Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Para atrás como el cangrejo?

Bogotá, diciembre de 2016. Hoy, como todos los días, salgo temprano de mi apartamento y me dirijo al trabajo. Bajo la carrera 5ª y la mirada se me va hacia el Parque de la Independencia. Veo el reloj. Aún es temprano y en vez de atravesar la quinta y luego bajar por la calle 22 y coger la carrera 7ª hacia el sur, me regreso unos pasos y me descuelgo por las escaleras que comunican las Torres de Salmona con el parque. A esa hora de la mañana, el frío penetra con intensidad, mientras un tímido sol trata de abrirse paso entre la bruma capitalina. Voy recorriendo lugares que siempre regresan a mi imaginación. Son imágenes de un pasado que como tantas otras cosas, se han ido perdiendo en esta ciudad. Como la ‘ciudad de hierro’, llamada así por los juegos mecánicos en los que nos divertíamos cuando niños, espacio que un día, algún visionario alcalde decidió clausurar en aras del manido progreso para darle paso luego de un angustioso abandono de años, a una serie de máquinas para ejercitarse y a las que acuden habitantes del sector que desean mantenerse en forma, o que han decidido cambiar sus costumbres sedentarias, o que ya no quieren verse más ese gordito molesto, o…

Parque de la Independencia

Pero así como asisten apasionados de los ejercicios y las máquinas, también ese pedacito de parque ha llamado la atención de otros personajes que encuentran en él, el sitio propicio para ofrecer su mercancía a propios y extraños. Sin sonrojarse y ante una notoria ausencia de autoridad, los jíbaros o dealers (así se les denomina hoy en la jerga comercial), se sientan con la paciencia del caso a esperar que aparezcan sus ‘clientes’, como si se tratara de una peregrinación. Y ni a los unos ni a los otros les importa que a esa hora los niños que juegan, las señoras que pasean sus mascotas, o los que hacen ejercicio, se den cuenta de sus negocios y actividades comerciales y decidan callar ante el peligro que conlleva el sapear la actividad.

Me cuenta una amiga, asidua a las máquinas de ejercicios, que la actividad ha mermado en estos días, pues son muchos los que ya se encuentran de vacaciones. Pero que en todo caso, despachan con total desfachatez e impunidad. Que nunca andan con mucha mercancía encima por si les cae la autoridad y los ‘raquetea’. Que cuando se les agota el producto, desparecen por cualquier rincón del parque y llegan de nuevo cargados, pues en cualquier sitio, ni tan lejos ni tan cerca, han dejado su mercancía a buen resguardo. Ella, mi amiga, solamente va algunas horas en las mañanas, pero uno supone que la actividad se prolonga durante todo el día y buena parte de la noche. Y las evidencias de la compra y consumo del producto quedan ahí (para la muestra, un sobre con la imagen de Bob Marley que además, debe identificar al proveedor).

papeleta-marley

Pero eso no es todo. El olor nauseabundo de excrementos y orina impregna el lugar. El parque también sirve de dormitorio y excusado a los habitantes de la calle que poco a poco se han ido tomando el espacio limítrofe con la 26. Ellos también consumen y ese dulzón olor del bazuco les acompaña mientras se revuelcan entre sus propias heces. Porque el Bronx no solamente hizo metástasis en los barrios periféricos al lugar intervenido. Poco a poco ha ido extendiendo sus tentáculos por los vericuetos de la gran ciudad.

Pero no hay que montársela a las autoridades. No dan abasto porque el centro de la ciudad es muy grande y los problemas múltiples, como para estar preocupados, seguramente, en un problema que se podría solucionar con la vigilancia del lugar que según tengo entendido, se hace por un contrato que dispone el IDRD para todos los parques. Y sí. Si hay vigilancia, pero están todos amontonados y apeñuscados en la nueva plataforma conocida como Parque Bicentenario y que no es otra distinta a la estructura que se terminó luego de los serruchos y chanchullos que todos conocemos y que une el parque con edificios emblemáticos como el de la Biblioteca Nacional y el Museo de Arte Moderno.

Y con ustedes… La Séptima

Bogota Actualidad extereo

(foto tomada de Actualidad Extereo)

La carrera 7ª por estos días sufre los embates navideños. Antes de las 7:00 de la mañana, ya se encuentran vestigios de lo que va a suceder en esta vía en lo que resta del día, de todos los días en estas navidades. Las telas plásticas que van a soportar las mercancías se hacen presentes desde primeras horas. La séptima, como ustedes saben, se vuelve peatonal a las 8:00 de la mañana y esas lonas de plástico, tela o fique se abren y se esparcen a lo largo y ancho de la concurrida vía, porque los informales ya no dan abasto. Se apropiaron de todo el espacio y ahora el transitar es comparable a una carrera con obstáculos. Ahí están los vendedores informales. Los artesanos con la fuma de ayer empinando el codo desde temprano con el chirinche de hoy y los indigentes apostados en las frías calles con sus corotos y cobijas.

Y es que después de las 9:00 de la mañana ya no se puede transitar. La calle y los andenes invadidos del comercio informal e infernal: chiros colgados y desparramados a lo largo y ancho. Tiro al blanco. Carreras de cuis. ¿Dónde está la monedita? “Lleve el nuevo Código de Policía”. Libros y películas piratas de cartelera. Juan Gabriel y el ‘Loco’ Quintero a todo volumen compitiendo con los parlantes de aguacates, chocolatinas importadas, mango biche… Todo a quinientos. Vea, lo que lleve… Y la calle convertida en un inmenso lodazal de mugre pegajoso en los zapatos y el hedor fermentado de la gran letrina en que se han convertido las calles aledañas a la Calle Real, porque  ¿dónde van a hacer sus necesidades los cientos de comerciantes informales que además desayunan, almuerzan, comen y botan al piso los sobrantes de comidas y bebidas? O ese gran inodoro que es la Plaza de Santander, recién remodelada y ya sin tapas de alcantarilla. Traten de entrar o salir de cualquier almacén sin morir en el intento y si le llega a sonar el celular, maldiga por no haberle puesto en silencio, pues a todo lo descrito anteriormente, falta, como no, la dosis de carteristas, cosquilleros y otros especímenes que buscan desesperadamente ayudar a los forasteros a aligerarse de sus pertenencias.

Así que abatidos, cabizbajos y refunfuñando, nosotros los habitantes del centro de la ciudad, los que creemos que aún y a pesar de todo, sigue siendo un buen vividero, desconsolados al caer la tarde, buscamos refugio encerrándonos entre las paredes de las casas de habitación, esperando por un mañana mejor.

¿O será que ya nos llegó la “Bogotá mejor para todos” y no nos hemos dado cuenta?

@culturatotal

(Visited 3.914 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista y gestor cultural. Director de CyC Radio, emisora virtual del Instituto Caro y Cuervo y realizador del noticiero D.C. Distrito Cultural en UN Radio 98.5, Bogotá. Lector voraz y coleccionista de historias y música rock.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Un violín con las venas cortadas

    Ay Loretta… ¿Hace cuánto no leen con una sonrisa un libro entero? La pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá(...)

  • Bogotá

    ¿Habrá Metro?

    Tal vez sí, tal vez no, a lo mejor quién sabe… Prácticamente he vivido toda mi vida en Bogotá. Aquí(...)

  • Entretenimiento

    La RRUC

    O la manera inteligente de hacer radio Inicio este blog pidiéndoles excusas a todos los lectores del mismo, por mi(...)

  • Entretenimiento

    De coroneles y sargentos

    Cincuenta años de Realismo mágico y odisea pop En el año de 1967, cinco costeños cambiaron para siempre la música(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por Cristian Torres Rodríguez Poco se sabía de ella y de su(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. comprendo que es muy impopular meter mano dura en el centro, pero creo que somos mas los que queremos un cambio que los que amenazan una revocatoria por las medidas que se adopten. Tengo confianza en los años por venir para mi Bogotá.

  2. Triste realidad de un retrato q pensé que iba a cambiar con el nuevo alcalde, pero eso fue solo un sueño creo que esa guerra se perdió y parece que a los administradores de nuestra amada Bogotá poco o nada les importa.

  3. hectorpinzon0516

    Muy bueno su articulo, desconocemos la Bogota de hoy las dos ultimas administraciones incluida la actual han hecho mella en la ciudad, el centro de la ciudad es peor que una plaza de mercado,insegura, sucia, descuidada nada agradable ni para caminar por que es peligrosa, no se como nuestro alcalde y Presidente no se dan cuenta, que pena mostrar el centro emblematico de nuestra capital en semejante estado y si es verdad el Bronx lo infecto, pero ahora esta es infectada toda la ciudad por la falta de administracion, con tantos problemas que tiene Bogota, y este holganzan solo piensa en ciclovias.

  4. Todo es tal cual. Sueño con un Centro diverso pero seguro, limpio y con su gran oferta cultural como lo son las grandes capitales del mundo. Donde están las ejecuciones de eso planes de embellecer el Centro? Donde están las autoridades? Nosotros los Bogotanos queremos un Centro verdaderamente funcional apto para el turismo. Te amo Bogotá.

  5. leonidasvarga0723

    Que triste dan ganas de llorar es la descripción más exacta de mi Bogota donde la mayoría son de otras tierras y acaban con nuestra ciudad, este es el gobierno de todos el comunismo andante la suciedad y la desidia , esto ahora es Bogota que tristeza

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar