hora de la película y la sala estaba medio llena.

Lo entiendo. Todo es un negocio, pero ¿seguro señores empresarios de la distribución y exhibición de películas que no había una mejor forma de hacer esto? ¿Quién carajos paga 2.750 pesos con una tarjeta de crédito?

Partamos del hecho de que no todos tienen una tarjeta de crédito. A muchos que pueden tenerla, no les interesa. Otros, compramos lo mínimo indispensable con ella. Hay gente que ni siquiera tiene acceso a estos medios de pago.

Me imagino, por ejemplo, crear un sistema de penalidad. Las empresas ya tienen los datos de las personas, entonces si incumplen la reserva, deben atenerse a una sanción de 24 horas para que no puedan hacer nuevas reservaciones. También podrían quitarles los puntos de las tarjetas de fidelización. Si lo incumple más de tres veces en un lapso determinado, será de 1 semana la sanción. No sé. Se me ocurren esas soluciones.

Todos alguna vez hemos incumplido una reserva. Las agendas, las citas de Outlook, los trancones, las cosas inesperadas de la vida nos llevan a eso. ¿Por qué llevarnos a endeudarnos por eso?

Ya sé que muchos dirán que solo son 2.750 pesos. Que eso se paga en solo una cuota. Revisen sus extractos y miren cuánto les salen los chistecitos más baratos.

Ni modo, encontré dos soluciones a medias. Una es otra empresa de distribución, menos popular, que no me exige reservas, siempre tiene sillas y las boletas son más baratas. Tiene la pésima cualidad de que las salas son muy pocas y no muy confortables. Pero qué se le hace. Voy a cine no a un spa.

La otra fue volverme en contra del sistema. Rebelarme. Ser desprevenida, quedarme sin la garantía de la silla numerada. Ahora me gozo la sazón de la vida llamada improvisación.

Hasta la próxima.

(Visited 849 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista ante todo. Viajera. Vivo en Colombia. Estoy loca por París (No Hilton), el mar, el fútbol y el francés (el idioma, claro). Convertida a la literatura de Gabo ya de grande. Intensa, workaholic. Creadora del site 'Panas en Colombia' y cocreadora del podcast ‘Degeneradas’ y del programa de sátira política ‘Yo soy Cándido’.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Carta a Pékerman

    Confieso señor Pékerman que no me lo vi venir. Pensaba que estas negociaciones entre hombres, porque claro en la Federación(...)

  • Economía

    Ir a cine, ¿no paga?

    Confieso que voy a cine cada semana. Sin filtro lo veo todo. Lo bueno y lo malo. Algunas veces más(...)

  • Colombia

    Votemos berracos

    “Estábamos buscando que la gente saliera a votar berraca”. Creo que nunca en la historia una frase nos marcará tanto(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Érase una vez en un país muy, muy lejano, había un tierno(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. creo que es mejor , se puede improvisar por internet, me gusta el nuevo sistema previene de filas largas en la taquilla del cine que es lo peor, es el peor tiempo perdido el de una fila

  2. jaime951098

    Y le faltó decir sobre el costo de los comestibles.Ademas el 40% de los colombianos no tiene con qué pagar el cine de ahora.De los años ochenta para atrás toda la población iba a cine.Lo recuerdo muy bien.Como que no nos queremos dar cuenta que la sociedad está fraccionada en dos.Claro , como que no nos importa.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar