Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
02_Imagen

 

Y ha llegado el momento de silenciar nuestras mentes atormentadas por tanto sufrimiento, por el miedo y el odio, por la mentira, para darle espacio al vivir desde el corazón y desde la fuerza más poderosa del mundo, el amor.

 

Te comprendo, hermano colombiano. Esta batalla llamada Vida no es como nos la prometieron y menos en nuestra tierra, el país del realismo mágico en donde aquel que nace en el campo está malditamente condenado a rifar su vida en las guerras de viejos ezquisofrénicos, y aquel que nace en la ciudad tiene que regalar su alma para conseguirle un plato de comida a su hijo. Aquí naces privilegiado si una mina antipersonal no te tumba en el recorrido de dos horas a pie a la escuela, o si las pesadillas y los recuerdos de las masacres no te desesperan en la madrugada.

 

Expresidente Uribe, sé que eres uno de los tantos millones de colombianos violentados por esta guerra. Por favor, expresa todo lo que sientes para salvarte en vida, ni siquiera es necesario que pidas piedad ni perdón; es una expresión contigo mismo para poder salvarte del infierno que estás viviendo. Sé perfectamente que tenías otro propósito: el no permitir que más niños colombianos tuvieran que enterrar a su padre asesinado por la guerra. Pero la vida te traicionó, y juraste no redimir tu alma hasta el que último guerrillero colombiano recibiera tu misma pena. Quisiste encontrar una manera de escapar del sufrimiento, pero elegiste el camino del cobarde, que se convirtió en el monstruo que hoy lucha por mantener escondidos sus pecados y que se ayuda del odio, la mentira, la homofobia y la división de un pueblo que ha derramado sangre para salvar su alma. Ya basta. La vida da nuevas oportunidades a quien las toma. Podrías redimirte en vida si ayudas a devolver las tierras a los millones de despojados, si resarces las madres que perdieron a sus hijos en manos de engaños del ejército, si haces ofrendas en los templos por todos aquellos violentados, sacrificados y asesinados por las acciones u omisiones del gobierno que lideraste y por las palabras que continuas vociferando. Ayuda a unir las familias que hoy dividiste con engaños y a devolverles la paz a todos aquellos a los que un día se la arrebataste.

 

Hermanos del Sí y del No: hemos sido crueles con nosotros mismos. Seguimos dormidos en vida, al dejarnos dividir y manipular desde el odio y la mentira. Los primeros caemos en el error de la violencia verbal y la estigmatización contra el No para justificar un anhelo de paz. Debemos entender que la mitad del país que votó tienen miedos profundos, entendibles, que pueden ser ciertos o no, justificados o no, pero lo más importante es entender que la única forma de convencer es con las palabras y actuaciones desde la paz y el amor en el día a día. Los del No demostramos como nos ganó la manipulación y el miedo por parte de personas sin ningún criterio moral, que ya confesaron haber utilizado estrategias para poder ganar, personas que sólo les importa ellos mismos, sus negocios de la guerra o sus ansias de poder. Nos ganó la mentira, el odio, la intolerancia y las ansias de venganza. Comprendo, mi amigo, que todos los cambios dan terror, pero para poder reconciliarnos como hermanos que somos de una misma patria debemos entender que la mitad del país que votó Sí lo quiere, quiere una oportunidad distinta a los últimos 60 años de guerra. A aquel 60% del país que no votó, les digo que somos quienes más daño le hacemos a nuestra sociedad; la asesinamos lentamente con nuestra indiferencia.

 

Hermano que has sido víctima de esta guerra absurda: hoy te quiero pedir perdón en nombre de todos los colombianos. Perdónanos por olvidarte, por pisotearte desde las cómodas ciudades, perdónanos por negarte la esperanza de tener un mañana sin fusiles y por negarte la oportunidad de pasar una noche sin miedo a que te asesinen. A las 8 millones de víctimas, aquellos que han sido desplazados, secuestrados, torturados, a tantas familias de aquellos asesinados, incluso a aquellos jóvenes guerrilleros reclutados desde niños que hoy anhelan una oportunidad, hoy les digo que se aferren a su fe más que nunca, porque el fin de la guerra ya está aquí y cuando más negra está la noche es cuando más cerca está del día. Ustedes son lo más importante para el futuro de nuestro país, por encima de cualquier expresidente politiquero y oportunista, por encima de cualquier persona que se violenta por un Sí o por un No cómodamente desde una red social en su casa. Ustedes son lo más importante para nosotros y hasta que el último compatriota victimizado no alcance la tranquilidad y felicidad plena, no descansaremos en esto que más que una lucha se ha convertido en un compromiso ineludible de las nuevas generaciones de Colombia.

 

Hermano colombiano, recuerda siempre lo que dijo Buddha: “La paz viene de adentro. No la busques afuera

 

Con profundo amor por ti, y por esta tierra roja llamada Colombia, que no merece derramar más sangre.

 

Twitter: @FrankDelgadoB

www.facebook.com/InnovacionCiudadana

 

(Visited 591 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy cucuteño de pura cepa. Mi pasión es la creación, y dentro de ese ámbito escogí la Arquitectura como aquello que sustenta mi vida. Inicié una maestría en Administración Pública y trabajé un tiempo en Findeter en donde, ayudando a mi departamento desde el Gobierno Nacional, vi de primera mano que nuestro subdesarrollo se debe a la indiferencia ciudadana y a la ineptitud y corrupción político-administrativa local. Hoy presido dos fundaciones que buscan una transformación cultural y del pensamiento ciudadano para abordar con éxito el escenario de posconflicto al que ingresa nuestro país.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este artículo encontrarás diez aplicaciones gratuitas que te ayudarán con el trabajo.(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE.   La espiritualidad es un(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muchas gracias por su reflexión. Creo que ya es tarde. Este pueblo, parafraseando a García Márquez, está condenado a vivir otros cien años más de violencia. Estos hábiles politiqueros, los más infames entre los infames, lo llenaron de odio y resentimiento, violencia que se manifiesta contra el que piensa diferente; contra el que es diferente. Algunos afirman que fracasó la educación. Puede ser. Pero la labor de formación en valores, que no en odio, resentimiento ni deseo de venganza, no se nota desde los hogares. Allí, por el contrario, se cocina el odio que desde los medios masivos de comunicación afines a ideologías dañinas se incuba en los hijos desde muy temprano. En los colegios, algunos de los más acérrimos defensores de la continuidad de la guerra son precisamente los jóvenes en quienes los viejos como yo teníamos fe que podían cambiar la saga de horror que ha vivido este país desde su fementida “independencia”.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar