Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Alguna vez, caminando por la calle, escuché a alguien que vociferó una frase muy particular: “El vivo vive del bobo y el bobo vive de papel”. Una expresión tan propia del colombiano tramposo, que argumenta sus actos bajo el concepto de malicia indígena.

Actos, tan aparentemente inocentes, como caer en un sueño profundo, casualmente cuando usted ocupa una silla para discapacitados en un bus, hacen que avanzar como sociedad sea tan solo una utopía.

Parece que Darwin se anticipó a lo que somos como colectividad, hoy en día; pues su teoría de “la supervivencia del más apto” es, sin duda alguna, un vivo reflejo de nuestro país.

Desde abordar el transporte público en las mañanas o conducir de vuelta a casa en la noche, se convierte en una lucha en la que solo sobrevive el más ‘avión’.

El que, sin importar que otros se organicen para hacer una fila, se cuela a sus anchas, solo por demostrar que ser ‘vivo’ es mucho más fácil que respetar a los demás; o el que se detiene en la mitad de la vía, ignorando la señal de “prohibido parquear”, es la prueba fehaciente de que ser de papel – como decía el personaje que escuché- no paga.

Sentirnos orgullosos de tener esa característica, originaria de nuestros antepasados, es la forma más cómoda de anclarnos a un atraso mental, del que es difícil salir.

Mientras hay quienes no se ‘vuelan’ los semáforos en rojo, devuelven la plata cuando un cajero les da dinero de más y no andan intentando averiguar la clave del Wi-Fi del vecino; hay otros que se aprovechan del ‘papayazo’ que dio el que olvidó su celular en la mesa de un restaurante, mandan a hacer incapacidades falsas para justificar un guayabo y esperan a que los demás entreguen un trabajo grupal en el que no escribieron ni una coma.

Y qué podemos esperar en un país en el que un delincuente de cuello blanco sale sin esposas a la calle, después de robar los impuestos de más de seis millones de ciudadanos, mientras una persona que roba un caldo de gallina es enviada a la cárcel y tratado como el peor de los criminales.

No es justificable, pero es complejo, muy complejo, vivir en una sociedad que premia la trampa y castiga la honestidad. Es fácil aceptar un soborno a cambio de no poner una multa, comprar un celular robado, ‘meter’ un billete falso o adulterar el taxímetro para cobrar más por la carrera. El desafío realmente está en pensar como seres humanos y no como animales salvajes.

En Twitter @AnaLuRey

(Visited 11.073 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista. Amante de las letras y adicta a la cafeína.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

22 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Pero igual nadie hace nada, todos nos acostumbramos a atropellar y ser atropellados… Lo mejor es salir, conocer el mundomundo, conocer otro tipo de pensamiento y cultura y si te gusta quedarme, pero sal de ese pobre hueco consumido por odios y deseos….Ya está…. Triste no?

  2. quiere esto decir que al ser Colombia un pais tercermundista es habitado por bobos? Por que seria ilogico que los mas adelantados sean unos estupidos o bobos, o sea que todos los colombianos somos bobos? Colombia es un pais con una historis nefasta, dominado por una clase mafiosa de delincuentes de todos los calibres.

  3. gustavo95211

    eso somos…y es toda america latina…lamentablemente….se perdieron los valores de los abuelos y padres.. el dinero facil…..lease Pablo Escobar…y su coterraneos…..menos mal que se esta cambiando

  4. Aquí es antioquia se respeta y en mayor sentido al foráneo sea compatriota o no. La delincuencia es otro tema muy diferente, refiere al mal manejo de las administraciónes y coharta las oportunidades de los pobres.resumen: indios indios la malicia indígena y sus frases de cajón.

  5. No hay solución a largo plazo. Estos comportamientos están tan arraigados entre la población (no toda, pero en gran parte), que son inconscientes. El que irrespeta al otro en Colombia por lo general no lo hace luego de, digamos, un cálculo racional, sino que lo hace automáticamente, puesto que en un lugar sin reglas para todos y sobre todo sin quién las haga cumplir, el irrespeto es una forma de supervivencia. El otro es un enemigo potencial y hay que adelantársele; así son en gran medida las relaciones sociales en Bogotá, y están normalizadas; forman parte de la vida cotidiana. Un proceso de cambio serìa extremadamente largo y difìcil y no solo implica educar los comportamientos sino crear las condiciones para que exista un respeto mutuo entre los ciudadanos. Pero no soy optimista al respecto, porque ¿quièn podría hacerlo, si las conductas tramposas están tan normalizadas hasta entre quienes ejercen algún tipo de autoridad pùblica?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar