Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Collage de Letras

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace pocos días la Presidencia de la República, a través de Rodrigo Pardo, alto consejero para el posconflicto, anunció la puesta en marcha de uno de los tres pilares para la implementación de los acuerdos de paz: la reforma rural integral (RRI).

Esta reforma que tiene como objetivo transformar, en un periodo de 15 años, el campo, con el fin de cerrar las brechas sociales y económicas que dieron origen al conflicto armado, va más allá de un mero cumplimiento de los pactos de La Habana.

Si consideramos que, según estudios realizados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -Dane-, el 26% de la población colombiana habita en zonas rurales; que de este grupo el  38,6% se encuentra en condiciones de pobreza; y que la pobreza en el campo es  13,7 puntos superior a la registrada en las ciudades; se hace evidente que la RRI responde a una deuda histórica con un sector que sentó las bases para la inserción del país en la economía global y que luego quedó a la suerte de las ineficiencias de la mano invisible.

Sé que usted, como yo, se preguntará, cómo hará el gobierno para concretar esta vez la transformación del campo, promesa recurrente en cada campaña presidencial.  De acuerdo con Rafael Pardo, durante los próximos 20 años se invertirán 129 billones de pesos, una cifra nada despreciable, en proyectos que se encuentran recogidos en  1.100 líneas que son de cobertura nacional.

Pero esto no es lo más interesante. Dentro de las 1.100 líneas, descuellan aquellas que hacen parte de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial -PDET-, pensados para 170 municipios priorizados en razón de su vinculación con el conflicto armado, sus niveles de pobreza y la presencia de cultivos ilícitos.

¿Qué tienen de novedoso los PDET? En estos programas, la definición y priorización de proyectos de desarrollo rural, de infraestructura, social y productiva, será realizada desde las comunidades, a través de esquemas altamente participativos, lo que representa un avance importante para la democracia.

¡Estamos entonces ante un momento importante y que no puede pasar desapercibido! Con los PDET las comunidades tendrán voz activa para enrutar el desarrollo de las regiones a partir de su realidad específica, amén de las ventajas que representa la socialización de proyectos y presupuestos para el control de la corrupción.

Hasta aquí, todo parecería color de rosa. Invertir en el campo, dar participación a la población en la priorización de inversiones, financiar la sustitución de cultivos ilícitos…son aspectos que todos respaldamos, independientemente de militancias políticas.

Entonces, ¿en dónde reside la preocupación? En la justificación que hace el gobierno de la RRI y de los PDET, se enfatiza en una palabra muy importante: TRANSFORMACIÓN. Se busca, un cambio de fondo en la dinámica del sector agrícola, para hacerlo productivo y garantizar su sostenibilidad.

Sin embargo, cuando se describe la forma en que se van a invertir estos 129 billones de pesos (3,5 billones en la próxima vigencia fiscal, es decir el 1,5% del presupuesto nacional) el listado es bastante convencional: infraestructura vial, salud, educación, y proyectos productivos para sembrar café, cacao, productos amazónicos…

Me pregunto, ¿a esto lo podemos llamar transformación? ¿Estos proyectos están llamados a volvernos competitivos, a superar los problemas económicos que se derivan de la exportación de comodities, como son la volatilidad en los precios y las presiones en la tasa de cambio con la consecuente amenaza de la ´enfermedad holandesa´? ¿Estas medidas serán lo suficientemente atractivas para que los campesinos eviten volver a cultivar las ´plantas del mal´ de las cuales se obtienen las drogas psicotrópicas naturales y que, en virtud de la prohibición, garantizan precios anormalmente altos con rentabilidades que no igualan los cultivos lícitos?

Lo más triste de esta historia, es que según el alto consejero para el posconflicto, para financiar los PDET se recortó en cerca de un billón de pesos el presupuesto de ciencia y tecnología de la próxima vigencia fiscal…para garantizar que en el campo volvamos a sembrar el campo de nuestros productos tradicionales de exportación.

Estamos ante un momento crucial en la historia. Los PDET son necesarios y bien direccionados no sólo están llamados a cerrar brechas sino a impulsar a la economía en general. El punto clave para no perder esta oportunidad histórica: arriesgarnos a innovar. El campo se merece, no solamente sanar heridas del pasado, sino reinventarse con mirada de futuro para que superemos los estadios de bonanzas económicas especulativas de oro, quina, tabaco, añil y café.

Innovemos en el campo, y lograremos la sostenibilidad de la paz.

Epílogo: En la presentación que hace el gobierno de la RRI se indica que es un proceso abierto en el que tienen participación comunidades y organizaciones económicas y sociales de diverso tipo. Es importante incluir como actores activos a empresas de consultoría que impulsan la transformación a partir de la tecnología. Nuevas miradas pueden enriquecer y hacer estable este pilar fundamental de la paz.

 

(Visited 110 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia con Master en Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid en convenio con la Escuela Diplomática de Madrid, y aprobación de la fase de docencia en el Doctorado en Marketing de la Universidad de Alicante. Más de veinte años de experiencia en cargos de dirección en las áreas financiera, administrativa y de planeación y desarrollo corporativo, así como en docencia en pregrado y postgrado en instituciones de educación superior.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Hablo mucho de las emociones en mis escritos y con mis clientas.(...)

3

EL FUTURO DE las peleas de gallos Luis tiene 24 años y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar