Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace pocos días recibí la visita de mi hermana y mi cuñado, radicados en Mánchester hace más de 15 años , y quienes llevaban más de un quinquenio sin visitar Bogotá.

Al margen de la alegría del reencuentro con la familia y los amigos, y de la maravillosa experiencia de reconexión con las raíces -siempre tan necesaria y revitalizadora-, el reconocimiento de la ciudad natal no resultó tan grato.

Embotellamientos de horas; red vial que parece más la superficie lunar por los cráteres que se abren a su paso, que la infraestructura de una de las más importantes ciudades de latinoamérica; contaminación ambiental que genera de inmediato alergias de todo tipo; percepción ampliada de inseguridad que limita el libre desplazamiento a unos cinturones reducidos; insuficiente oferta turística y de esparcimiento que obliga a quemar el tiempo en el interminable tour por los centros comerciales…son algunas de las perlas de la experiencia por la ´Atenas Suramericana del siglo XXI´.

¿Qué le pasó a Bogotá?, parecía ser la pregunta silente de mi hermana, mientras permanecíamos por horas -y con la rinitis alérgica agudizada- esperando a que se resolviera uno de los atascos de mañana, tarde y noche, que hacen tortuoso todo desplazamiento y que, si son insufribles para un turista que viene con tiempo limitado a empaparse de ‘cultura, naturaleza y arquitectura’, resultan nefastos para los residentes, trabajadores y empresarios, que vemos, a diario, afectar nuestra salud y menguar nuestra competitividad por aspectos que no podemos controlar.

¿Cómo podemos alcanzar los niveles de productividad de ciudades análogas a la nuestra, si tenemos que cargar con múltiples costos ocultos como los de los exagerados tiempos de traslado, o los malestares físicos y psicológicos de una ciudad que nos agrede?

Si de señalar a responsables se trata, el deterioro de la ciudad lleva años, por lo que hay tela que cortar tanto en las administraciones de izquierda como de derecha. No se trata de ideologías. La corrupción (que no tiene color político), unida a la mala gestión -tanto por improvisación como por inacción- han generado un atraso enorme en el desarrollo urbanístico, social y ambiental de la ciudad, al punto que hoy la luz del túnel si acaso la disfrutará la próxima generación… eso si realizamos los cambios que se requieren en este momento.

¿De qué cambios se trata? En mi opinión, uno de los cambios necesarios tiene que ver con el comportamiento del electorado y de la organización de los partidos.

No podemos seguir llevando al poder a personas cuyos principales méritos son el conocimiento generalista, la simpatía, el don de gentes, o la ´apariencia de honestidad´. La gestión pública debe dejar de ser ´el arte de lo posible´ parafraseando a Weber, para posicionarse como una disciplina especializada, como lo es en efecto, y que requiere de una formación específica, y no sólo de buena voluntad o militancia política.

Buenas ideas las tiene cualquiera. El punto es tener la formación y la experiencia específica en gestión pública, con resultados comprobados, para llevar esas ideas a la práctica. Una revisión de los requisitos para acceder a los cargos públicos en todos los niveles, no limitaría el ejercicio democrático sino que, por el contrario, sería garante de la protección de los intereses colectivos que es una de las principales premisas de la democracia.

De otro lado, está el rol que deben jugar los partidos políticos en la ejecución de los planes de gobierno. El protagonismo de los partidos no puede limitarse al momento de la votación ´y de la distribución non sancta de puestos públicos´. Dado el ´riesgo de contagio´ de las organizaciones políticas con la gestión del funcionario electo, resulta natural y necesario que se ejerza un mayor control y seguimiento desde adentro, lo cual no sólo tiene implicaciones sancionatorias, sino también de apoyo y colaboración, pues está claro que administrar una ciudad, un departamento o un país no es cualquier cosa.

Reformas de fondo se requieren para que la ciudad se oriente por el camino correcto del crecimiento y la competitividad.

Mientras esto ocurre, es inevitable que cada vez que mi vehículo cae en uno de los tantos huecos de las trochas bogotanas o que veo afectada una reunión de trabajo por los obstáculos interminables de la movilidad, piense en el destino de los altos impuestos que pago cada año y en cómo, por justicia, debería cruzarlos con indemnizaciones que debería pagar el gobierno por las externalidades causadas por su mala gestión.

Epílogo: Cómo la recuperación de la ciudad no sólo requiere de cambios administrativos, sino también de aspectos financieros, resultaría interesante explorar la opción de los Bonos de Impacto Social, con los que ya se ha aventurado el gobierno nacional para el tema de la paz.  Atar el pago de dividendos a los resultados, tiene el atractivo de activar el control ciudadano para garantizar el uso eficiente de los recursos. La innovación responsable en la gestión pública, debe permitir rescatar a nuestra ciudad.

(Visited 498 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia con Master en Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid en convenio con la Escuela Diplomática de Madrid, y aprobación de la fase de docencia en el Doctorado en Marketing de la Universidad de Alicante. Más de veinte años de experiencia en cargos de dirección en las áreas financiera, administrativa y de planeación y desarrollo corporativo, así como en docencia en pregrado y postgrado en instituciones de educación superior.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    A la caza del perfecto regalo de navidad

    Recién estamos a mediados de noviembre, pero ya en el ambiente se siente pleno el aroma de la navidad. Vemos(...)

  • Colombia

    ¿Conoce el riesgo de su contraparte?

      Pese a que en Colombia la normatividad asociada al Siplaft, Sarlaft y Sarglaft, lleva un tiempo importante de implementación,(...)

  • Colombia

    #ElGritoDeLaTierra

    Desolación. Este es el balance de la semana en nuestro continente. Decenas de muertos, cientos de heridos, angustia, incertidumbre, afugias(...)

  • Colombia

    Innovación en el campo: clave para la paz

    Hace pocos días la Presidencia de la República, a través de Rodrigo Pardo, alto consejero para el posconflicto, anunció la(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

En el primer paso de la predicción, el campeón debería salir de los cuatro(...)

3

La luz de servicio del motor es un testigo que alerta cuando(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. gilberto928045

    Que la ciudad nos agrede? Yo diria que los habitantes de Bogota la agredimos, la falta de educacion, los grafitis en toda Bogota, la intolerancia, los desastres en las estaciones del transmilenio, la cultura en el uso del carro, y etc, una ciudad con lugares como Monserrate, la Candelaria, museos, teatros, opera, musica, gastronomia como en las mejores ciudades del mundo, con problemas como una ciudad grande y como capital, pero atractiva desde el punto de vista que se vea, veamos primero la cultura bogotana que ese si es el problema

  2. perdon,caterva no..un grupo de personajes..y despreciables tampoco, quise decir respetables y enmermelados no.., quise decir que cada uno coge lo suyo, lo que por ley le toca, me disculpo…

  3. dama , ud. tiene toda la razon, le hizo falta comentar, que la raiz de todos los males es una caterva privilegiada de corruptos y cinicos amparados por una legislacion clasista y despreciable que convierten el delito en una apractica valida llamada disque mermelada…degenerados, nadie les cree…

  4. Con tanta oferta cultural, gastronómica, histórica y con la variedad que hay en los alrededores le están pidiendo mucho a la ciudad personas que sólo ven atractivo los centros comerciales. Pedimos mucho y damos poco.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar