Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En una ciudad tan polarizada como Bogotá, es raro que surjan puntos de encuentro a lo largo del espectro político. Por eso, durante la pasada campaña por la Alcaldía, resultó esperanzador percibir que entre todos los candidatos existía cierto consenso sobre la necesidad de revertir el retroceso en la cultura ciudadana. De izquierda a derecha, todos los candidatos, sin excepción, hicieron eco al llamado de académicos, analistas y medios sobre la importancia de recuperar esta virtuosa política pública. Y hasta ahí, todo iba bien.

Sin embargo, el día de ayer quedó claro que aún estamos muy lejos de cumplir este propósito. El sistema de Transmilenio fue víctima de bloqueos que afectaron la movilidad de más de 160.000 bogotanos. Decenas de miles se vieron perjudicados al no poder llegar a trabajar o a estudiar. Y para colmo, estos ilegítimos actos de coerción estuvieron acompañados de acciones violentas y vandálicas. A lo largo de la mañana, proyectiles de piedra pusieron en riesgo la vida de cientos de usuarios y de los miembros de la fuerza pública, generando más de 180 millones de pesos en daños y dejando una estela de vidrios rotos en más de 60 buses, varias estaciones y hasta en una biblioteca pública.

Juzgando por este inaceptable uso de las vías de hecho y por la forma cómo varios voceros de la izquierda una vez más justificaron lo injustificable, es evidente que en realidad no existe ningún consenso sobre la “cultura ciudadana”, que hoy no es más que otro concepto contaminado, cuyo significado se ha ido entecando (Lea también: De vacíos y manipulaciones: el derecho de los derechos).

Antanas Mockus explica que desarrolló el concepto en un contexto en el que, como ahora, “a Bogotá le hacía falta cultura ciudadana, entendiendo por eso respeto a los demás, respeto a las normas, mejor convivencia.” En ese momento, al igual que ahora, “[e]staba todo el mundo entusiasmado en derechos”. Sin embargo, el profesor Mockus insistió: “No, deberes; cultura ciudadana es de deberes”. Para el mejor pedagogo que hemos tenido en Bogotá, “había una lógica férrea ahí [ya que] si la gente no asum[ía] algunos deberes[,] asegurar los derechos se volver[ía] un tema puramente estatal, y el Estado no tendr[ía] la capacidad de responder como garante único exclusivo de los derechos. En cambio, si todo el mundo está cumpliendo sus deberes, más el Estado cumpliendo los propios deberes de Estado, eso sí puede producir resultados“.

Gracias a esta claridad conceptual, durante las administraciones Mockus-Peñalosa-Mockus, en Bogotá hubo un enorme cambio para bien. A partir de una transformación de la cultura, comprendimos que nuestro comportamiento individual tiene una gran incidencia sobre la convivencia colectiva, y nuestra sociedad se transformó. A quienes sean muy jóvenes para recordar esos tiempos, les recomiendo este documental.

Sin embargo, con la llegada de la izquierda estatista al poder, el concepto fue secuestrado y añadido al arsenal retórico de eufemismos socialistas disfrazados de ideas progresistas. “La cultura ciudadana de Mockus hacía énfasis en los deberes, pero en mi gobierno tuvo énfasis en los derechos”, admitió Lucho Garzón como si el brusco reverzaso se hubiese tratado de una transición de avanzada. “Eso también genera cambios enormes en el comportamiento ciudadano”, intentó explicar, haciendo caso omiso a que el cambio de comportamiento deseado era completamente inverso al originalmente planteado, pues en vez de promover la responsabilidad individual, representaba una abdicación total de la misma a favor del estado; y en lugar de empoderar al individuo para que asumiera su función ciudadana de forma cotidiana, redujo su participación activa al voto y a la protesta, convirtiéndolo en un actor político reaccionario y servil.  Y ahí comenzó la muerte de la cultura ciudadana.

En un país que está ad portas de cerrar un ciclo de más de 100 años de violencia política, es sumamente preocupante que aún haya quienes sigan promoviendo las vías de hecho utilizando mentiras y falsos conceptos. Inquieta ver que quienes se ufanan de representar a la “izquierda democrática”, “la paz” y la “justicia social”, no hayan aprendido la lección, pues siguen justificando el uso ilegítimo de la fuerza para imponer ideas, promoviendo el odio en nombre del amor y alimentando un circulo vicioso en el que la injusticia, absurdamente, se cura con más injusticia. Desde su doble-pensar, el fin justifica los medios y por eso todo se vale, incluso azuzar el descontento ciudadano que ellos mismos dejaron tras 12 años de gobierno, en los que el progreso del sistema de transporte público se estancó. Parecen contentos de ver arder a la ciudad, con tal de que al final sean ellos los reyes del cementerio de cenizas. Eso no es liderazgo y mucho menos, cultura ciudadana.

(Visited 2.033 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Creo en el poder de las ideas. Pienso que vivimos en el siglo de las oportunidades. Busco comprender, compartir y colaborar. Economista (B.A.), McGill University (Montreal, QC). Abogado (J.D.), The George Washington University Law School (Washington D.C.) con un programa en derecho internacional y comparado en Cornell Law School & Université Paris I Pantheón-Sorbonne.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2

Si hay algo difícil en la vida es decir adiós. Por eso(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Con tanto ñero paisa y costeño especialmente que llegan a tirarse la ciudad va a ser imposible forman probema por todoy no dan ni hacen nada positivo por Bogota que es una exelente oportunidad para todos, y el que llega consigue trabajo

  2. Excelente artículo, la cultura ciudadana no es de izquierda o de derecha, es el respeto por el otro y por los bienes públicos que son de todos, la cultura ciudadana mitiga la entropía social, las ideologías extremas ven en la cultura ciudadana un peligro pues tienen en el caos, la decidía, la corrupción un terreno fértil para su desarrollo.

  3. LA CULTURA TIENE UN LIMITE, PERO CUANDO DE TRATA DE UN SERVICIO QUE PRESTA LA ADMON Y NO LO HACE TINIENDO EN CUENTA QUE ES UN SERVICIO QUE SE PAGA PARA QUE LE CUMPLAN, ESTO ES UN CONTRATO Y SI SE IMCUMPLE TIENE SUS CONSECUENCIAS. MANTENGAN LA CULTURA PERO CUMPLAN CON EL CONTRATO QUE TRANSMILENIO ADQUIERE CON LOS USUARIOS AL MOMENTO DE CANCELAR EL PASAJE.

  4. joseibanez1105

    No tiene vocación de permanencia porque no esta construída desde el fuero interno de cada individuo si no a través de la tiranía de la norma y no como una conducta de responsabilidades y respeto que debemos comportar frente a todos, es necesario que se constuyan reponsabilidades y respeto a través de la cultura democrática que es bien diferente a los postulados de visionarios y Mockusianos. Es bueno constuir responsabilidades con el miedo como instrumento de convivencia? estoy seguro que no.

  5. joseibanez1105

    esta demostrado que la cultura ciudadana no funciona, es una plitica distrital que no va mas halla de lo coynuntural como un programa de gobierno y no una polcitida de estada hablando en el caso concreto de Bogotá. esta demostrado que la “cultura ciudadana” no es una conducta que permanesca y que tenga arraigo en las personas que hbitan Bogotá, es una estretegia politica para ganar electores, o es

  6. Claro, conciso, y preciso. Excelente análisis de parte del bloguero, la cultura ciudadana es un recuerdo, mientras que los imberbes e inmaduros izquierdistas que crecieron fanatizados con el polo en el poder local parecen salidos de una mal remake de Zabriskie Point, donde la violencia, la destrucción, el vandalismo y el latrocinio son aceptables si sus líderes se los permiten.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar