Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fabián Salazar Guerrero, coordinador del Centro de Estudios Teológicos y de las Religiones de la Universidad del Rosario, hace un interesante análisis sobre la evangelización a través del internet.

El Concilio Vaticano II exhorta a que para seguir el mandato misionero de
llegar a todas las naciones “es deber permanente de la Iglesia escrutar los
signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio” (1). 

En estos días, internet es un nuevo signo que se ha constituido en espacio de
encuentro de la humanidad con todas sus posibilidades de velocidad,
comunicación, interconexión, virtualidad y cobertura, que nunca la humanidad
había tenido en toda su existencia.

¿No es acaso este un “signo” que debe interpretarse, un signo que debe responderse, un signo que debe integrarse?. De no hacerlo se estaría siendo infiel al Dios que se revela en la historia, se estaría abandonando a millones de hombres y mujeres a su suerte (2)

Los documentos conciliares recuerdan que:
“Es deber de todo el pueblo de Dios, sobre todo de los pastores y de los
teólogos, escuchar atentamente, comprender e interpretar con ayuda del
Espíritu Santo los diversos lenguajes de nuestro tiempo y saber juzgarlos a
la luz de la Palabra de Dios, para que la verdad revelada pueda ser
entendida cada vez con mayor profundidad, mejor comprendida y presentada de
forma más adecuada”. (3)

Antes los libros, la radio, la televisión o el cine se convirtieron en temas
del magisterio y de la teología, en estos días la reflexión mueve a la
iglesia evangelizadora a pensar los desafíos propuestos por una cultura del
Internet como nueva ventana, como un nuevo “foro” para anunciar el mensaje
de Cristo y para orientar y denunciar aquellos abusos que van contra la
dignidad humana y para animar las iniciativas de construcción de
comunidad-comunicación y comunión de esta nueva herramienta.

Una reflexión comprometida sobre la comunicación continua siendo una de las
llamadas “cuestiones fronterizas” (4) para dar una respuesta a los nuevo
retos comunicativos en Internet se requiere que la comunidad eclesial sienta
que evangelizar significa para la Iglesia llevar la Buena Nueva a todos los
ambientes donde se desarrolla la humanidad y, con su testimonio y fuerza
del Espíritu, transformar desde dentro y renovar el rostro de hombres y
mujeres a nivel individual y colectivo para que se exprese una existencia
renovadas en sus actividades, su vida y su ambiente concreto” (5) centrada
en la lógica de la trinidad, la encarnación y la sacramentalidad que inspire
respuestas renovadas al mundo juvenil presente en Internet

Una reflexión de teología en el contexto de la comunicación en Internet
tiene que abordar los siguientes referentes:

– En la sociedad actual muchas personas padecen hoy una fuerte crisis de
comunicación que manifiesta una dolorosa experiencia de soledad, de
exclusión y de aislamiento.

– La ruptura de la unidad familiar ha producido un impacto en la primera
escuela de comunicación (el hogar) que tiene repercusiones en toda la vida
social del individuo.

– La masificación de la comunicación ha ocultado la individualidad y los
microrelatos para imponerse la estandarización y las culturas globales.

– Un grupo de élite domina los medios de comunicación y el mercado, manipula
la información y el destino de las naciones. La información es la clave de
su poder y de su riqueza.

– Antropológicamente aparece la categoría “homo informáticus” que es un
hombre del espectáculo y del placer, un hombre de análisis y de
interrelaciones (6)

La reflexión teológica de los desafíos de una evangelización “con internet”,
“desde internet” y lo mas difícil “de internet” recuerda que:

En la Escritura, el Dios de la fe cristiana aparece como un “Dios
comunicado” que busca un interlocutor en su pueblo y utiliza una palabra
creadora que se manifiesta en realizaciones de Liberación. El culmen de esa
revelación es Jesús de Nazaret, quien se hizo historia asumiendo todas las
consecuencias de la encarnación. En este momento el reto es volver sobre las
fuentes que inspiran la teología y en particular la revelación escrita que
muestra que ante todo Dios es Dios de la comunicación.

La Iglesia tiene una verdad sobre el hombre, que la hace Maestra, pero
también tiene que escuchar y aprender de la historia del hombre y estar
atenta a los signos de los tiempos que recibe de este mundo, en el cual se
encuentra y camina (7)

Se está demasiado acostumbrado a las palabras y falta sensibilidad para
valorar la Palabra (8). Se pueda afirmar que “justamente porque la Palabra
que hizo carne, ella debe hacerse carne nuevamente en cada época, situación
y cultura, es decir, debe asumir nuevas formas de lenguaje, nuevas
maneras de pensar y de expresarse (9).

Una reflexión sobre la era de la cibercultura debe asumir no únicamente los
discursos confesionales (orto – doxia) sino que afronte las consecuencias
sociales, y políticas que desbordan los límites eclesiales (orto – praxis). Internet es “el primer areópago del tiempo moderno en el mundo de la
comunicación” (10) y al igual que el areópago al que se presentó Pablo es
necesario determinar qué retos implica anunciar al Dios desconocido en medio
del altar de los dioses hechos a imagen y semejanza, anunciar el Resucitado
en medio de un mercado de ofertas de “salvación inmediata”, testimoniar la
vida eterna en medio de paraísos virtuales.

La Escritura debe llegar a toda la comunidad creyente y como lo hizo una vez
la imprenta el desafío de hoy es llevarla a través del mundo digital. Por
eso es urgente un trabajo serio no solo de transcripción sino una reflexión
escriturística de traducción al contexto globalizado del cibermundo El reto
es comprender que el tiempo de la informática supone un modo nuevo de estar
en el mundo
Internet obliga a considerar la evangelización en términos de aldea global
donde personas de lados opuestos del mundo se pueden llegar a sentir
comunidad, pueden volverse a Re-ligar (Religión). El desafío evangelizador
pide cambiar los esquemas estáticos de referencia geográfica y buscar nuevas
formas de comunidad y de ciberparroquias que asuman la comunicación y la
acogida tanto de cristianos comprometidos como de “anónimos cibernautas” que
estén de paso.

Se requiere preparar a los fieles para una lectura crítica de tantas
páginas que se autodenominan “católicas” que a la larga se convierten en
espacios de confusión, falsas apologías, negocios particulares y magisterios
paralelos. No es el asunto de eliminar estas páginas pues no se requiere una
“ciberinquisición” (además sería imposible hacerlo) sino de madurar los
criterios de juicios sobre los materiales, documentos y opiniones puestos a
disposición en la red.

Es importante mantener la serenidad comunicativa, como lo plantea Foley
haciendo una paráfrasis de Francisco de Asís "donde haya prisa, pongamos
sosiego; donde haya ruido, serenidad y escucha; donde haya estridencia,
belleza; donde haya frialdad o indiferencia, apasionada caridad", y así
sucesivamente (11). Esto es destacable para que “renovar” no sea
“improvisar”.
La Iglesia, en su labor evangelizadora, está llamada a promover
“Pentecostés” (posibilidad de comunicación) en lugar de “la Torre de
Babel” (dispersión e incomunicación). Estas imágenes expresan la
necesidad de que la iglesia sea un “Agente de Sentido” en lugar de una causa
más de confusión y enfrentamiento.

La comunidad eclesial no solo debe fortalecer su proyección externa sino que
ante todo se debe buscar una comunicación “ad intra” que no solo sea
información o servicios religiosos sino una verdadera comunión. Para esto
hay que formar una nueva generación de evangelizadores que no tengan miedo a
los nuevos desafíos planteados por la ciberevangelización y en esto tendrán
un papel muy importante los laicos y en particular los jóvenes.

Pensando en la metáfora de “navegar en Internet” el Señor esta pidiendo
lanzar nuevamente la Red y esperar una pesca abundante confiados en su
promesa. Se pide a la Iglesia y a las Instituciones educativas
confesionales tomar una barca diferente para acompañar e iluminar con su luz
de las naciones a millones de hombres y de mujeres que se encuentra en mar
abierto, algunos sin rumbo, otros cansados, otros en búsqueda, algunos
esclavizados o explotados, otros confundidos y más de uno naufragando.

Es claro que no se puede afirmar que los educadores, agentes y
organizaciones eclesiales son malos evangelizadores por no usar un
computador, lo que se pretende es considerar en el horizonte, es que la
Iglesia está llamada también a evangelizar en y desde este escenario de la
vida humana contemporánea y no esperar a que el tren de la historia deje
relegado al cristianismo y luego se intente recuperar espacios que muy
posiblemente no se podrán retomar por no haberse leído los “signos de los
tiempos”.
El hecho de estar presentes dentro de la Red de Internet pide a la comunidad
eclesial redimensionar la pregunta ¿Quién es mi prójimo?. Claro está que
abarca a la familia y a los congéneres cercanos pero también es el ser
humano al otro lado del mundo, que necesita de la palabra, del
acompañamiento, de la mutua animación en la fe y sobre todo requiere de la
caridad.

Esto es especialmente válido cuando a través de Internet es posible llegar a
sectores poblacionales con limitaciones físicas, a comunidades perseguidas y
a grupos que de otra manera sería muy difícil contactar en las estructuras
actuales. Crece la conciencia de ser una gran familia humana más allá de las
fronteras o las diferencias raciales, culturales y religiosas. Una nueva forma de estar en el mundo requiere también un esfuerzo ecuménico
e interreligioso pues es momento de decidir si iniciamos un real diálogo o
continuamos con una “guerra fría” o se muestran las comunidades con un
testimonio de fraternidad visible que implica no solo a las jerarquías sino
al laicado. Antes era fácil ver al otro confesionalmente distinto, como
lejano pero ahora Internet coloca el mismo plano de convivencia, y aún más
dispone la cercanía con el no creyente, entonces lo único que realmente
acerca es la común defensa de los valores humanos y la dignificación de la
vida en esfuerzos conjuntos de búsqueda de la verdad (12).

Internet, de igual forma, permite darse cuenta prontamente de los dolores,
las dificultades, las crisis y la injusticias que viven las naciones en
diferentes partes del mundo, no se tiene el pretexto de “no saber” o el de
“no poder hacer nada” pues Internet se presenta como una red global que
puede estar dispuesta a ser una red al servicio de la solidaridad tanto en
la denuncia, como en la transferencia de recursos. Internet desafía a ser
misionero, anunciar el evangelio y a construir una sociedad mejor

En un mundo marcado por los contrastes entre la opulencia de pocos y la
pobreza de muchos encuentra en estos días un motivo más para la división
social y la aparición de nuevas injusticias y marginaciones. Lo anterior
lleva a cuestionarse si es necesaria la aparición de un nuevo capítulo en
la teología de la liberación que tenga como lugar hermenéutico al
empobrecido por una sociedad de la tecnología y la comunicación.

Tampoco puede quedarse los miembros de la iglesia indiferente ante el hecho
que por Internet se exponen como mercancías hombres y mujeres, niñas y
niños, para ser prostituidos, violentados, ultrajados, robados, rechazados,
estafados y en muchos casos vendidos. En Internet se presentan sitios con
estos temas pero también existen otros que los denuncian, lo visibilizan
frente a la sociedad y buscan levantar una voz de protesta.

Se debe recordar siempre que el horizonte final de una evangelización
Internet tiene horizontes escatológicos en el deseo de constituir una nueva
civilización del amor donde “ El proyecto cristiano consiste en ser la sal
de esta civilización de la información y la comunicación, lo cual no
significa ser superior a los demás sino estar dos veces “in”: en el mundo y
en el amor de Dios" (13).

Una vez llegado al final de este comentario quiero dejar la siguiente frase
conclusiva para la reflexión
Una evangelización en Internet que no produzca en los destinatarios las
realidades amorosas de comunidad-comunicación y comunión no pasa de ser una
simple ventada de información sobre el cristianismo, una letra sin espíritu.

BIBLIOGRAFÍA

1.Gaudium et Spet. 4
2. Pablo VI. (1965) Exhortación apostólica Evangelio Nuntiandi. 3. Gaudium et Spes 44 4. Tradicionalmente se les ha llamado así a aquellas temáticas teológicas
que se encuentran en las fronteras entre la fe y la incredulidad, entre el
pensamiento teológico y las ciencias, pero que hoy no deben definirse por
exclusión sino por inclusión es decir cuestiones de frontera son aquellas
que requieren del diálogo interdisciplinar, interinstitucion y transcultural
para poder ser comprendidos y evangelizados. Esto es particularmente válido
para una cibercomunicación.
5. Pablo VI. (1965) Ibid
6. Babin, P. (1992) La era de la comunicación para un nuevo modo de
evangelizar. Santander: Editorial sal
7. INSTITUTO DE COMUNICACIÓN SOCIAL, PERIODISMO Y PUBLICIDAD. (1996) Primer
Seminario Iglesia y Medios de Comunicación. Razones de un desencuentro
histórico. Buenos Aires: Ediciones de la Universidad Católica de Argentina. 8. Martinez Diez, F. (1994) Teología de la Comunicación. Madrid: Biblioteca
de Autores Cristianos
9. Greshake, G. (2001) El Dios uno y trino – Una teología de la trinidad.
Barcelona: Herder.
10. Aetatis Novae 1
11. Foley, J. (1998) Conferencia La Iglesia ante la cultura multimediática.
Santo Domingo : www.riial.org/pidoc_foley_sd98.htm
12. Romero, E. (1999) Iglesia y nuevas tecnologías de comunicación social.
México: www.riial.org/pidoc_romero_madrid.htm
13. Babin, P. (1992). Ibid

(Visited 246 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

El confesor, así se llama el administrador y coordinador de este blog colectivo dedicado al tema religioso. Es un comunicador que trabaja todos los días con la fe para hacer artículos periodísticos. Como debe ser, no profesa una confesión ni tiene una filiación política. Solo es un puente entre los invitados a este proyecto y los lectores.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    No hagas a los demás

    [caption id="attachment_432" align="aligncenter" width="400"] El grupo puertorriqueño Calle 13 se presentó en Bogotá.[/caption] David A. Osorio S Vicepresidente y(...)

  • Vida

    Una Semana Santa cada vez menos Santa

    [caption id="attachment_413" align="aligncenter" width="300"] Aunque algunos fieles se han alejado de la Semana Santa, muchos mantienen su fe hacia(...)

  • Vida

    Cristina, la monja que evangeliza con su voz

      Óscar Elizalde Prada, periodista experto en temas religiosos, doctorando en Comunicación Social, becado PEC-PG / CAPES del gobierno(...)

  • Vida

    Volver a los brazos de Dios con la confianza de un niño

    El teólogo Fabián Salazar relata en esta entrada el encuentro con niñas de colegio en un retiro espiritual, hecho(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ni la muerte del abogado Javier Ordoñez a manos de agentes(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. BlancaElenaNovoa

    Fabian, la verdad espere muchos comentarios sobre este tema porque es de actualidad , ademas es una realidad para explicar sobre el daño de ideologias como el relativismo que quiere un individualismo y que todo concepto se acepte como valido , del consumismo para que veamos la importancia de compartir con el necesitado y el que sufre en este afan casi desenfrenado de tener y cambiar; el permisivismo donde ya no hay limites ni normas porque es la realizacion de esa individualidad y el hedonismo que esta haciendo un mundo aparte para la niñez , la juventud y hasta en los adultos los principios morales se estan acabando y el principal punto se refleja en la desintegracion de las familias, hay mucho por hacer…
    ——–

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar