Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una de las grandes discusiones modernas es si la gente cambia o no cambia. Algunos dicen que sí, otros que no, y otros que “los hombres/mujeres son todos iguales”.

Cuando estaba revisando la forman en que se forman los consumidores y sus comportamientos, comencé a darme cuenta de un patrón muy sencillo que se presenta: todo lo que sabemos, lo aprendemos casi a patadas, y por eso no lo olvidamos tan fácil; por ende, lo que aprendemos desde lo teórico, lo olvidamos más fácil.

¿Qué es lo primero que hacemos al nacer? Llorar.

¿Por qué?, porque pasamos de estar en un líquido tibio donde hemos vivido más o menos nueve, donde respirábamos bajo “el agua”, a una atmósfera fría (particularmente en Bogotá), y para poder respirar, debemos abrir los pulmones y por eso sacamos ese primer berrido, que nos dice que estamos vivos, y que en solo segundos de nacidos, las lecciones ya son profundas: (1) nos tocó aprender a respirar, (2) cada vez que lloramos, alguien viene y nos apoya, (3) en esos segundos de vida, la persona que nos cuido fue mamá.

Este último punto lo explica todo: en esos segundos de vida, aprendimos 3 cosas que nos van a servir para el resto de la vida, pero el hecho de que mamá sea la que inmediatamente nos haya ayudado, define nuestra identidad.

A mamá ya la conocíamos, porque vivíamos en ella. Conocíamos su calor, su alimento, el tono de su voz ya nos era familiar (pese a que bajo el agua las cosas suenan diferente) y sobre todo el latido de su corazón, y es por esto, que cada vez que queremos reconocerla y estar tranquilos, nos acostamos sobre su pecho, para oír sus latidos, mientras nos acostumbramos a sus abrazos, besos, miradas y su voz.

Esos primeros segundos de vida, fueron el 100% de nuestra vida por un momento y en ese 100% de nuestra vida, nuestra mama nos apoyó. De ahí en adelante, estuvo con nosotros los primeros meses, casi el 80% de nuestro tiempo y por esto nuestro vínculo con ella es tan grande.

El comportamiento y el relacionamiento de una persona se construyen como una gran bola de papel aluminio. No sé si alguno de ustedes lo haya hecho, pero he visto como la gente hace un pequeña bola de papel aluminio, y después pone otra capa de papel, y después otra, y otro, y otra más, hasta hacer un bola cada vez más grande, sin importar el color del papel, porque cada uno es una capa que va “tapando la otra”, pero apoyándose en ella.

Así somos los seres humanos. Construimos nuestro comportamiento de una manera similar: la primera bolita es el vínculo emocional con nuestra madre y la certeza de que si lloramos, alguien viene a ayudarnos; mecanismo que nos sirve por muchos días y meses en la infancia, y que cerca del año comienza a cambiar, porque nuestros padres nos comienzan a enseñar que no debemos llorar por todo, y ellos aprenden los diferentes tonos de llanto, con la fortuna de poder diferenciar el hambre, del golpe, del consentimiento y la joda. Y esto nos comienza a cambiar el comportamiento, porque el primer llanto que tuvimos tuvo una respuesta del 100% de protección, pero un año después, deja de funcionar con esta eficiencia.

Lo que nos lleva a la pregunta obvia: ¿Por qué seguimos llorando si sabemos que ya no sirve?, y la respuesta es simple: porque en el fondo sabemos que funciona, porque al comienzo, el 100% de nuestra vida, eso funcionó perfectamente.

Bajo este mismo esquema del 100%, nos relacionamos con el mundo. Si vamos de viaje y llegamos a una ciudad que no conocemos y ese día llueve, para nosotros será una ciudad lluviosa; si probamos un plato nuevo en un restaurante y el sabor no es bueno porque un ingrediente no está bien, diremos que el plato es malo. Al conocer a alguien, lo medimos por su comportamiento ese día, y no por lo que es, sino por lo que vimos en unos pocos minutos.

Esa bola de aluminio que cargamos, con todas las historias de nuestra vida, lecciones, golpes, enseñanzas, libros, películas, besos, engaños, enfermedades y demás historias, nos han enseñado cosas que hacen que consideremos al pasado como el 100% de la verdad y continuemos con este esquema de análisis continuamente, pese a que sabemos que día a día, ponemos nuevas hojas de aluminio sobre la bola, que no logran cambiar nuestro comportamiento, sino que nos adiciona nuevos comportamientos.

Por eso es que cambiamos continuamente pero en el fondo no cambiamos. Nuestra esencia viene de las historias que se nos causan desde que nacemos hasta más o menos los 20 años, y después comenzamos a capturar nuevos comportamientos, que van haciendo que los que teníamos antes no desaparezcan, pero sí que permanezcan latentes, y que se activen de maneras inesperadas. Es por eso que cuando tenemos una pareja que nunca ha usado gafas de sol y se las vemos puestas, nos parece raro y pensamos que ha cambiado (por lo menos en eso), pero lo que pasa es que está adquiriendo un nuevo comportamiento, que esta soportado por los años de uno usarlas y deberán pasar muchos días o una experiencia muy fuerte, para que se le conviertan en costumbre.

Pensar que nuestro aprendizaje viene siempre del 100% de la primera vez, nos abre los ojos a comprender la importancia de la historia de las personas y el gran problema del primer encuentro con algo o con alguien. Es por esto que entre más estables y continuos seamos, será más fácil para los demás conocernos lo más cercano a la verdad, pero si nos conocen en la mitad de una fiesta, seguramente, solo conocerán una pequeña parte de nosotros, pero la consideraran el 100%. Ese es el juego.

@consumiendo

@consumiendobien

www.camiloherreramora.com

(Visited 421 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; actual Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group y del Moskowitz Institute.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Economía

    Las WikiBrujas

    Existe en Colombia (y ya en otros países) un espacio que reúne a más de 20.000 mujeres en una comunidad(...)

  • Economía

    ¡Es justo que los artistas sean ricos!

    Es justo que muchos actores y deportistas sean multimillonarios, estoy seguro de eso, porque son ellos los que la dan(...)

  • Colombia

    Hoy queremos Bueno, Cerquita y Barato

    El consumidor y el comprador colombiano han cambiado mucho en los últimos dos años; fácilmente se puede apreciar que el(...)

  • Colombia

    Entrando al camerino de la Selección...

    ¿Qué haría usted como director técnico de la Selección Colombia, al entrar al camerino, después de haber perdido frente a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aprender sobre marketing digital con los mejores es posible y sin tener(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar