Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Colombiador

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Esta corrupción es el hijo perverso de las reelecciones presidenciales. Muchos funcionarios públicos de los últimos gobiernos están salpicados de escándalos muy complicados como consecuencia de la concentración de poder y la necesidad de mantenerlo.

A esto se suma que la reforma política de la Constitución del 91 nos lleva la “operación avispa” en candidatos al congreso, que terminó siendo ajustada con las famosas listas preferentes, convirtiendo a esos políticos en microempresas electorales.

Y así, nos hemos inventado y reinventado la corrupción en la política, contagiando al sector privado, porque no es posible que solo se sea corrupto de un lado. Contratistas de diversas vertientes financian las campañas de estos candidatos, con el fin de tener alfiles (o esclavos) en los cuerpos colegiados, para presionar cosas a su favor, modificando el ejercicio de la democracia y de las licitaciones públicas, a un lobby de minorías extorsivo y mercado negro de adjudicaciones.

Esta enfermedad está en nuestras venas: los colombianos somos propensos a ser corruptos, porque consideramos que está bien incumplir las normas y pagar porque las cosas se hagan a nuestra manera y conveniencia. Un tweet que apareció en diciembre del año pasado (sin tener certeza de quién sea el autor), deja ver esta realidad de manera asombrosa:

“La clase alta compra jueces, la media al tránsito y la baja puestos en la fila; cada quien es corrupto en la medida de sus posibilidades.” @_Sileno

La verdad, es que hoy el tema central de debate en Colombia es la corrupción, y quizá es el remplazo del tema de la guerra y de la paz, donde los colombianos clamábamos por el fin de la violencia, pese a que en nuestra cotidianidad somos violentos; y ahora, nos escandalizamos por la corrupción, cuando diariamente cometemos actos de esta índole.

Desde la triste memorada frase del expresidente Turbay (“Hay que reducir la corrupción a sus justas proporciones”), hasta Odebrech y Reficar, el país ha visto miles de sucesos donde las clases dirigentes han hecho lo posible por controlar el poder de la Nación y beneficiarse en ese proceso.

CORRUPCION

En una simple búsqueda en Google Trend (Corrupción – Colombia) y en el archivo de El Tiempo (Corrupción), es claro que es un tema recurrente en nuestra realidad y que tiene fuertes relaciones con el proceso de aprobación de las reelecciones presidenciales de manera reciente, y en los últimos meses, con los escándalos del día; lo curioso es ver como las tendencias de búsqueda son diferentes a las publicaciones de El Tiempo, dejando ver como una sola noticia tiene mucho más impacto en las audiencias de manera impactante: según las búsquedas el pico más alto fue en mayo de 2004, cuando se comenzó a hablar de la reelección presidencial, pero esto no tuvo una cantidad de publicaciones o menciones tan altas en el diario; situación que fue contraria en 2010, cuando El Tiempo tuvo su récord de publicaciones sobre esto (con 2961 menciones), y si bien la gente se interesó en el tema en ese momento, no fue tan intenso como en 2004.

Hoy la palabra corrupción vuelve a estar de moda, y nos recuerda la regla del “vivo vive del bobo”, que se nos ha inculcado desde pequeños, incluso con la lectura de “El Lazarillo de Tormes” en los colegios. Nuestra sociedad considera que hacer trampa está bien e inclusive es divertido y es aplaudible, y hasta que eso no cambie, seguiremos bajo el yugo de los tramposos.

@consumiendo

@consumiendobien

www.camiloherreramora.com

(Visited 628 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente por 365 días, y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; actual Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group y del Moskowitz Institute.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Medellín no solo ha dejado de ser la ciudad referente del país(...)

2

Si usted ve que no tiene lugar en este Estéreo Picnic, le propongo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

Publicidad
3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En la drogas este comentarista, la corrupción acaso no paso por la presidencia de Samper?, y no habia reelección, y esta empeorando con o sin reelección, y ahora es lega, gracias a santos

  2. Buenas reflexiones sobre la corrupción -que nos atosiga desde Hammurabi y Asoka- pero pecan por llamar “triste” al prodigioso apotegma semi-matemático del Gran Gurú Turbay. La verdad es que no solo los colombianos son corruptos (a pesar de que estan muy alto en el ranking que mide sus variaciones) sino la humanidad entera, por encima de fronteras nacionales, barreras ideologicas o diferencias religiosas o intelectuales. Por lo tanto el apotegma turbayano no es triste sino felizmente preciso, destinado a ser grabado en piedra para eterna memoria de politólogos y sociólogos del orbe ahora y de otros planetas despues: la corrupcion no se elimina sino que se controla. Pretender otra cosa es mamertismo seudoético

  3. No salgamos con el cuento de que las reelecciones tienen que ver con la corrupción. A mis
    66 años y desde que tengo uso de razón, la corrupción ha existido, especialmente en la política. No creo que haya habido un gobierno que no sea corrupto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar