Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fabián Salazar Guerrero, coordinador del Centro de Estudios Teológicos y de las Religiones, de la Universidad del Rosario (Bogotá), escribe: "Un diálogo interreligioso que se limite a la tolerancia se ve sumido en el desconocimiento de la alteridad, de descubrir al otro como diferente con su propia verdad y sus propias experiencias".
****

La tolerancia es una palabra que se escucha frecuentemente y en un sinnúmero de oportunidades aparece en discursos y declaraciones con el animó de mostrar el “respeto” por el otro y la grandeza de quién la proclama. Esta famosa palabra la podemos utilizarla en diversos contextos: tolerancia a los medicamentos (Resistencia), tolerancia a los lácteos (Soportar), tolerancia a la diversidad (toca reconocer) y hasta se habla de zonas de tolerancia (creo que esto no tengo que explicarlo). En general término tolerancia tiene una enorme carga semántica lucha y de resignación.

Es este escrito no pretende un ataque a la palabra tolerancia sino a la actitud que muchas veces enmascara y que pretende designar el acto de “permitirle” al otro ser diferente y de “aguantar” sus diferencias, en el caso de las religiones, es “resignarse” al que el otro tenga una confesión y unas prácticas diferentes a las propias pero sin reconocerlas ni valorarlas.

Un diálogo interreligioso que se limite a la tolerancia se ve sumido en el desconocimiento de la alteridad, de descubrir al otro como diferente con su propia verdad y sus propias experiencias. En muchas ocasiones la tolerancia es un muro de seguridad que me mantiene protegido en mi propio feudo, es una manifestación de “juntos pero no revueltos”, yo reconozco que usted existe, pero “usted allá y yo acá” y mientras nos “hagamos pasito” no hay problema; ésta es la lógica del “buen venido” que nunca se mete en nada.

La tolerancia del rey. De igual manera la palabra tolerancia puede expresar arrogancia de quién creyéndose magnánimo, y en particular cuando ostenta el poder, decide dejar al otro ser diferente para ganar ante el público aplausos por su benemérito propósito pero en el fondo únicamente busca hacer teatro ganar seguidores y hasta votos. En interior de su corazón utiliza una lógica utilitarista y en el momento que le convenga cambiará su posición según la marea.

Se puede caer lo que llamo la tolerancias de la “chilindrina” que cuando el Chavo del Ocho le habla, en una situación que no le conviene, cierra los ojos y se tapa los oídos gritando “ yo no oigo soy de palo tengo orejas de pescado”. Esta negación de la realidad me lleva a pensar que mientras no me entere o no quiera enterarme de lo sucede fuera de mi, esto no existe y mi actitud de tolerancia se limita a que estoy bien y soy “tolerante” hasta que se metan conmigo.

La otra forma de tolerancia es la que llamo de cóctel, situación en la cual todos nos tratamos divinamente porque sabemos que es por un momento, mutuamente nos elogiamos (comunidad de elogios), nos intercambiamos algunas palabras y hasta nos damos la mano y otorgamos palmaditas en la espalda para la foto. En esencia es una tolerancia diplomática que dura muy poco, es puntual y en verdad nos hace quedar muy bien pero sin comprometernos.

El asunto parece no consistir en cambiar esta palabra por “otra de moda” sino en reconocer nuestro propios sentimiento, pensamiento y actos frente al otro ser humano que en sus cosmovisiones, experiencias espirituales, prácticas rituales y principios morales es diferente a los que he sido educado. Un amigo me dijo en broma que fanático religioso es “todo aquel que no práctica mi religión”, esta frase lleva inyectada una realidad cotidiana y es el miedo a perder la propias seguridades, el creernos depositarios de la verdad y la auto concesión del derecho a juzgar a los demás. En esta dinámica se es tolerante del otro pero se lo mira con cierta lástima: “el es buena gente pero que pena que crea esas tonterías de su religión”. Inmediatamente surge el sentimiento redentor y la compasión en la cual la tolerancia es el primer paso de acercamiento para lograr su “conversión a la verdad”. Se ve al otro como un niño o como un minusválido al que se le debe tolerar en sus limitaciones “religiosas”.

Bueno, el lector dirá “que intolerancia con la tolerancia”, a esto contestaré que la tolerancia parece ser apenas el primer paso del acercamiento del otro, para conocer su riqueza humana, su aporte social y su belleza interior. No es un asunto de palabras es un asunto de amor, y en términos religiosos es un asunto de conversión, de asumir no tanto el más allá sino el más acá. ¿Cómo puede ser que una familia se destruya cuando un miembro cambia de confesión? ¿Cómo puede ser que nos sigamos matando en el nombre del mismo Dios? ¿Cómo puede ser sigamos teniendo iglesias y religiones y la gente se siga muriendo por la injusticia, el hambre y la guerra?

De seguro este artículo se sonó a sermón, bueno entonces les pido un poco de “tolerancia”. Hasta pronto nos escribiremos la próxima semana.

PARA LOS LECTORES
Los usuarios del blog tendrán la oportunidad de plantear sus ideas y temas para que sean tratados por expertos y podrán publicar sus artículos, previó análisis del coordinador de este espacio. Los que quieran expresar sus sugerencias o enviar algún texto lo pueden hacer a garand@eltiempo.com.co Estos saldrán durante el fin de semana.

ESPERE EL MIÉRCOLES
¿La verdad es una? "Es evidente que cualquier cosa no necesariamente es verdad, pero sostener que ésta es una sola, que yo la poseo, y que quien no la comparte se halla en un grave error y una profunda equivocación, no deja de ser, al menos, una postura muy polémica", dice el padre jesuita y teólogo Carlos Novoa.

(Visited 180 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

El confesor, así se llama el administrador y coordinador de este blog colectivo dedicado al tema religioso. Es un comunicador que trabaja todos los días con la fe para hacer artículos periodísticos. Como debe ser, no profesa una confesión ni tiene una filiación política. Solo es un puente entre los invitados a este proyecto y los lectores.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    No hagas a los demás

    [caption id="attachment_432" align="aligncenter" width="400"] El grupo puertorriqueño Calle 13 se presentó en Bogotá.[/caption] David A. Osorio S Vicepresidente y(...)

  • Vida

    Una Semana Santa cada vez menos Santa

    [caption id="attachment_413" align="aligncenter" width="300"] Aunque algunos fieles se han alejado de la Semana Santa, muchos mantienen su fe hacia(...)

  • Vida

    Cristina, la monja que evangeliza con su voz

      Óscar Elizalde Prada, periodista experto en temas religiosos, doctorando en Comunicación Social, becado PEC-PG / CAPES del gobierno(...)

  • Vida

    Volver a los brazos de Dios con la confianza de un niño

    El teólogo Fabián Salazar relata en esta entrada el encuentro con niñas de colegio en un retiro espiritual, hecho(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Luego de casi seis años de haber ordenado el inicio de(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. HOLA GENTE CON TIEMPO.

    LUEGO DE LA CONSTITUCIÒN DE 1991 , LA CUAL PERMITE LA LIBERTAD DE RELIGIÒN Y DE CULTO, UN GRUPO DE DESOCUPADOS DESCUBRIÒ EL NEGOCIO DEL SIGLO 21: COMPRAN 20 SILLAS PLASTICAS USADAS Y UNA BIBLIA Y MONTAN UNA IGLESIA DE GARAGE ( LÈASE PASTORES) Y COBRAN EL 10% DE LOS INGRESOS DE LOS ASISTENTES,( LÉASE OVEJAS) EL ÚNICO REQUISITO PARA SER OVEJA ES QUE TENGAN MIEDO Y PROBLEMAS.¿ QUIEN CONTROLARÁ ESTE DELITO DE ESTAFA. EL DÍA QUE LA RELIGION SEA GRATIS ESE DÍA ME CONVERTIRÈ EN PREDICADOR.

  2. Por que el tolerante tiene que ser religioso? No! la religion directamente promueve intolerancia,aboga por que el otro cambie, se convierta y se salve! Eso no es tolerancia, para quien cree en un Dios representante de un credo en especial, ve a los otros como almas perdidas, de las que solo una acción “evangelizadora” los podra salvar. Que error, tan grande, haber basado la convivencia humana en cuentos de hadas de Dioses y panteones de Santos. Los humanos debemos tolerarnos por ser eso: humanos.

  3. Nicolasdavid

    Como escribe el articulista, “la tolerancia parece ser apenas el primer paso del acercamiento del otro”. Efectivamente, para acercarse al otro es preciso un primer momento de “resignarse al otro”, pero, si no se supera este primer instante se cae en fanatismo y prepotencia. Un primer paso es eso, un primer paso, queda todo el recorrido.

  4. Creo que para poder hablar con el otro se requiere de un sentir, que se vuelva un querer, que se convierte en un hacer y hay es donde podriamos decir que se marca la diferencia.

  5. Ciertamenete como se describe en el artículo el uso de la palabra tolerancia muchas veces no acompaña la tendencia mental de quien hace uso del vocablo; más esta contradicción no se debe en absoluto a la insuficiencia de conceptos para describir la diversidad humana pero sí, a la incapacidad de muchos para trascender la rivalidad entre seres de una misma especie.

  6. Hola. Con respecto a este tema, en la Iglesia en la cual me congrego, que es cristiana protestante, mantenemos esta frase: Entre cristianos, unidad en la variedad, con los católicos y ortodoxos, convivencia en la diferencia; frente a los demás sistemas espirituales, tolerancia en la distancia.

  7. Me parece que además de la tolerancia, debe existir un gran pacto de acabar con todo elemento de religiosidad, para permitir que la mente del hombre se ocupe de cosas mucho más importantes como la creación de una conciencia de especie que le permita fijar metas más grandes que la individualidad y así asegurar su permanencia en este universo grande y difícil. La religión lo que ha hecho al mundo es crearle falsos paradigmas que lo retrasan y lo limitan.

  8. saidestefan

    Muy bien dicho. La “tolerancia” ahora se usa como sinónimo de la indiferencia. Que cada quien haga lo que quiera desde que no me afecte, que no se meta conmigo, y que no me toque aguantármelo. Que los gays vivan por allá y hagan con su **** lo que les venga en gana… pero que no se me siente uno al lado en el cine. Que el ateo no crea en Dios (pobre tonto), pero que ni se le ocurra que debatamos la existencia de Dios. Que mi hijo oiga reggeaton, pero que a mi no me pida que entienda porqué lo hace, porque a mi me parece basura… en fin…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar