Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, director de la Fundación para el diálogo y la cooperación interreligiosa (INTERFE) reflexiona sobre cómo las celebraciones se han convertido en una excusa para ingerir licor.

****

Quisiera compartirles de nuevo una reflexión que realicé hace algunos años y que parece tener una permanente vigencia en Colombia y otros países latinoamericanos.

Me surgió esta inquietud al pensar en cuántas anchetas y regalos de navidad tienen que ver con el licor. Lo mismo pasa con las novenas de diciembre que al final se convierten en “novenas bailables”, donde el “traguito” tiene un papel protagónico. Y, en lo que respecta al licor en las celebraciones, ni hablar del año nuevo.

El abuso de licor es uno de los detonantes de muchas peleas, accidentes y uso irresponsable de la pólvora en una cultura donde ser “macho” tiene que ver con  beber alcohol. Esto parece ser aceptado en un país donde la educación, la recreación, el deporte y la salud se patrocinan con los impuestos a la cerveza, el aguardiente y los juegos de azar.

De esta carga cultural no se salvan ni las fiestas religiosas, donde unas copitas en honor de los “santos patronos” y la celebración de la alegría navideña se mezclan con botellas que desfilan en las fiestas. Más de uno dirá “pero solo tomo socialmente”, lo que parece ser un eufemismo y justificación de que aprovechamos toda oportunidad para entregarnos a los placeres del dios griego del vino, Baco.

Durante mi niñez observé como el licor hacía parte de la Navidad. En medio de los gozos y las alegrías, también provocaba riñas y sinsabores. Eran comunes las historias de infantes quemados, de accidentes automovilísticos, suicidios, muertes por bronco aspiración y hasta embarazos no deseados. Y después de varias décadas parece que todo sigue igual, incluso peor.

Me dirán que no es culpa del alcohol sino de “quien no sabe beber”, pero nunca se “enseña a beber”. Casi siempre se llega al licor por familiares y amigos que tampoco saben controlarlo y se transforman luego de unas copas. Existe una presión cada vez más fuerte para que los adolescentes comiencen a beber alcohol  cada vez más jóvenes. Es por esto que se ven cuadros delirantes y patéticos de menores totalmente ebrios en las calles, que, envalentonados, también se pueden volver delincuentes.

El contacto con otras culturas y religiones permite tener miradas alternas sobre esa relación entre el licor y las celebraciones. En repetidas ocasiones en diálogo con musulmanes, budistas o krishnas, encuentro en ellos una opción de vida  y salud que excluye al alcohol y promueve una existencia más sana sin necesidad de intoxicarse o de “embrutecerse” para expresar la alegría o la tristeza. He encontrado esta decisión de vida también en muchas nuevas Iglesias Cristianas que han separado lo religioso de la “necesidad” de tomar licor. Sé que la inercia cultural los crítica y califica de “santurrones” pero los frutos que van dando en unidad familiar y en sanidad de sus finanzas, tal vez sea una lección sobre la que debemos reflexionar para un cambio de vida.

En el mundo católico es penosamente frecuente ver espectáculos bochornosos de ebrios tirados en las plazas durante las fiestas patronales de las diferentes regiones. Lo mismo sucede con adultos que acompañan las fiestas de primeras comuniones y bautizos. De este contexto no se separan las fiestas de celebración navideña y entre villancicos y natillas se dispensan tragos a los convidados desde el tradicional aguardiente hasta el refinado whisky, dependiendo del “Caché” de la novena. Y todo este consumo y abuso del licor encuentra su éxtasis en la noche de Navidad, donde es común ver a más de un sujeto embriagado por las calles o en medio de las casas, perdido en su borrachera gritando “¡Feliz Navidad!”. Claro que esto no lo promueve la Iglesia pero parece que nuestro silencio o nuestro “dejar hacer” nos hace cómplices.

¿Es posible celebrar sin consumir licor? Este cuestionamiento aborda nuestras más profundas raíces culturales heredadas de generación en generación en la que no hemos aprendido a separar la fiesta del trago ¿Qué pasaría si un día optáramos por fiestas zanahorias? Caminando por las avenidas y en medio de los centros comerciales abundan los estantes repletos de licor con promociones especiales para diciembre. Hasta parece normal asociar navidad con botellas.  Parece un contrasentido promover los valores familiares y a la vez permitir que el abuso de licor los destruya.

Para algunos el asunto de la embriaguez no pasa de alguna situación jocosa y  hasta estúpida en la que se ve a algún familiar “haciendo el oso”, borracho en medio de las fiesta, pero parece que el asunto es más grave, parece  que como sociedad estamos enfermos, parece que reemplazamos el biberón por el “pico de botella” y no hemos madurado. Y a nivel religioso ¿Será ésta la mejor forma de celebrar el nacimiento de Jesús? ¿Será éste abuso una forma de honrar la encarnación de Dios?

Aprovechemos estas celebraciones navideñas y de fin de año para reflexionar sobre nuestro propio actuar para preparar nuestro corazón y nuestra alma para recibir a un Jesús que nace, no en un pesebre hace miles de años, sino en un pesebre familiar. No estoy llamando a la mojigatería ni a la hipocresía sino un llamado a la responsabilidad y sobre todo a la coherencia entre la alegría evangélica del nacimiento de Jesús y los actos que manifiestan espiritual y materialmente esta dicha.

Es un llamado a vivir la Navidad, no como hecho cultural o comercial sino como una oportunidad de celebrar la alegría de la presencia de Dios entre nosotros hecho niño. Qué interesante sería que todo ese dinero derrochado en abusos de licor lo pudiéramos ahorrar y entregar  a los más necesitados para que ellos vivan de verdad una navidad desde la solidaridad, esto sería un buen testimonio de que Cristo verdaderamente ha nacido en nuestros corazones.

Seguimos en contacto en:

Correo electrónico: teologosalazar@gmail.com

Twitter: @teologosalazar

Facebook: https://www.facebook.com/fabian.salazarguerrero

 

INTELIGENCIA ESPIRITUAL

A continuación comparto algunas de las reflexiones que pueden encontrar en @teologosalazar

Necesitamos aprender a reparar y curar y no simplemente tirar a la basura cuando algo no nos sirve. No convirtamos a las personas en productos desechables y descartables. Somos instrumentos de Dios para animar a los corazones y ayudarlos a continuar el camino. Convirtámonos en Ángeles de la Guarda de niños y niñas en situación de vulnerabilidad para llevarles el cuidado que Dios quiere para ellos y ellas. Dar limosna no es dar lo que nos sobra, es devolver lo que en justicia le pertenece al necesitado.

Gracias Dios por la capacidad que nos da de sonreír y dar ternura. Son medicinas para quienes han perdido la esperanza. El amor de Dios se descubre en cada rincón, en cada mirada y en cada acontecimiento, si se está dispuesto a encontrarlo y amarlo.

 

ENLACE

Los invito a leer el artículo  “Dar, un acto que se profesa en diferentes religiones”, que me publicó la Revista Huella Social del Periódico El Tiempo, en su especial “Navidad Ecológica y con Sentido Social”

http://www.eltiempo.com/Multimedia/especiales/huellasocial12/dar-un-acto-que-se-profesa-en-distintas-religione_13258335-7

(Visited 477 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

El confesor, así se llama el administrador y coordinador de este blog colectivo dedicado al tema religioso. Es un comunicador que trabaja todos los días con la fe para hacer artículos periodísticos. Como debe ser, no profesa una confesión ni tiene una filiación política. Solo es un puente entre los invitados a este proyecto y los lectores.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    No hagas a los demás

    [caption id="attachment_432" align="aligncenter" width="400"] El grupo puertorriqueño Calle 13 se presentó en Bogotá.[/caption] David A. Osorio S Vicepresidente y(...)

  • Vida

    Una Semana Santa cada vez menos Santa

    [caption id="attachment_413" align="aligncenter" width="300"] Aunque algunos fieles se han alejado de la Semana Santa, muchos mantienen su fe hacia(...)

  • Vida

    Cristina, la monja que evangeliza con su voz

      Óscar Elizalde Prada, periodista experto en temas religiosos, doctorando en Comunicación Social, becado PEC-PG / CAPES del gobierno(...)

  • Vida

    Volver a los brazos de Dios con la confianza de un niño

    El teólogo Fabián Salazar relata en esta entrada el encuentro con niñas de colegio en un retiro espiritual, hecho(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Todas las parejas pelean, es más, la ausencia de conflictos es(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar