Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por ese lugar desfilan, uno a uno, los futbolistas y es allí donde surgen más noticias.

El pitazo final del ahora controvertido árbitro japonés Yuichi Nishimura dio comienzo a otro encuentro. Tras los brazos en alto de los jugadores de Brasil y la marcha rápida de los de Croacia por la digna derrota, más de un centenar de periodistas se prepara y se desplaza para seguir a los protagonistas del primer partido  tras la inauguración del Mundial Brasil-2014.

Terminada la rueda de prensa, que la Fifa ha establecido como obligatoria, cada reportero busca su lugar para poder obtener la mayor cantidad de voces. Así como en el campo, cada futbolista busca su espacio para superar rivales, en la zona mixta cada periodista camina, se mueve, gira y analiza cuál será el mejor sitio para obtener una declaración de las ‘estrellas’.

Este «campo de juego», tiene unos 30 metros de largo por 10 de ancho. A un lado están los periodistas de televisión ya que la empresa para la que trabajan ha pagado una gran suma de dinero por los derechos de exclusividad. Quizás ellos son los que gozan de más comodidad. Al otro lado, en número diez veces mayor que los de tv, están los de radio, los medios impresos y, como yo, algunos de internet.

bra2

bra

Así viven los periodistas en las zonas mixtas, esperando a los futbolistas. La imagen es cuando apenas estaban la tercera parte de los que al final llegaron por una reacción.

Antes de que salga el primer futbolista a este ‘campo’, se organizan los cables, se prueban los equipos, se ajustan las voces. Unos gritan y otros llaman, de una esquina a otra, a su compañero de trabajo. Otros transmiten por teléfono y recogen, entre colegas, sensaciones que quedaron tras el partido. Se efectúan análisis con el marcador ya conocido y la cuestión es una sola: la bendita polémica de la que decidió ser protagonista, y culpable, Nishimura, el árbitro central del partido.

Julio Cesar, arquero de Brasil, es el primero en salir y hacia él se van más de una docena de periodistas con sus grabadoras. Atrás quedamos quienes tomamos apuntes, y quienes preferimos dejar el lugar a otros colegas para evitar tanto codazo que en ese instante uno empieza a recibir. Julio Cesar, de zapatos negros y con la sonrisa del ganador, continúa caminando y vuelve a detenerse unos 10 metros más adelante para atender a otra docena de comunicadores. Sucede lo mismo con Marcelo, Dani Alvez, Hernanes y el habilidoso Bernard.

Los colegas de Croacia, con caras largas y rojos de la rabia por lo sucedido, hacen guardia a la espera del entrenador Niko Kovac, quien no tiene pelos en la lengua y asegura que de seguir así el mundial, por el penalti regalado a Brasil, “todo terminará como un circo”.

En este espacio del estadio ningún jugador suda, todos caminan y algunos incluso sonríen. Los periodistas, en cambio, no se detienen. Uno que otro levanta la cabeza. Los hombres que trabajan en la infinidad de radios de Brasil corren, levantan los brazos, hablan y hablan, mueven las dos manos y anotan todo lo que más pueden. Los de la TV, luego de un par de toques de maquillaje, ya empiezan a recibir a los futbolistas, quienes ya han caminado como por entre un laberinto para ponerse a su disposición.

Pasan los minutos, más de 50, y la zona mixta mantiene su furor. Todos esperan, esperamos, por Neymar. Y es, justamente, la estrella de Barcelona, quien se asoma. Acompañado por el jefe de comunicaciones de la Selección pentacampeona del mundo, Neymar habla aquí y allá. Detiene su marcha para acomodarse su gorra de color verde. Sus pasos, guiados por unos zapatos deportivos de color negro, mantienen el ritmo que 90 minutos antes había mostrado en la cancha. Su camisa, de color gris, ya no está sudada. Su voz, a unos tres metros, se escucha pausada. Está alegre por el triunfo, con tres puntos en alguno de los dos bolsillos del pantalón deportivo que lleva puesto.

Neymar, con una tranquilidad llamativa, ingresa a la zona de la televisión. Se detiene y se vuelve acomodar la gorra. El periodista de la TV brasileña se acomoda, se maquilla, piensa, pide más audio y mira la cámara. A su lado, ni más ni menos, está, con una sonrisa, la figura del primer partido. El hombre que desde ya hace soñar a Brasil y a todo un país que quiere y exige el título. Todo eso se ve en una zona mixta en donde se juega un partido, aparte, como una final. Sólo que es un partido que no entrega puntos…

Leonardo Duque Soto
Periodista de Futbolred.com
Enviado especial a Brasil
leoduq@eltiempo.com
En twitter: @leoduq

(Visited 625 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Un mundial no es solo fútbol. Alrededor de él se generan historias y se viven miles de detalles que, quizás, no se cuentan. Acá intentaremos contar la experiencia diaria de un viaje que se hizo realidad en medio de un sueño.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Cinco razones por las que Alemania logró su cuarta estrella (Día 18)

    Por juego colectivo, variantes ofensivas y convicción de triunfo; algunos de los motivos. 1. Por el juego en equipo Lea(...)

  • Colombia

    La travesía para llegar a Fortaleza y ver a Colombia frente a Brasil (Día 17)

     

    Fueron 32 horas de recorrido desde que salí de Sao Paulo hasta llegar al estadio ‘Castelao’. Ya les había contado, algunos blogs atrás, que las distancias en San Paulo son tremendas. Se necesita salir tres horas antes, o hasta cuatro, para cumplir la cita. Esta vez, salí del lugar donde me estoy quedando a las 7 a.m., el jueves pasado, para llegar antes de la 1 p.m. al aeropuerto internacional de Campinas. De allí salía mi vuelo que me llevaría a Recife y luego a Natal, para después conectar vía terrestre a Fortaleza, sede del juego histórico que disputaría la Selección Colombia, en cuartos de final, frente a Brasil en el mundial. Los tiempos me ayudaron, la madrugada sirvió. Primero tomé un bus que me llevara hasta la estación de metro de Jabaquara, luego el metro me transportó hasta la estación Portuguesa – Tieté, lugar del que salen buses hacia el aeropuerto Campinas. Todo salió perfecto, incluso algunos cálculos de tiempo fueron superados ya que hubo buen transporte y no se presentaron demoras. Tuve tiempo hasta para desayunar en la estación del metro y leer un par de periódicos en los kioscos. El vuelo de Sao Paulo hasta Recife salió sin contratiempos. Luego de tres horas llegué a dicha ciudad y allí tuve que hacer una escala de cinco horas. Después hice la conexión a Natal, a donde llegué sobre las once de la noche del jueves. Ya llevaba 16 horas de camino y aún faltaba. En el trayecto me encontré con un par de colegas del diario El País de Cali y con ellos nos desplazamos del aeropuerto de Natal, la ciudad en la que el uruguayo Luis Suárez decidió hacer otra de sus travesuras con sus dientes, a la terminal de transportes (Fue una hora más de trayecto). De allí, a las 5 am del otro día, el viernes 4 de julio, saldría el bus que nos llevaría a Fortaleza. Debido al cansancio decidimos tomar una habitación que tuviera unas camas cerca al terminal. Así podíamos dormir al menos tres horas antes de la recta final del viaje. Había podido observar poco de Natal, pero me llamó la atención lo calurosa y lo bonito que había quedado su nuevo aeropuerto. No pude ver mucho más. Leofortaleza El viernes, el día del partido Al otro día y con la salida muy puntual, 5 a.m., del bus hacia Fortaleza, entraba en la recta final del viaje. Cuando hubo más contratiempos y mejor se puso el tema. Ya en la ruta y en el bus de la empresa ‘Nordeste’, el omnibús paró cualquier cantidad de veces. Unas veces para recoger más pasajeros y en otras, para encontrar un buen restaurante. La temperatura aumentó y las horas pasaban. Ya eran la 1 de la tarde, a cuatro horas del juego, y aún faltaba para llegar a Fortaleza. Un retén de la policía de carreteras detuvo el bus y a su chofer. Inconvenientes de papeles y un par de multas al conductor hizo que pasaran 30 minutos y el bus no se moviera. Tocó bajarnos del bus y empezar a pedir, vía manual, un taxi. Con los nervios de punta y la sensación que podía perderme el partido, los nervios me absorbieron. No se detuvo ningún taxi ni ningún carro particular. Solo un vehículo, en el que se trasporta algo así como acarreos, se detuvo y fue en ese vehículo en el que llegamos a Fortaleza, del que estábamos a unos 20 minutos. Con la sensación de haber marcado un gol en el mundial y de ‘chilena’, iba en ese carro bajo la conducción de ‘Sosa’, quien se presentó como un trabajador más que, además, “los llevo hasta la empresa en la que trabajo, dejo el carro y saco otro para llevarlos al estadio”… Así de grande fue Sosa, quien luego sacó su carro particular, de color negro, para dejarnos a un par de cuadras del impactante Castelao. Faltaba una hora y 45 minutos para que comenzara el partido. Ya llevaba 32 horas de viaje y la ilusión seguía firme por avanzar a las semifinales. Luego Brasil y el árbitro Carlos Velasco se encargaron, cada uno a su medida, de ponerle punto final a la histórica participación de Colombia en este mundial. Así, además, fue la travesía para llegar a Fortaleza. No importaba cómo, pero había que estar en el partido más importante de nuestra historia futbolera. Era la forma de agradecimiento a un plantel lleno de guerreros que nos unió en torno a un balón. Que nos fortaleció y que nos hizo creer, en algún momento, como la más fuerte del planeta. Gracias mi Selección!.
    Leonardo Duque Soto
    Periodista de Futbolred
    @leoduq

  • Deportes

    Fortalezas y debilidades de las ocho selecciones que van por el título (Día 16)

    En un mundial tan parejo las diferencias son mínimas. ¿Quién ganará? Miles de emociones y también varias tristezas ha(...)

  • Colombia

    Pékerman y James, un abrazo que fue la postal del triunfo de Colombia (Día 15)

    DT y mediocampista se unieron en un instante emotivo, el mismo de todos los hinchas. El pitazo final del(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista(...)

3

Hace unos días tuve el gusto de conversar con Rosa Tous,(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar